Una pasión que no es casual

06.07.2016 | 00:18

Desde pequeño, las pinturas y los lápices fueron compañeros inseparables. No sabía a dónde iba a llegar, pero lo que tenía claro es que ese era su camino. Dice que siempre tuvo el apoyo de sus padres que creyeron en él desde el principio. Después también el de su mujer y es de sus tres hijos, porque dedicarse a esta profesión sin la confianza del entorno es muy difícil. Su inclinación por el libro ilustrado infantil no significa que deje a un lado al lector adulto. Lo que le importa es que la gente lea.

Javier Sáez nació en Huesca en el año 1964, pero pronto se trasladó a vivir a Alicante con su familia. Estudio Bellas Artes en la Universidad Politécnica de Valencia, en la especialidad de Dibujo. Después volvió a la provincia y aquí ha desarrollado su carrera. Empezó trabajando en publicidad, en la Universidad de Alicante y el Ayuntamiento de Alicante. También fue profesor de Didáctica de la Expresión Plástica en la UA, pero aunque rozaba su verdadera pasión, no era exactamente lo que quería. Así que continuó su rumbo. Y ese rumbo no es solo el de ilustrador –ha «dibujado» ya cinco libros de otros escritores– sino que también es el autor de las historias, y aquí suman más de 15 volúmenes. Pom...Pom...¡Pompibol!, Extraños y El armario chino son algunos de ellos. Sus obras han recibido numerosos premios, como los de la Feria Internacional del Libro Infantil y Juvenil de México en 2004; del Banco del Libro de Venezuela en 2005 por Animalario universal del profesor Revillod o el de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana de 2007 por Objetos ¿conocidos?

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine