12 de enero de 2016
12.01.2016
Adiós a David Bowie, una leyenda del rock

Diez discos fundamentales

A través de cinco décadas de creación, Bowie ofreció una visión diferente del mundo desde el glam-rock al soul, el post-punk o la música industrial

12.01.2016 | 01:06
Diez discos fundamentales

­En sus casi 50 años de carrera, David Bowie, «el hombre que cayó sobre La Tierra», ofreció al mundo una mirada singular más allá de la literal irregularidad de sus pupilas, con álbumes casi proféticos que convirtieron el futuro en presente. Estos son los diez discos que marcaron su/la historia.

The Man Who Sold the World (1970)
Tras Space Oddity (1967), que contenía la mítica canción homónima en la que La Tierra llamaba al mayor Tom y que estrenó su relación con Tony Visconti como productor, Bowie se planta un vestido para la promoción de este álbum, que contiene las semillas de lo que después vendría desde Marte. Está considerado el origen del glam-rock.

Hunky Dory (1971)
Aunque sólo fuese por la excelente Life on Mars?, habría que reivindicar este disco que ensalzaba a Andy Warhol, Bob Dylan y Lou Reed y que el propio Bowie valora como uno de los más importantes de su carrera. «Voy a
ser enorme», pronosticaba el músico en una entrevista de la época.

The Rise and Fall of Ziggy Stardust and the Spiders from Mars (1972)
El trabajo que lo convirtió en una estrella global y en el que apuntaló sus grandes señas de identidad musicales y escenográficas, con toques de ciencia ficción, fue también un torbellino en el que se permitió divagar sobre política, consumo de drogas y exploración sexual.

Aladdin Sane (1973)
Su mirada se posa en Estados Unidos y el fruto de su gira por aquel país como Ziggy Stardust desemboca en las canciones de este disco, el primero concebido como una gran estrella y su primer número 1 en ventas en Reino Unido. Basta decir que es el álbum de la icónica portada del rayo cruzándole el rostro.

Station to Station (1976)
Hasta 1975 no cosechó su primer sencillo número 1 en Estados Unidos, Fame, incluido en Young Americans. El sucesor de este trabajo supuso otro revulsivo, y eso que Bowie estaba entonces sumido en una debacle mental por su adicción a los estupefacientes. Con él creó al adusto Duque blanco y marcó la transición del soul al robótico influjo germánico de Kraftwerk.

Low (1977), Heroes (1977) y Lodger (1979)
Conocido como la trilogía de Berlín y de su colaboración con Brian Eno –no como productor– surgieron estos tres álbumes compuestos y en parte grabados en la zona oeste de la ciudad alemana. Por su ambición están considerados tres de sus álbumes más influyentes, sobre todo para la forja del new wave, el post-punk y la música industrial.

Let´s Dance (1983)
«Quiero un hit», dijo Bowie cuando contrató a Nile Rodgers como productor. Dicho y hecho. Como ya había hecho con el previo Scary Monsters (And Super Creeps) (1980), abandonó el carácter experimental de la trilogía berlinesa por un estilo más abierto, desenfadado y bailable. ¿El resultado? Su álbum más vendido, con 7 millones de copias despachadas en todo el mundo.

The next day (2013)
Las no tan acertadas décadas (creativamente hablando) de los 80 y 90 culminaron con el excelente Reality (2003), pero Bowie dejó pasar diez años antes de sorprender de la noche a la mañana con este disco que estuvo nominado al Mercury Prize y que, sin ser especialmente innovador, ofrecía sólidas composiciones sobre la edad y el amor.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine