30 de julio de 2017
30.07.2017

Tragos veraniegos

De los Sandara espumosos de baja graduación al rosado más moderno de Chivite, pasando por la nueva Schweppes Matcha o los recientes formatos de El Gaitero

31.07.2017 | 00:04
Tragos veraniegos

¿Un refresco? ¿Una copa? ¿La bebida que acompaña a cualquier comida? El vino afronta la competencia de la cerveza, por ejemplo, con sus propias armas: ligereza, frescor, baja graduación, burbujas y desenfado.

Los Sandara de Bodegas Vicente Gandía -blanco, rosado y tinto, además de sus versiones «mojito» y sangría, con un alegre toque efervescente, una amable suavidad, entre 5 y 8 grados de alcohol- están entre los mejores ejemplos de aproximación del vino a los nuevos consumidores: a los países que descubren nuestra bebida ancestral -con China a la cabeza, por unos hábitos sin prejuicios en ese sentido y por una gastronomía que se aviene con la línea Sandara tanto como el tapeo o el consumo a deshoras- y a los jóvenes que, por distintos motivos, la habían ido dejando de lado entre nosotros.

¿Tragos veraniegos? El gintónic. Al boom de las ginebras le siguió el de las tónicas y el líder reaccionó con su gama Schweppes premium a base de referencias exóticas y cosmopolitas: lima y la India, pimienta rosa y Río de Janeiro, hibiscus y Hawái, jengibre y Jamaica? Ahora incorpora la nueva Schweppes Matcha con el sabor trendy del té verde que evoca la calma, la tradición y el refinamiento de la milenaria ceremonia japonesa del té al ritual contemporáneo del gintónic. Las notas de clorofila del té verde se avienen especialmente con las ginebras cítricas y las redondea un twist de limón con hojas de menta o uno de pomelo con lima kafir.

Sidra El Gaitero se reivindica como alternativa al mismísimo gintónic y también a la cerveza o al vino. Con cubitos y una rodaja de manzana se convierte en copa, con menos alcohol y todo el poder refrescante. También es un buen acompañante para platos veraniegos en los que aparezcan el vinagre, el tomate o las verduras y para especialidades exóticas picantes o condimentadas. Sus nuevos formatos -el tercio, en botellín o en lata, también sin alcohol- facilitan su transporte y consumo.

Siempre nos quedará un buen rosado. Chivite ha sido líder durante siete lustros en cuanto al estilo de siempre, navarro, por más señas. Tres cosechas atrás se incorporó a la tendencia de la palidez provenzal con el Chivite Las Fincas -garnacha y tempranillo, VT Tres Riberas, unos 10 euros- y se puso también a la cabeza. El de 2016 persevera en esa línea con un seductor color rosa, un elegante aroma de frutas y flores, un amable y sabroso equilibrio. Va muy bien para acompañar a la cocina veraniega -ensaladas, arroces, pastas, pescados, mariscos, incluso barbacoas- pero también para refrescarse en la tumbona o escuchar música a la luz de la luna.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Cultura

El crimen de Alcàsser: la novela
El crimen de Alcàsser: la novela

El crimen de Alcàsser: la novela

El escritor alicantino Sergio Mira saca a la luz los «puntos más oscuros» de aquella sentencia...

Mercedes Milá: «Soy un animal televisivo y no puedo evitarlo»

Mercedes Milá: «Soy un animal televisivo y no puedo evitarlo»

La conocida presentadora ejerce ahora además de productora con el documental The healing notes,...

Muere Nati Mistral, pionera de los musicales en España

Muere Nati Mistral, pionera de los musicales en España

Artista polifacética y versátil, compaginó el mundo de la canción con el séptimo arte

Muere el actor Jerry Lewis

Muere el actor Jerry Lewis

Fue uno de los grandes contribuyentes a la historia de la comedia en el cine

De Estopa a La Raíz

De Estopa a La Raíz

Los festivales Rabolagartija (en Villena) e Iberia (en Benidorm) llenan la provincia de música de...

En el fútbol chino

En el fútbol chino

From The Bench, la empresa desarrolladora de videojuegos de Elda, lanza Top Stars con licencias y...

Enlaces recomendados: Premios Cine