TENIS

«Nunca me han ofrecido dinero por pactar un resultado»

El extenista alicantino Iván Navarro da clases en el Club Atlético Montemar, en la escuela de alta competición "Tenniscomp"

15.02.2016 | 14:27
«Nunca me han ofrecido dinero por pactar un resultado»

Iván Navarro Pastor, nacido en Alicante el 19 de octubre de 1981, residente en San Vicente del Raspeig y ex tenista profesional. Su mejor ranking ATP fue el 67 (el 2 de marzo de 2009) y su mejor clasificación en una temporada la consiguió en 2008, acabando en el puesto 72. Se retiró definitivamente en 2013.

Fue una "rara avis" en el tenis español, jugador de saque y volea, que amaba más la hierba que la tierra. Consiguió ganar nueve Challengers ITF (cinco en individuales) y dejó, para la memoria de los grandes gourmets del tenis, varias exquisiteces, como las victorias ante Fernando González o Karlovic y la derrota ante Taylor Dent (US Open de 2009), en lo que los expertos consideran uno de los mejores partidos de la última década...


1.-Han pasado más de dos años desde aquella (última) derrota ante el alemán Meffert en Saint Brieuc, ¿qué es de Iván Navarro en la actualidad?

Pues por las mañanas entreno a dos jóvenes jugadores (Daniil Klimov y Yan Bondarevskiy), aspirantes a ser profesionales en un futuro próximo y que, entre otras cosas, me hacen no añorar tanto la alta competición. Por las tardes enseño tenis en el Club Atlético Montemar, en la escuela de alta competición "Tenniscomp", de la que soy codirector junto a Manuel Sandoval y mi entrenador de toda la vida, Israel Sevilla (tanto o más conocido en el mundillo de la raqueta como "Chucky").


2.-¿Resulta muy caro tener a un chaval aprendiendo a jugar en vuestra academia?

Está claro que para muchos padres puede suponer un esfuerzo importante, pero las clases no son caras, sobre todo si tenemos en cuenta la dedicación que se le da al niño (1:45 horas de entreno y 45 minutos de físico, más el acompañamiento en los torneos de fin de semana). Sin entrar en cifras, sí te puedo asegurar que una hora de tenis en nuestra escuela sale más barata que una de refuerzo de inglés o matemáticas. Así que no creo que sea caro.


3.-¿Crees que el tenis se está despojando de esa etiqueta de "elitista" que siempre le ha perseguido?

No creo que sea un deporte elitista porque, por ejemplo, un niño se compra una raqueta o unas zapatillas y ambas le pueden durar perfectamente 4 o 5 años, lo cual hace que la "inversión" sea perfectamente amortizable. Y también hay que volver a hacer hincapié en lo dicho anteriormente sobre los precios de nuestra escuela, que creo que no son para nada inasequibles.


4.-Tu mejor ranking fue el 67 de la ATP y te moviste a lo largo de tu carrera en torno a los cien primeros, ¿Qué crees que te faltó para ser un Top-40?

Esa pizca de suerte en ciertos momentos. Cuando llegué a mi tope clasificatorio, se me escaparon varios partidos ganables que me podrían haber aupado a un lugar en torno al 30-40 del ranking. Aunque, sinceramente pienso que los problemas físicos que arrastré durante mucho tiempo en el codo me lastraron y me impidieron dar el salto. Es muy duro necesitar antiinflamatorios hasta para los entrenamientos...


5.-¿Cuál fue tu primera gran victoria en el mundo del tenis, la que te hizo "sentirte" jugador?

Si solo tuviese que elegir una me quedaría, sin duda, con la conseguida en 2005, en cuartos de final del ATP de Valencia, ante Fernando González. El chileno era, por aquellos tiempos, número 13 del mundo y yo partía de la previa. Llegar a semis y de la forma que lo logré fue el espaldarazo que todo jugador necesita cuando se está abriendo paso en el tenis profesional.


6.-¿Te arrepientes de no haber estado en aquella final de Copa Davis frente a Argentina?

No me suelo arrepentir nunca de nada. De hecho, creo que tomé la decisión correcta, vistas las opciones que tenía de jugar (nulas, por ser el quinto hombre) y que no me encontraba en buenas condiciones físicas por el dichoso codo. Valoré pros y contras y opté por no ir.


7.-Oportunidades así no se presentan todos los días: tu primera convocatoria con España y en una final...

Ya, hubiese sido magnífico representar a España al máximo nivel, vivir la Davis desde dentro y encima en una final... Y con el petardazo que dimos...! Pero, como te he dicho antes, llegué muy castigado a ese final de temporada y necesitaba descanso.


8.-Hablando de oportunidades que se esfumaron, ¿Cuál fue "tu partido", ese que de haberlo ganado crees que podría haber supuesto el punto de inflexión en tu carrera?

Sin duda el que me enfrentó a Victor Hanescu en Wimbledon, en 2009. Llegaba con la confianza que da el estar jugando bien y ganando partidos; el rival, siendo bueno (era el cabeza de serie 31), no era imbatible ni mucho menos y me veía con posibilidades. Al final, tras más de cuatro horas y después de desaprovechar cinco match balls perdí el partido y la ocasión de haberme enfrentado en tercera ronda, en la pista central, a Federer, lo que habría sido un sueño y una oportunidad única a la vez...

