Koro Castellano

Koro Castellano: «'Cincuenta sombras de Grey' vendió muchos más libros digitales que físicos»

Directora de Kindle en español de Amazon. La directiva del gigante digital que ha intervenido en la primera edición de e-Woman Murcia 2016 organizado por La Opinión, periódico del mismo grupo que INFORMACIÓN

09.05.2016 | 11:03
Koro Castellano, directora de Kindle en español de Amazon.

Asegura que lee en la cama todas las noches antes de dormirse y confiesa que prefiere el papel para los libros de cocina. Recuerda que de pequeña solo podía elegir entre pelearse con sus hermanos y los libros.

Koro Castellano, la directiva de Amazon que procede del Periodismo y empezó su carrera como becaria de Diario 16, trabaja en la compañía que cuenta con un catálogo integrado por 125 millones de productos diferentes que incluyen 36 millones de libros físicos y cuatro millones de libros digitales.

¿Ha cambiado su relación con los libros en el formato electrónico después de haber leído con la luz de su linterna?

Es un formato diferente, pero yo sigo leyendo en la cama todas las noches. Lo que pasa es que ahora disfruto muchísimo de saber lo que son las palabras. Hay cosas diferentes, como el hecho de que la luz esté integrada, que me hacen la lectura más fácil.

¿Con el libro tangible y el digital hay una relación emocional diferente?

Esto es muy personal, pero depende sobre todo del género. Los lectores de novelas normalmente se pasan al digital mucho más rápidamente. Los libros de cocina o con muchas fotografías normalmente se siguen leyendo en papel, pero depende de las vivencias personales.

¿Existe alguna explicación que justifique esas preferencias?

No. Creo que los criterios son totalmente personales. He puesto el ejemplo de los libros de cocina, porque yo, por ejemplo, tengo libros de cocina en el Kindle, pero también los tengo en papel y los uso en las dos modalidades, aunque a lo mejor hay gente que te cuenta otra cosa. Lo de los lectores híbridos es muy importante, porque al final lo que tenemos que dar es la posibilidad de que cada uno elija el formato que quiera en cada momento. Esto no es una cuestión religiosa. Eso es lo maravilloso, que puedes elegir. Lo que sí sabemos es que las mujeres somos unas grandes lectoras, leemos más que los hombres. Cualquier estudio oficial va a decir que de cada cien personas que leen, el 60% son mujeres.

¿Y qué es lo que más se lee?

Los géneros que más se leen no son los mismos en todos los países. En España los más populares son novela histórica, misterio, tráiler, y novela romántica. Sin embargo, en Latinoamérica, donde también leen en castellano, predominan los temas de autoayuda, religión, salud y el romántico, por supuesto. Cincuenta sombras de Grey vendió mucho más en libros digitales que físicos.

¿Cómo recuerda usted la época en la que el libro era el único entretenimiento al que se podía recurrir a cualquier hora del día?

Yo leía muchísimo. He tenido la suerte de ser de familia numerosa y me peleaba con mis hermanos o leía, no había otra opción. Eso ya no existe, pero no por el libro electrónico: no existe porque hay un montón de alternativas de ocio digital. Ahora todos los niños tienen acceso a un montón de máquinas, que si la PlayStation, las películas, internet, los ordenadores... Ya no nos aburrimos. Nosotros hemos vivido una época en la que te peleabas con tus hermanos o leías o ibas al parque a que te abrieran la cabeza. Eso ya no es así. Hay pocos niños que vayan al parque, hay muchos más que se quedan en casa jugando con las máquinas. Para mí el reto está en que esos niños lean. Yo creo que los niños tienen que seguir saliendo al parque, pero en cualquier caso, que lean, que se formen, que aprendan. Hay muchos juegos que son educativos, no quiero decir que solo lo sean los libros, pero creo que el entretenimiento debería ser educativo, no solo entretenimiento. Y los libros juegan un papel fundamental.

¿Cree que en algún momento España dejará de ser uno de los países en los que más se practica la piratería digital?

Es una cuestión cultural en la que los gobiernos de los países tienen que tomar acciones. Nosotros respetamos los derechos de la propiedad intelectual y esperamos que nuestros clientes los respeten también. Dentro de nuestro ámbito de actuación lo que tenemos que conseguir es que los libros estén digitalizados; es decir, si yo estoy buscando un libro en versión digital y lo quiero en versión digital, si no soy capaz de encontrarlo legalmente, me lo voy a bajar pirata. Eso no puede ser, tengo que tener la opción de comprarlo. La segunda cuestión es el precio. Si encuentro el libro que estoy buscando, pero vale lo mismo que el libro de papel o incluso más, porque hay casos excepcionales en los que puede ocurrir, evidentemente no me lo voy a comprar.

Pero los libros digitales son más baratos.

En general son entre un 30% y un 50% más baratos que los libros físicos. De hecho, el 50% de los libros que tenemos en Kindle en España, que son más de 175.000, valen menos de 5,95 euros; es decir, los libros digitales no son caros, son baratos. Hay una tercera cosa muy importante, que la experiencia de compra y de lectura sea lo más agradecida y lo más rápida posible. Si yo con un solo clic tengo acceso al libro que estoy buscando y en menos de 60 segundos puedo empezar a leerlo, eso es imbatible.

Después de haber trabajado mucho tiempo como periodista en diarios de papel, ¿cómo ha vivido su tranformación al medio digital?

Creo que el formato no es lo importante y hay que perderle el miedo. Veo a mucha gente que delante de un ordenador se bloquea, pero creo que es miedo escénico; dentro de un ordenador hay lo mismo que fuera en papel, solo que tiene otra pinta, otro aspecto, pero es lo mismo. Cada medio tiene su lenguaje y sus herramientas, pero lo importante en el fondo es el contenido.

¿Sabe cuáles son las profesiones especializadas que demanda la era digital?

Cuando era pequeña en mi calle había un sereno que te abría la puerta cuando llegabas por la noche y un señor que traía el carbón. Ahora no hay serenos ni señores que te traen el carbón, pero hay gente que se dedica al "seo", al lanzamiento de tráfico, a las redes sociales, al manejo de los stocks y a nuevas ideas tecnológicas, pero eso es el signo de los tiempos. Al final, no todo es para siempre. La sociedad va evolucionando. En este momento tenemos 80 puestos de trabajo sin cubrir.

¿Qué clase de puestos?

Por ejemplo, director de experiencia de entrega, responsable de autopublicaciones o arquitecto de soluciones. Lo importante de estos puestos no es su nomenclatura, sino que todo gira en torno a mejorar la experiencia del cliente y a que encuentre lo que están buscando para que le resulte lo más fácil posible.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine