Música de despedida para el Ocho y Medio

Pedro Guerra actúa hoy en el último concierto de la sala alicantina, que servirá de homenaje a su fundador, Héctor Ramírez, fallecido hace un mes

15.03.2017 | 09:55
Héctor y Ariadna Ramírez, en el Ocho y Medio, en una imagen de 2010.

Cierre temporal. La Sala Ocho y Medio se despide por un tiempo tras la muerte de su alma mater, Héctor Ramírez. Hoy ofrece su último concierto con una actuación de lujo, Pedro Guerra, para 40 personas. El 31 de marzo cierra sus puertas durante un mes.

La voz suave del cantante canario Pedro Guerra pondrá fin hoy al calendario de conciertos de la sala alicantina Ocho y Medio, que cerrará sus puertas temporalmente el próximo 31 de marzo para replantearse su futuro como sala cultural tras el fallecimiento de su alma mater, Héctor Ramírez, el pasado 17 de febrero.

El concierto de Pedro Guerra será una actuación íntima para 40 personas –para la que ya se han agotado las entradas– que a su vez servirá de homenaje al responsable y fundador de la sala. El padre de Héctor, Juan Antonio Ramírez, recordará a su hijo «y amigo», señala, cuya pérdida aún resulta difícil de encajar para toda su familia y para la «legión de amigos que tenía».

Precisamente, hace ahora ocho años y medio que Héctor abrió el local junto a su hermana Ariadna en las antiguas instalaciones de la escuela de cine Eutopía, detrás de la plaza del Panteón de Quijano. Desde entonces, la sala alicantina ha sido un hervidero cultural en el que se han realizado más de 3.000 actividades. Aunque inicialmente encontró en el cine su epicentro, de ahí su homenaje a Fellini, el local, que funcionaba como asociación cultural y luego se abrió a bar, ha dado cabida al teatro, la música, el arte o los libros.

Juan Antonio Ramírez indicó que el Ocho y Medio «siempre ha sido un sitio muy libre y muy generoso» y ahora cerrará durante un mes para reformar el lugar y cambiar de formato. «Los conciertos se han acabado, el local pasa ahora por una situación dramática y es complicado mantenerlo», señala Ramírez, quien añade que la intención es reabrirlo desde otro ángulo para el que barajan varias posibilidades, desde un espacio de coworking cultural a un ateneo de arte para niños y jóvenes o una cooperativa donde dar clases de diseño.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Cultura

Sus historias son un "espejo de la realidad"
La autora de "Sarah´s Scribbles": "No pasa nada por sentirse perdido a veces"

La autora de "Sarah´s Scribbles": "No pasa nada por sentirse perdido a veces"

En su nuevo cómic "Un bollito feliz", Sarah Andersen muestra situaciones de lo más cotidianas

Alicante, en blanco y negro

Alicante, en blanco y negro

La Fundación Caja Mediterráneo reúne en una exposición 166 imágenes del fotógrafo Francisco...

Un concierto solidario reúne en el ADDA a 350 voces y músicos

Un concierto solidario reúne en el ADDA a 350 voces y músicos

El acto del 17 de diciembre se realiza a beneficio del centro Nazaret de Alicante, tras 60 años de...

Alicante se sitúa como la octava provincia en número de librerías

El pasado año se registraron 124 establecimientos de este tipo, según el estudio del Observatorio...

Nazario Cano: «La creatividad es una forma de ser»

Nazario Cano: «La creatividad es una forma de ser»

«Lo mejor es tener los pies en el suelo. Hay que trabajar todos los días por el cliente y por...

Rafa Soler: «Quique Dacosta es un faro y detrás vamos todos los demás»

Rafa Soler: «Quique Dacosta es un faro y detrás vamos todos los demás»

«Esto es un trabajo de equipo y la estrella es un regalo para la provincia y para toda la...

Enlaces recomendados: Premios Cine