(Nota: Hanescu se enfrentó en segunda a Devilder, al que ganó fácil en tres sets con el francés jugando lesionado)


9.-Si a un tenista como tú, que no ha ganado ningún gran torneo, le dieran a elegir entre ganar el oro olímpico o un Grand Slam, ¿qué elegirías?

Bufff... no es fácil, porque ganar un oro olímpico por España es increíble, pero ganar un Grand Slam también. Si me diesen a elegir un Grande, sin lugar a dudas, me quedaría con Wimbledon.
Lo ideal sería ganar el oro olímpico en Wimbledon como hizo Murray, jejeje€

10.-Ahora que los Nadal, Ferrer y compañía ya no son precisamente unos niños y la otra generación dorada, la de los Moyà, Costa, Corretja o Ferrero lleva bastantes años viendo los partidos desde la barrera, ¿qué futuro auguras a medio plazo al tenis español? ¿Hay luz al final del túnel o pasaremos un agujero negro?

Bueno, anterior a la generación de los Moyá o Corretja tuvimos a los Sánchez Vicario, Casal, Bruguera€ Siempre hemos tenido jugadores de nivel y estoy convencido de que irán saliendo.
A ver, a nivel de Nadal€ sinceramente no vislumbro ninguno a corto-medio plazo.
De los que hay ahora, creo que Bautista puede ser un jugador importante y llegar a consolidarse como Top-Ten.


11.-Leí que, aparte del Hércules, tiendes a azulgrana en tus preferencias futbolísticas...

(Me interrumpe y puntualiza) Era del Barça. "Gracias" a Joan Laporta dejé de ser culé.


12.-¿Por qué...?

Porque me parece fatal que un club deportivo tome partido en el proceso soberanista que vive Catalunya, cuando debería estar totalmente al margen. Desde el momento en el que el deporte se mezcla con la política, deja de ser deporte. Lo empezó a mezclar Laporta, al que se le veía mucho el plumero independentista, pero lo de ahora es increíble...
Soy alicantino y valenciano, pero ante todo español. Y no puedo ser aficionado de un club que reniega de España.


13.-Sabes que estos días ha vuelto a estar de actualidad el asunto de las apuestas ilegales en el tenis profesional, ¿qué crees que se podría hacer para evitar esto? ¿Alguna vez te han hecho alguna "proposición deportiva" deshonesta?

Es un tema muy complicado, lo ideal sería que no se pudiese apostar, porque el dinero ha matado parte de la esencia del deporte y precisamente en las apuestas se mueve mucho. Pero eso es utópico, así que tiene difícil solución.
Pienso que es prácticamente imposible demostrar que un jugador se ha dejado perder.
Una forma por la que se pueden intuir que puede haber habido fraude es comprobar ciertas apuestas. Por ejemplo, si unas pocas personas han apostado cantidades desorbitadas porque el número 15 de la ATP pierda con el 120, eso sería claramente sospechoso, pero aún así, me reitero en que es imposible de demostrar.
No obstante, creo que una forma de paliar esto podría ser el que se prohibiese el "liveScore" (modalidad por la que se puede apostar en cualquier momento del partido) o que se limitaran las variantes por las que se puede apostar. Es que, por ejemplo, se puede apostar hasta por en qué set se cometerá la primera doble-falta o quién hará el primer ace...
En cuanto a la segunda cuestión, nunca me han ofrecido directa o indirectamente dinero por pactar un determinado resultado. Por supuesto, no estoy de acuerdo con las apuestas ilegales y deseo que los culpables paguen por ello, pero sí puedo llegar a entender que un jugador que está empezando en el tenis pueda aceptar un soborno...


14.-¿Por qué?

Los primeros pasos del tenista en el mundo profesional son muy duros, el dinero escasea y los costes son altos (fácilmente, entre desplazamientos y hoteles, te puedes gastar un mínimo de 2000 € al mes). Los sacrificios son enormes y no todo el mundo dispone de ese dinero. Así que puedo llegar a entender que un "desgraciado" llegue y ofrezca 2000 € a ese chaval que en sus comienzos prácticamente solo hace que poner dinero y éste, pensando que con ese dinero tiene "solucionado" al menos un mes, acepte el soborno. Vuelvo a repetir que no estoy de acuerdo pero, en ese caso, sí lo puedo llegar a entender.

15.-Y la última: Cuando te sientes mañana en el sofá de tu casa, dentro de cinco o de treinta años, cierres los ojos y te pongas a "repasar" tu vida en el tenis, ¿qué imagen crees que visualizarás siempre? Dicho de otro modo, si tu carrera tenística fuese una película, ¿cuál sería la carátula?

Me gustan las victorias que cuestan, las que se consiguen con un gran trabajo detrás. Creo que la imagen podría ser cuando acabé el partido frente a Fernando González en Valencia, con la cara casi descompuesta, con los brazos en alto y una sensación irrepetible de liberación.
Estaba exhausto, pero feliz...

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine