Niño de Elche pone letra a la vida

El artista ilicitano se lanza a editar un libro en el que recoge pensamientos, aforismos y poemas, además de conversaciones con otros creadores. El volumen, con el sello Bandaàparte, lleva por título No comparto los postres

13.10.2016 | 13:46
Niño de Elche pone letra a la vida

Transgresor, innovador, arriesgado y descarado con el mundo que le ha tocado vivir, incluida, como vehículo, la música, Niño de Elche da un paso más en su trabajo de espeleología artística y le planta cara a un libro. Y lo hace bajo el sello Bandaàparte, un editorial que publica libros «de no-escritores». Por eso, buscó al ilicitano Francisco Contreras y le soltó a bocajarro que quería editar algo suyo.

«No me sorprendió», asegura el que fuera elegido el año pasado Premio Ruido al mejor disco por Voces del extremo, porque «ya me habían hecho una entrevista al ser aficionado a a literatura». Plantear un reto así a este artista curioso y valiente es apostar sobre seguro. «Dije que sí aunque había un escollo bastante grande porque cuando has trabajado con textos tan maravillosos escritos por otros es muy complicado decidir qué vas a hacer tú».

Así surgió No comparto los postres, un sugerente título para un sugerente libro difícil de definir, como no podía ser de otra manera, y que verá la luz a finales de este mes o principios de noviembre. «Empecé a recopilar material que tenía, encuentros con otros artistas, conversaciones... Me fui animando y fui escribiendo pequeños aforismos. Pero no es poesía, son más bien reflexiones, con mucho tinte de ensayo porque yo leo mucho ensayo y ensayo poético. Al fin y al cabo un escritor es un poco lo que lee, pero daba reparo a la hora de escribir depende qué cosas».

El flamenco, su particular forma de concebirlo, sobrevuela también a lo largo de todo el libro y en algunas de las conversaciones que se incluyen en esas páginas. «He metido completas las charlas que tuve con Pedro G. Romero, que me invitó a la Universidad de Cuenca a unos encuentros, y también con el performer Isidoro Valcárcel Medina y con el periodista Nando Cruz... unas más extensas que otras».

No comparto los postres, que llevará un prólogo del autor, no está estructurado en capítulos, «sino que prefería que fuera concebido como una aventura consecutiva, que tenga un hilo que te lleve a lo largo del libro y ese es el trabajo de edición que se está haciendo ahora».

El título no es una decisión aleatoria, afirma Niño de Elche que hoy mismo se sube al escenario del Teatro Central de Sevilla para presentar su nuevo proyecto, En el nombre de, junto a Los Voluble, con quienes ya irrumpió en el Sónar para su anterior montaje, Raverdial. «Es una frase que puede tener varias lecturas, pero es real porque yo no comparto los postres de verdad, y al ponerlo como título tiene diferentes interpretaciones que me interesaban mucho».

Para definir este volumen no hay definición. «Puedo decir que es un libro, que es lo que tengo claro por la arquitectura, pero el contenido es complicado explicarlo. Pueden pensar que es un libro dentro de la poética que tiene que tener un cantante o que escribes desde el concepto de canción, pero es que yo no canto canciones escritas por mí, por eso está más cercano al aforismo y al ensayo, con textos muy directos y eso respira un poco del concepto del flamenco, que en dos frases te dice todo».

Es un libro como el artista, «con mi propia idiosincrasia, no solo hablo de mi faceta artística sino también de política, de temas sociales... también una parte sobre la infancia que es un concepto en el que estoy trabajando mucho y hasta puede que de ahí salga algo discográfico. Ha sido como una reflexión sobre la construcción de la memoria, un viaje muy interesante y muy fuerte, que nunca había experimentado mediante la escritura».

El caso es que Niño de Elche ha pillado la directa y dice que se pasa el día escribiendo. «Estoy contento con el resultado y muy ilusionado porque es genial publicar lo que significa para mí el concepto de libro», afirma. «No sé si le gustará a mis seguidores, no sé si van a reconocer algo de mí en este libro, yo creo que sí... aunque hay cosas que no sabía ni yo».

Ahora está grabando disco con la banda Tundra bajo el nombre conjunto de Esquirla, con textos del libro La marcha de los 150.000.000, del valenciano Enrique Falcón, que saldrá el año que viene. «Otro experimento más».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine