07 de noviembre de 2016

Las dos caras de la verdad

Las personas negativas y positivas pueden llegar a vivir realidades totalmente opuestas

07.11.2016 | 00:52

Pensemos, por un instante, que a usted le deja su pareja o que acude al trabajo y le echan tras 25 años en la empresa. ¿Cómo encararía las situaciones? Deténgase unos segundos a meditarlo, ¿seguiría usted siendo feliz? Hay personas que no encajarían los golpes y se quedarían sobresaltados un periodo largo buscando respuestas a su situación. Otras, sin embargo, no caerían en bloqueos y verían el trance como una oportunidad para impulsarse hacia otro sitio: ciudad, trabajo o simplemente enfocado en las cosas que suman, en la que dependen de uno mismo. «La vida es elegir ser víctima u otra cosa que te propongas», se escucha en una escena del filme El guerrero pacífico (2006), una reflexión que invita a estar en el presente, porque «no hay nada que perder al no tener nada». La cinta en sí no se distingue por ser una obra maestra en cuanto a guión, estética y música. En cambio, a los interesados en desarrollo personal les llegará el fondo de los mensajes. Unos crecen de una manera y otros de otra, a unos les sale de forma natural solucionar problemas, mientras que otros se bloquean.

Pincha en la infografía para ampliarla

La escala de valores y llevarlos a la práctica es una forma de comportarse de las personas positivas; mientras que la gente negativa no tiene claro cuáles son sus principios y a partir de ahí se arma un lío. Hilando con el inicio, la claridad de los valores provocará que un hecho te afecte o te de lo mismo. No suele resultar sencillo desprenderse de una serie de creencias que a uno le han marcado el carácter durante un mucho tiempo. La buena noticia es que se puede entrenar si uno quiere. Cada uno puede elegir como encarar la vida. Cómo cambiará el día entre quiénes se despiertan con el mensaje de «qué bien, otro día más» y a los que se les aparece «venga, un día menos». Con una frase te animas, con la otra sobrevives. Por ejemplo, profesionales excelentes como el cardiólogo Valentín Fuster y el psicólogo Rafael Santandreu madrugan para hacer deporte y comenzar la jornada sin estrés. Así todos los días. No hace falta hacer un Ironman para mejorar pero sí ser constante en los buenos hábitos. A la hora de motivar a alguien lo ideal es no obligarlo, sino acompañarlo. «Si alguien manifiesta un estado de ánimo negativo, podemos hacerle propuestas para que lo mejore, pero en ningún caso exigencias. Hacerlo revela una descomunal arrogancia». Reflexión del cirujano Mario Alonso Puig. Bayona representa en Un Monstruo... la escala de grises de las personas. Porque reducir la realidad de alguien a negro o blanco, a negativo o positivo, sería esquematizar demasiado. ¿Cuál es tu caso?

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Cultura

La cantante Barei.
Barei: "En Eurovisión hay muchísima calidad"

Barei: "En Eurovisión hay muchísima calidad"

Nuestra última representante en el festival ha respondido a las preguntas de los usuarios

Azorín, la película

Azorín, la película

La Diputación estrena hoy en el ADDA el documental sobre el autor y su mundo, que pretende acercar...

Altarriba y Auladell, protagonistas de Unicómic

Altarriba y Auladell, protagonistas de Unicómic

Las jornadas de la Universidad de Alicante comienzan mañana con especial atención al cómic erótico...

La cultura del retrovisor

La cultura del retrovisor

Las III Jornadas de Industrias Culturales y Creativas de la UA miran a los años 50 y 60 con música...

Del taller al escenario

Del taller al escenario

El alicantino Noé Vicente estrena El arte de la entrevista, del prestigioso dramaturgo Juan Mayorga...

El arte urbano sale al patio

El arte urbano sale al patio

El artista alicantino Antonyo Marest transforma el interior de un hotel madrileño en una obra de...

Enlaces recomendados: Premios Cine