26 de febrero de 2016
26.02.2016
Eva Millet
Periodista, autora de Hiperaternidad 

«Si lo pensáramos mucho nadie tendría hijos»

«Queremos crear superniños que hablan siete idiomas con cinco años y perdemos de vista aspectos prácticos»

26.02.2016 | 02:27
«Si lo pensáramos mucho nadie tendría hijos»

Eva Millet (Barcelona, 1968) se licenció en Periodismo. Trabajó en The Guardian y en la BBC de Londres. Acaba de publicar Hiperpaternidad, del modelo mueble al modelo altar, en el que aborda desde la ironía la sobreprotección de los niños y fenómenos como los padres troll.

Para que se haga cargo del tipo de entrevista: ¿Cuántos hijos son suficientes?
Los que uno se vea preparado para manejar, pero hoy se planifica en exceso. Antes del embarazo, se busca en qué universidad estudiará y a qué se dedicará. Hay que ir un poco sobre la marcha.

Entre abusos sexuales y bullying, no están los tiempos para denigrar la hiperpaternidad.
Cuando salen noticias como los maristas de Barcelona, te quedas muerta de miedo, pero la mayoría de abusos se producen en el ámbito de la familia.

¿Su receta?
No hay que ponerse en contra del mundo, sino informar a los hijos, desde muy pequeñitos, de que su cuerpo es suyo, de que existen unas partes íntimas que han de saber nombrar y que nadie tiene derecho a tocarlas. La prevención.

El 90 por ciento de los niños sufre bullying en algún momento de su vida.
Cuando éramos pequeños, no se hablaba de este tabú. Es buena la sensibilidad y que el acoso esté sobre la mesa, pero tres niños de Primaria han sido expulsados en Girona, y los padres han amenazado con denunciar a la escuela. Hemos de recordar que nuestro hijo puede ser acosado, pero también acosador.

Vayamos con su caso particular.
No soy una hipermadre, pero el concepto flota. Tendemos a la atención y supervisión perpetuas, los problemas de tus hijos son tus problemas. Nos sentimos íntegramente responsables, al cien por cien.

La habrán acusado de dejadez.
Alguna vez que se ha presentado una situación beligerante en las asociaciones de padres, y como yo estaba a favor del diálogo, me han soltado que «tú no te preocupas por la educación de tus hijos».

Es que desatiendes al niño y se te va a un espectáculo de titiriteros proetarras.
Ya, es otro tema. Se tendría que revisar la condescendencia y la baja calidad de los espectáculos para niños, que serían inconcebibles en Inglaterra. Queremos crear superniños que hablan siete idiomas con cinco años, y descuidamos aspectos prácticos como aprender a atarse los zapatos.

Los adultos han pasado de cómplices a enemigos de los profesores.
Los profesores lo pasan mal, en la escuela hay una desconfianza brutal. Los padres creemos a los hijos y no a su profesor, el descontento se multiplica por WhatsApp. Nos tenemos que relajar todos un poco.

¿La hiperpaternidad es un vicio materno?
Es también paterno. El padre maneja generalmente la creación del futuro Messi y la futura Serena Williams. En categorías inferiores deportivas, estos padres llegan a insultar o agredir a entrenadores y árbitros.

Gore Vidal se asombraba de que se pudieran tener hijos sin titulación.
Una amiga mía decía que «mis padres deberían haber pasado un examen antes de tenerme» pero, si nos lo pensáramos mucho, nadie tendría hijos y se extinguiría la especie.

¿Cuánto tiempo puede estar sin pensar en sus hijos?
Poco, poco. Te vas de fin de semana romántico, y acabas hablando de ellos. Sin embargo, no veo normal estar todo el día detrás del niño, sobreprotegiéndolo.

¿Toda niña es educada para ser Letizia?
Qué horror, ni yo ni muchas madres somos así, pero se respira en el ambiente que para triunfar has de estar buena y ser monísima desde niña. Juegan a ser modelos, hacen posados. La belleza lo es todo.

¿Qué son los padres troll?
Los que por ejemplo crean mal rollo en las redes sociales de la escuela. Son especialistas en sembrar cizaña, muy dañinos.

¿Vamos hacia una sociedad de adulescentes que nunca maduran?
Sí, yo lo veo en los políticos. Unos egos enormes, nadie cede, todos tienen razón.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine