Exmiembros de los Gipsy Kings desatan la furia «rumbera» en Irán

16.08.2016 | 01:53

Una versión de los Gipsy Kings, formada por exmiembros de la banda de rumba más popular del mundo, desató la furia «rumbera» de los iraníes, que amagaron incluso con bailar al ritmo de Bamboleo en una sala del centro de Teherán pese a la irritación de los responsables del control de moralidad.

En la sala Vahdat, ubicada en el corazón de la República Islámica, las entradas para los conciertos que la banda planea dar en Teherán se agotaron en apenas unas horas y quedaron en manos de un público emocionado por escuchar en vivo por vez primera un grupo que se encuentran desde hace años entre sus favoritos.

Los 800 asistentes a uno de los primeros conciertos corearon junto a la banda sus históricos estribillos sin importarles no tener idea de lo que se estaba cantando, gritaron «olé» junto a los intérpretes y, olvidándose de las normas, movieron levemente las caderas al ritmo de la rumba poniendo a trabajar a los guardianes de la moralidad que categóricamente censuraban todo movimiento inapropiado.

Armados con un puntero láser rojo, los censores advertían particularmente a las mujeres que se ponían en pie y hacían algún conato de baile y con plena seriedad e inquietud les daban órdenes para que se sentaran.

Todo este encuentro entre la rumba catalana y los códigos morales de la República Islámica estuvo rodeado de fuertes medidas de control. A. razmipour teherán/ef

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine