«El teatro es una potente herramienta de crecimiento social»

14.12.2015 | 05:04
«El teatro es una potente herramienta de crecimiento social»

Define el teatro como «un espacio mágico, un espejo». En la actualidad está inmerso en varios proyectos. Ensaya la obra El professor Bernhardi para el Nacional de Cataluña, y en enero estrena la segunda temporada de la serie Bajo sospecha. También interpreta Terra baixa.

Después de tantos años sobre las tablas, ¿ha llegado a alguna conclusión sobre la función y lo que significa el teatro?

Para mí es un espacio mágico. Me gusta pensar en el teatro como una herramienta de crecimiento a nivel consciente y social muy potente. El teatro es un espejo. Nos ofrece la posibilidad de reconocernos. Y creo que, al final, la herramienta de crecimiento más importante es conocerse a uno mismo. Y el teatro es esa herramienta viva que permite reconocernos.

¿Trabajaría más para el cine?

El cine me entusiasma. Del cine lo que me apasiona es la posibilidad de la lupa y poder trabajar la letra pequeña de las cosas. Pero no todo me va bien en el cine. Cuando quiero hacer cine, han de ser cosas que me gusten.

¿Quién fue el mejor actor del reciente debate electoral?

No lo vi porque estaba trabajando. He leído que Pablo Iglesias fue el más seductor de cara a la gente joven. Que Rivera empezó nervioso pero que después mejoró. Que Soraya estuvo a la defensiva, pero se entendió que pusieran a Soraya y no a Rajoy porque Rajoy es un impresentable. No tiene nombre que no fuera al debate. En Madrid, la mayoría de la propaganda que han puesto es de ella, de Soraya. Esto es algo que nunca se había visto cuando el candidato es otro. Y Pedro Sánchez creo que estuvo muy de lección aprendida. Por encima de todo, a mí lo que me gustaría es echar a Rajoy. Pero después debería verse cómo queda todo. La situación está apasionante de aquí al día 20.

¿Debería cambiarse el estatuto del artista si entra un nuevo gobierno?

Sí. La realidad de ahora es espantosa, peor no se puede estar. Y hay un responsable máximo de esta realidad: el PP. En el mundo del cine, se están pagando facturas muy altas del «no a la guerra» y al tema del Prestige. Deberíamos mirar a los franceses, que saben valorar de verdad su cultura.

¿No cree que el desprecio a la cultura es algo más social?

También. Venimos de 40 años de franquismo que han hecho mucho daño y que arrinconaron la cultura. Recuperar esto es muy difícil. Ha habido un paréntesis demasiado grande. Mientras en algunos países la cultura era un vehículo de identidad, aquí era algo que se apartaba o era de pandereta. Es como si la cultura ya no estuviera en los genes de nuestro país. Se ha perdido por el camino. Hay un enorme trabajo pedagógico por hacer.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine