03 de octubre de 2017
03.10.2017

Arundhati Roy: «Solo la ficción es capaz de contar realmente la verdad»

La escritora india presenta en Barcelona su esperada nueva novela El ministerio de la felicidad suprema

03.10.2017 | 05:46
Arundhati Roy, ayer en Barcelona. +cathedras fortite.

Recién llegada a Barcelona desde Suecia, la escritora india Arundhati Roy consideró ayer, al presentar su esperada nueva novela, El ministerio de la felicidad suprema, que «solo la ficción es capaz de contar realmente la verdad». Veinte años después del éxito mundial que supuso El dios de las pequeñas cosas, con más de ocho millones de ejemplares vendidos, la también activista regresa a la ficción con un ambicioso fresco de la India, que en castellano y catalán publica Anagrama.

La autora advierte de que este viaje íntimo por el subcontinente indio no es ningún manifiesto político, pero «no me da ningún miedo que se vea como una obra política», en la que tiene su peso Cachemira, «probablemente la región del mundo con una mayor ocupación militar».

A su juicio, aunque los informes hablen sobre la cantidad de muertos y desaparecidos que hay en el conflicto o de «las miles de personas torturadas, no hablan de cómo la ocupación cambia la vida de las personas, de cómo es la vida de los soldados, la de los colaboracionistas o de cómo las personas se adaptan».

En cambio, la ficción permite construir un universo y crear a un personaje como el de un oficial militar que «se encarga de recompensar a los soldados o de promoverlos en función de la cantidad de personas a las que matan».

«Creo - prosigue- que solo la ficción puede hablar de ese terror, de la falta de conexión entre las castas, de cómo se celebra a veces la ocupación militar, de cómo el fundamentalismo económico está enlazado con el antiguo fundamentalismo religioso».

Escritora comprometida con el medio ambiente y el pacifismo, hasta el punto que un diputado del Parlamento indio consideró que debería servir de escudo humano por unas supuestas declaraciones sobre el ejército de su país, Arundhati Roy afirma que los teléfonos móviles sirven hoy a los poderes políticos para controlar a la población. Recuerda una entrevista que mantuvo en Rusia con Edward Snowden hace poco y como éste le dijo que «estamos vigilados constantemente». «La CIA, me contó Snowden, estaba entusiasmada con el nacimiento de Facebook porque ya no tienen que buscar información, somos nosotros los que la ofrecemos constantemente». En la India, «a través de estos teléfonos se controlan los datos biométricos de las personas, las cuentas bancarias o las llamadas que se hacen». «La única manera que tenemos de escapar a ese control es siendo capaces de salir de la red», precisa.

Sin embargo, no obvia que las personas que en diferentes partes del mundo participan en movimientos de resistencia utilizan constantemente el móvil, ni que «muchos movimientos como la primavera árabe son en parte espontáneos, pero en parte utilizados por otros movimientos. En la novela se habla mucho de cómo funciona la ocupación, la vigilancia, de cómo somos manipulados hasta en las capas más profundas». Respecto de Cataluña, dijo que siempre acaba estando «en los lugares en los que coinciden el arte, la política y la historia», y que «cuando pasan cosas muy importantes hay que pararse y respirar»..

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine