El IV Festival de Teatro de La Alcudia termina esta semana con "A dos leguas de Jauja" y "Equus"

La entrada a las actuaciones será libre y contará con la interpretación de la Compañía Ferroviaria y el Aula de Artes Escénicas de la UMH

27.07.2016 | 13:04
El IV Festival de Teatro de La Alcudia termina esta semana con "A dos leguas de Jauja" y "Equus"

Esta semana concluye el IV Festival de Teatro Clásico de La Alcudia Universidad de Alicante con dos nuevas representaciones al aire libre en el Yacimiento Arqueológico de La Alcudia de Elche: "A dos leguas de Jauja", del Aula de Artes Escénicas de la UMH, y "Equus", de la Compañía Ferroviaria.

Mañana jueves 28 de julio, a las 22 horas y con entrada libre, el Aula de Artes Escénicas de la UMH pone en escena "A dos leguas de Jauja", adaptación de Adán Rodríguez sobre la obra "Pasos" de Lope de Rueda. Esta representación propone un hilo conductor a distintos Pasos del autor sevillano del XVI (cinco de sus más famosos Pasos: Pagar y no Pagar; La tierra de Jauja; Cornudo y Contento; Las Aceitunas y El Rufián Cobarde), para mostrar cómo debía ser su vida y la de otros cómicos de la Legua, comediantes nómadas que sacrificaban sus derechos por amor al arte y al teatro y que son considerados los verdaderos precursores de la Edad de Oro del Teatro Español.

El viernes 29 de julio de a las 22 horas, Compañía Ferroviaria presenta "Equus", un thriller psicológico escrito por Peter Shaffer en 1973 y en el que se dan cita las claves del gran teatro griego: animalización, máscaras, coro, el héroe, el destino.

Alan, es un adolescente desequilibrado que busca su pasión por cauces alternativos que desembocan en un acto de violencia contra los caballos a su cargo, dejándolos ciegos. Un comportamiento abominable motivado por su frustración e inadaptación al mundo en el que ha sido educado y que no entiende ni comprende. Alan se lanza sin frenos a las aguas bravas de sus instintos más vitales, en conexión con la naturaleza y los dioses antiguos; por el contrario Dysart se ve incapaz de renunciar a su posición social domesticada y prepotente. Shaffer nos plantea en el drama el conflicto entre lo Apolíneo y lo Dionisíaco, la racionalidad y el orden frente a la libertad, el desenfreno y lo instintivo, quedando en el aire la pregunta ¿cuál es el límite de la "normalidad"?.

En Equus requieren mención especial las escenas con los caballos, verdaderos bailes de máscaras en los que destaca la bailarina Lorenza Di Calorego, que se convierte en "Diamante", así como el actor Jaime Lorente, quien muestra de forma convincente a un Alan Parker perdido y enjaulado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine