17 de febrero de 2017
17.02.2017

Pedro Pascal, el «refugiado» que triunfa en el cine

El actor chileno, cuya familia huyó de la dictadura de Pinochet, estrena La gran muralla

17.02.2017 | 08:51
El actor Pedro Pascal.

La de Pedro Pascal es la historia de éxito de un «refugiado», y de cómo un golpe de suerte, como fue su papel de Oberyn Martell en Juego de tronos, puede cambiar por completo la vida de un actor, hasta el punto de liderar junto a Matt Damon una superproducción como La gran muralla.

Pascal, un rostro popular en la televisión actual gracias a Narcos, no esconde su condición de refugiado, término con el que él mismo se describe en su perfil oficial de la red social Twitter. Su familia, simpatizante del presidente Salvador Allende, tuvo que abandonar Chile durante la dictadura de Augusto Pinochet cuando él tenía apenas nueve meses. «Nos ofrecieron asilo político en Dinamarca y poco después recibieron una oferta de trabajo en EE UU. Por esa razón, por esa oportunidad, me crié aquí. Ese es el poder de nuestra cultura. A este país viene gente de todo el mundo para ofrecer lo mejor que tiene», dijo a el actor chileno, que se estableció con los suyos en Orange County (California) a los once años.

El Pascal adolescente era ya un «fanático» del cine, y aunque el éxito le ha llegado en su madurez, a sus 41 años es capaz de revivir esas sensaciones de la infancia, cuando fantaseaba con ver su nombre y su rostro en el cartel de una gran producción de Hollywood. «Salir de mi apartamento y ver un póster donde yo aparezco al lado de mi casa, es todo lo que uno puede pedir», reconoce el artista, que debuta en las grandes ligas de la industria con La gran muralla, la historia de un equipo de elite con el objetivo de salvar a la Humanidad de la amenaza de unos monstruos de leyenda.

Se trata de la mayor coproducción hecha hasta ahora entre China y EE UU, un experimento que ya ha sobrepasado los 200 millones de dólares (188 millones de euros) tras su estreno oriental, dirigida por el maestro Zhang Yimou (Hero, La casa de las dagas voladoras) y coprotagonizada por Matt Damon. «Yimou es lo máximo para mí. Siempre tuve gustos maduros desde pequeño. Ya con 13 años me gustaba el cine extranjero y nunca me perdía ninguna de sus películas. Estar invitado a este proyecto fue como un sueño. Soy un gran afortunado», declarael intérprete.

En el filme, de estreno hoy, Pascal encarna al español Pero Tovar, el aliado espadachín de Damon, un tipo duro y bromista que, con el paso del tiempo, se ha convertido en el gran apoyo del héroe protagonista. «Es un español del siglo XII, así que en mi cabeza creé su propia historia. Para mí es alguien que escapó de las Cruzadas para ganarse la vida como mercenario. Es el fiel escudero del protagonista, totalmente como Sancho Panza, pero menos gordito», dice entre risas Pascal. No hay duda de la buena química que desprenden en pantalla Damon y Pascal, que ya coincidieron en Destino oculto. «Matt es un gran ejemplo de cómo comportarse y trabajar en un set; es generoso, buena onda, lleno de paciencia... Me cuidó mucho. Tiene mucha experiencia y para mí era mi primera superproducción. Él me adoptó en cierta manera y me cuidó», valoró.

Pascal es consciente de que el título del proyecto recuerda al muro que pretende levantar el presidente de EE UU, Donald Trump, en la frontera con México. «Esa muralla absurda... Ojalá nunca existiera. En el caso de la Gran Muralla china se construyó hace miles de años y por otras razones. Es un buen ejemplo de los tiempos antiguos. Hablar de una muralla ahora como la que pretende Trump es absurdo», declaró.

Pascal, acompañado por actores españoles como Javier Cámara o Miguel Ángel Silvestre, se encuentra en pleno rodaje de la tercera temporada de Narcos, la famosa serie de Netflix, en ciudades colombianas como Bogotá y Cartagena.

«La industria de la cocaína y el narcotráfico no murió con Pablo Escobar; los números siguieron creciendo y ahora vamos a examinar el auge del cartel de Cali», avanzó el actor, que pasó casi 20 años forjándose en obras de teatro, series de televisión y películas independientes hasta que la oportunidad llamó a su puerta.

Uno de los estudiantes de interpretación con los que trabajaba preparaba una audición para el papel de "la víbora roja" en "Juego de tronos", pero fue rechazado por ser demasiado joven.

Sin embargo, Pascal probó suerte y le pidió a Sarah Paulson, íntima amiga suya, que hablara con la actriz Amanda Peet, esposa del cocreador de la serie, David Benioff, para que este viera la cinta que había preparado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Cultura

Miguel en la voz de los grandes
Miguel en la voz de los grandes

Miguel en la voz de los grandes

Víctor Manuel, Serrat, Miguel Ríos, José Mercé, Concha Buika y Silvio Rodríguez, entre otros,...

Miguel Hernández y Pérezgil

Miguel Hernández y Pérezgil

«Si Goya era su maestro, Miguel Hernández era su poeta», asegura Joserre Pérezgil, directora del...

«Escalero» de Javier Gomis, rumbo a Vitoria

El corto del alicantino, que se adentra en la mente de un asesino de mendigos, es seleccionado...

Alicante celebra la fiesta del libro en valenciano con más de 30 autores

Alicante celebra la fiesta del libro en valenciano con más de 30 autores

La Plaça del Llibre se desarrollará del 24 al 26 de noviembre en la plaza del Puerto con charlas,...

Cuarenta años de arte con Frax

Cuarenta años de arte con Frax

La fundación cultural de Alfaz del Pi creada en 1977 por José Frax prepara una gran exposición con...

«Día a día estamos haciendo más adictos a la danza»

«Día a día estamos haciendo más adictos a la danza»

Hace 23 años se dejó conquistar por El amor brujo de Falla. Y aún sigue embrujado por esa música...

Enlaces recomendados: Premios Cine