05 de noviembre de 2016

Un programa ambicioso

La Orquesta Filarmónica de Luxemburgo ofrece hoy en el ADDA el concierto para violín de Chaikovski y la séptima sinfonía de Bruckner

08.11.2016 | 00:14
Un programa ambicioso

Piotr Ilyich Chaikovski
(Votkinsk,1840- San Petersburgo, 1893)
Concierto para violín en re mayor (opus 55)

Fue estrenado en Viena el 8 de diciembre de 1881 por Adolf Brodski, a quien quedó dedicada la composición, bajo la dirección de Hans Richter. La obra nació durante la estancia del compositor romántico ruso en Clarens (Suiza), a orillas del Lago Lemán, a donde se había retirado en 1878 tras el fracaso de su breve matrimonio con su alumna Antonina Milukova y el intento de suicidio arrojándose a las aguas del río en Moscú. La inspiración de esta obra le vino de la Sinfonía española de Lalo, según relató Chaikovski. Es su más destacada pieza para violín y el primero de un compositor ruso que se impuso en el repertorio internacional, igualando pronto en fama a los conciertos de Mendelssohn y Brahms. Originalmente, Chaikovski había escrito para este concierto otro movimiento lento, al que renunció para sustituirlo por la Canzonetta, una bella página melódica que se inicia con el diálogo casi en sordina entre el violín solista y la flauta.

Anton Bruckner
(Ansfelden, 1824-Viena, 1896)
Sinfonía número 7 en Mi mayor (WAB 107)
Concierto para violín en re mayor (opus 55)

La Séptima sigue siendo, con la Cuarta, la más tocada, la más grabada y la más apta para captar al universo bruckneriano a cualquier melómano. Fue, además, la que ofreció al compositor austríaco su mayor triunfo. Desde luego es la que más ha contribuido a su fama y popularidad, especialmente tras divulgarse su Adagio en Senso, la bellísima película de Luchino Visconti. Bruckner había asistido en Bayreuth al estreno de Parsifal, viendo por última vez al maestro Richard Wagner. Escrita entre 1881 y 1883, año del fallecimiento de Wagner y cuando Bruckner acudió a visitar su tumba, la Séptima fue dedicada al rey Luis II de Baviera aunque todos la consideren un homenaje a Wagner, incluyendo el detalle de añadir en la formación orquestal la intervención de las famosas tubas wagnerianas. Fue estrenada el 30 de diciembre de 1884 en la Ópera de Leipzig, en un concierto para recaudar fondos para un monumento a Wagner, por la Orquesta de la Gewandhaus bajo la dirección de Arthur Nikisch. Es la única de sus sinfonías que Bruckner nunca retocó aunque existen grabaciones de grandes directores en versiones distintas: Futwängler y Jochum utilizaron la edición Gutmann; Bruno Walter, Karajan, Celibidache y Haitink, la edición Haas; y Kemperer, Karl Böhm y Giulini, la edición Nowak. Las diferencias son apenas de tempo aunque el detalle más esperado es la aparición o no del golpe de platillo en la culminación del Adagio, que aunque no está escrito en la partitura autográfica sí aparece sobre un pequeño trozo de papel pegado a un lado de la página. Han sido varios los directores que lo han mantenido por el sorprendente efecto que produce. Quizá ocurra hoy con el joven maestro valenciano Gustavo Gimeno, percusionista y asistente de director de figuras tan relevantes como Maris Jansons y Bernard Haitink (Royal Concertgebouw), y Claudio Abbado (Orquesta Mozart y la Mahler Chamber Orchestra).

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Cultura

Aspencat
Aspencat se despide de los escenarios

Aspencat se despide de los escenarios

La banda de Xaló realiza su última gira, que le lleva hoy a Villena, por diferentes ciudades

Achúcarro y Yebra, unidos por Ravel

Achúcarro y Yebra, unidos por Ravel

El prestigioso pianista y el bailarín internacional se unen a los ensayos con la orquesta del ADDA...

«Rumbo al mar blanco», la obra que Lowry perdió en un incendio

«Rumbo al mar blanco», la obra que Lowry perdió en un incendio

El británico Malcom Lowry, autor de Bajo el volcán, una de las obras maestras de la literatura...

El caos interior de Pepe Calvo

El caos interior de Pepe Calvo

El artista prepara nueva exposición en el Museo de la Universidad de Alicante para este otoño,...

Cine con dos personas y un móvil

Cine con dos personas y un móvil

La actriz pinosera Ángela Boj y el director Ricardo Dávila ruedan y escriben su segundo largometraje

Mujeres inolvidables

Mujeres inolvidables

La alicantina Isa Escandell y Nanu Cabe exponen en Madrid ilustraciones de guerreras, brujas y...

Enlaces recomendados: Premios Cine