11 de julio de 2017
11.07.2017

La nueva paternidad de Julio Iglesias se basa en ADN hallado en 15 objetos

El detective contratado por el valenciano Javier Sánchez se «mimetizó» con el ambiente de una zona exclusiva de Miami, cuenta su abogado

11.07.2017 | 00:58
El valenciano Javier Sánchez.

La prueba de ADN que ha determinado que Julio Iglesias tiene el 99,99 % de posibilidades de ser el padre de Javier Sánchez (Valencia, 1976) se ha sustentado en la comparación de hasta quince objetos distintos, recogidos por un detective en Miami (EE UU) durante nueve días de trabajo. No ha sido un trabajo fácil, según explica en una entrevista el abogado de Sánchez, Fernando Osuna, que le ha asesorado en todo el proceso, que lleva varios meses en marcha, igual que ha hecho en varios casos similares, uno de ellos el de Manuel Díaz, que el ADN demostró que es hijo del torero Manuel Benítez «El Cordobés».

En el caso de Julio Iglesias las dificultades han tenido que ver sobre todo con el lugar en el que vive el cantante, una de las zonas más exclusivas de Miami, donde el detective que ha trabajado en la recogida de «muestras» ha tenido que mimetizarse todo lo posible con el ambiente local, y eso incluía llevar un coche de alquiler de gama alta, comer en restaurantes caros y pasear con naturalidad por lugares no habituales para los habitantes de la ciudad.

Aunque inicialmente se publicó la palabra «basura» para describir los objetos de los se ha sacado el ADN de Julio Iglesias, Fernando Osuna matiza que se trata de «objetos que no tienen valor, que han sido desechados, una colilla, un pañuelo, una lata de bebida, una servilleta...».

Este letrado sostiene que «nunca nos jugamos el ADN a una sola carta -un solo objeto-, porque puede estar contaminado por otras personas», por ejemplo una colilla recogida de un cigarro que ha sido compartido. Por eso, se ha realizado una comparativa de una quincena de objetos distintos, de los que el letrado no da detalles de dónde y cómo se recogieron, y ni siquiera especifica a quién en concreto pertenecen los objetos, ya que es igualmente útil un vaso usado por Julio Iglesias que una servilleta de uno de sus hijos, que al fin y al cabo tienen la misma huella genética, y la comparten, presuntamente, con Javier Sánchez.

Osuna defiende que no se atenta contra la intimidad de nadie, porque no se trata de «desprestigiar a una persona·, sino para que «alguien recupere su dignidad, que se haga justicia, y se reconozca que es el hijo de otra persona».

Sostiene que esa es la principal motivación de Javier Sánchez para reabrir un caso cerrado en 1999, que no prescribe, «porque la paternidad sólo prescribe cuando muere el hijo que la reclama». El caso se retomará con la presentación de la reclamación oficial en un juzgado español.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Cultura

El guitarrista John Abercrombie fallece a los 72 años

El influyente guitarrista de jazz John Abercrombie ha muerto a los 72 años de un fallo cardíaco en...

Vacaciones con Shakespeare

Vacaciones con Shakespeare

La Jove Companyia d'Alacant afronta sus últimos ensayos ante el estreno de su primera obra el 30...

De Trump al separatismo catalán

De Trump al separatismo catalán

Las novedades de no ficción para otoño se centran también en el centenario de la Revolución Rusa y...

El crimen de Alcàsser: la novela

El crimen de Alcàsser: la novela

El escritor alicantino Sergio Mira saca a la luz los «puntos más oscuros» de aquella sentencia...

Mujeres inolvidables

Mujeres inolvidables

La alicantina Isa Escandell y Nanu Cabe exponen en Madrid ilustraciones de guerreras, brujas y...

Enlaces recomendados: Premios Cine