Entrevista
Psicóloga experta en psicoanálisis analiza el universal sentimiento de culpa 

Carmen Durán: «La culpa no comunicada tortura más que el castigo exterior»

«Podemos poner ese sentimiento al servicio del amor o de la agresión», advierte la experta

17.03.2016 | 01:26
Carmen Durán: «La culpa no comunicada tortura más que el castigo exterior»

La serenidad y la paz interior solo se consiguen evitando la guerra con uno mismo que genera el universal sentimiento de culpa, asegura Carmen Durán, psicóloga experta en psicoanálisis, madre de tres hijos y abuela de siete nietos, que con sus amplios conocimientos de filosofía pura analiza en su libro reciente El sentimiento de culpa (Kairós) las ventajas de asumir nuestros errores para no sentirnos atrapados en reproches que nos impiden salir adelante y de compartir nuestros sentimientos con alguien.

La culpa es un arma de doble filo, pues puede ser un revulsivo o un problema. ¿Verdad?
Por supuesto, podemos poner la culpa al servicio del amor o de la agresión.

¿Es la culpa una condición innata al sentido moral del hombre?
Yo pienso que todos nacemos con ese sentido moral que te hace sentir culpable. Ese sentido innato después se enriquece con el aprendizaje siempre y cuando crezcas en el amor y la ternura.

Dice usted que la culpa no comunicada es también una culpa no compartida. ¿Qué hay de malo en ello?
Porque la culpa no comunicada se convierte en un secreto que tortura más que el castigo que te puedan imponer desde el exterior. Habría que comunicar nuestro sentimiento de culpa a alguien y no digo que tenga que ser a la persona que hemos dañado porque esa sinceridad le puede hacer más desgraciada. Todos necesitamos a alguien para mostrar nuestros sentimientos.

¿Es bueno confesarse culpable para sentirse liberado?
Siempre y cuando logremos el perdón interno. Si lo único que buscamos es el perdón de la sociedad, estamos cayendo en un remedio temporal.

Quizá nos frustra querer ser lo que no podemos ser.
Y nos vuelve muy agresivos contra nosotros mismos al convertirnos en jueces muy crueles. Hay que ser más condescendiente con uno mismo, más comprensivo y tolerante para saber que todos tenemos nuestras limitaciones.

¿Es el sentimiento de culpa el que nos avisa y nos hace ser más prudentes con los demás?
El sentimiento de culpa nos avisa de que nos estamos saltando las reglas.

¿Es acaso la base de nuestra convivencia?
Sí porque carecemos de la salvaguarda de otros animales frente al fuerte instinto agresivo que todos tenemos.

¿Quiere decir que carecemos del instinto que guía a los animales a no acabar con las especies de las que se alimentan?
Exacto, carecemos de ese instinto que sustituimos por la conducta moral y por las reglas de convivencia. Esos rituales y reglas sociales y morales nos protegen como especie.

¿Hasta qué punto nos define a cada uno nuestro particular sentimiento de culpa?
Es nuestro carácter el que define nuestra peculiar forma de sentir la culpa. En los casos más extremos, esta culpa puede llevar a un trastorno obsesivo-compulsivo o a conductas psicopáticas.

¿Cómo se habrá sentido Günter Grass al reconocer en sus memorias que se había alistado a los 17 años en las SS nazis?
No he estudiado a Grass desde este punto de vista, pero a la gente que no se perdona ciertas decisiones erróneas les cuesta mucho seguir adelante, se suelen hacer la vida muy ingrata y se boicotean sus logros.

¿Se habrá sentido culpable José de haber huido a Egipto con la Virgen María y el Niño Jesús sin avisar a sus vecinos para que se fueran también y evitar así la matanza ordenada por Herodes?
Seguro que se sintió culpable, pero se trataría de una culpa fraterna por seguir el mandato de Dios. Se olvidó de sus hermanos por orden de Dios, pero creo que también podría haberles avisado.

¿Qué responsabilidad tienen los padres en el desarrollo de la culpa en la edad infantil?
Mucha. La absoluta tolerancia en la crianza y la ceguera ante los errores de los hijos les impiden a estos desarrollar un sentimiento solidario y les vuelve egocéntricos. La intolerancia, la rigidez y la sobreprotección de los hijos son igual de dañinos. A los niños hay que educarles con ternura y amor pero imponiendo siempre un orden que beneficie a todos para evitar que se conviertan en inadaptados y en personas psicóticas o psicópatas.

¿Es la culpa responsable en gran parte de nuestros sentimientos de infelicidad?
La culpa es una emoción negativa si no se maneja adecuadamente. Es además un sentimiento bastante universal.

¿Carecen los asesinos del Estado Islámico del sentimiento de culpa?
A nivel consciente, tienen la culpa negada porque ven una justificación a sus actos por muy bárbaros que estos sean.

¿Es hoy útil el psicoanálisis para abordar el sentimiento de culpa?
Fue el psicoanálisis el que desarrollo el sentimiento de culpa y desveló el peso de lo inconsciente en nuestra conducta. El psicoanálisis hace consciente lo inconsciente.

Pues hay quien ve todo un camelo en el psicoanálisis por carecer de evidencia científica..
Nada en el mundo psicológico tiene evidencia científica.

En tiempos de Freud los problemas dominantes eran la frustración y la angustia, pero ahora tendemos a la depresión. ¿Cómo opera la culpa en ese cambio?
La culpa en tiempos de Freud estaba asociada a la sexualidad reprimida. Hoy nos preocupan más otras cosas que esa sexualidad. Cuando alguien se siente culpable de algo puede sentirse deprimido y siempre se refiere al pasado, a algo que ya no tiene arreglo.

Hoy hay más casos de narcisismo, ¿por qué?
La sociedad es hoy más individualista que antes y los hijos en Occidente se han convertido en algo muy importante porque no es fácil tenerlos y criarlos. Occidente es hoy una filiocracia en la que los reyes son los niños que a veces se convierten en tiranos.

Como filosofa y psicóloga. ¿Cuál es su propuesta para abordar la culpa en su justo término y evitar caer en la depresión o la ansiedad?
Lo que hay que hacer es desarrollar nuestras capacidades de empatía, solidaridad, altruismo y compañerismo y ser conscientes de los límites personales y sociales que tenemos para aprender a aceptarnos. Si la depresión o la ansiedad se agudizan hay que pedir ayuda profesional.

Es difícil no sentirse angustiado por el calvario de los refugiados y de los emigrantes, ¿hasta qué punto nos creamos una mala conciencia inútil?
En un tema tan grave es normal que tengamos mala conciencia. Europa se muestra muy insolidaria con estas personas, pero es normal que haya gente que vea en estos inmigrantes a personas que les van a quitar su bienestar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine