Pedaladas de Lisboa a Alicante

El alicantino Raimundo Nus completa en bicicleta más de 1.000 kilómetros en 100 horas

12.01.2016 | 04:07
Pedaladas de Lisboa a Alicante

Reto solidario. Rai se propuso realizar en bicicleta una distancia de 1.000 kilómetros con un objetivo solidario, ayudar en la investigación de una enfermedad conocida como síndrome 5P.

Raimundo Nus, argentino afincado en Alicante desde hace 25 años, concluyó un reto mayúsculo. Unir a pedaladas las ciudades de Lisboa y Alicante. Lo consiguió en menos de 100 horas con un propósito solidario, ayudar a los niñ0s con síndrome 5P. No estuvo exento de esfuerzo y a su llegada a Alicante fue arropado por la Policía, numerosas motos y decenas de personas deseosas de presenciar su llegada.

«Hace años que conozco a María José. Ella tiene una hija, Rocío, con una enfermedad 5p, llamada vulgarmente como maullido de gato. Siempre dije de ayudarla y nunca supe cómo. Se me ocurrió cómo podía hacer más visible su enfermedad. La idea fue realizar un desafío con poca probabilidad de éxito, algo que fuera muy complicado, y se me ocurrió realizar en bicicleta la distancia entre Lisboa y Alicante», señaló Raimundo Nus, muy satisfecho por haber cumplido el reto.

Rai partió desde la plaza del Comercio de Lisboa (Portugal) al corazón de la familia de María José y Rocío el pasado 25 de diciembre, a las 17.00 horas, sin ayuda externa y con 950 kilómetros por delante de los que el 70% eran por caminos de tierra en solitario. Y aunque todo empezó torcido para Rai, acabó en una enorme sonrisa y un sentido abrazo «con los míos» cuando asomó su bici por Alicante cinco días después.

«En la plaza del Comercio, cuando monté la bicicleta, me di cuenta que no me bajaban los cambios. Luego monté un pedal mal...». Aún así, Rai consiguió completar 140 kilómetros en una primera etapa accidentada y hacer noche en Estremoz, aún en Portugal. Desde ahí, y tras dormir apenas cuatro horas, puso a rumbo a Don Bendito. 183 kilómetros y 17 horas, después, llegaba a la localidad pacen extenuado. La tercera etapa le llevó hasta Brazatortas (Ciudad Real), con el mismo tiempo de duración y cuatro kilómetros más en su mochila pese a tener que «salta alrededor de 20 vallas, tranqueras y alambradas». De ahí a Robledo (Albacete), en una jornada más liviana, y a Alicante en una última etapa en la que estuvo acompañado por amigos desde Fuente Álamo (Albacete). La felicidad de Rai muy máximo por hacer cumplido el reto y ya piensa en los próximos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine