Richard Gere, de príncipe azul a mendigo solitario

El actor invita a ponerse en el lado de los «sin techo» en la presentación en Madrid de la película Invisibles

25.11.2015 | 00:53
Richard Gere, de príncipe azul a mendigo solitario

Con una hora de retraso, saludando en español (¡buenas tardes!) y pidiendo agua para todos, Richard Gere mostró ayer su cara más humanitaria durante la presentación en Madrid de Invisibles, una película «poco comercial» que invita a los espectadores a ponerse en la piel de los «sin techo».

En las antípodas de su habitual imagen de seductor, el príncipe azul por excelencia de la comedia romántica de los 90 se transforma en un mendigo solitario (eso sí, limpio) en un filme que ha tardado casi una década en sacar adelante y que él mismo ha producido, convencido de que «los cambios empiezan por el individuo».

Acompañado por el presidente de la Fundación Rais, Fernando Vidal, que presta apoyo en España a las personas sin hogar, y por el distribuidor de la película, Lluis de Val (Inopia Films), Gere dedicó casi toda la rueda de prensa a sensibilizar a los presentes con la causa y de paso alabó a la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena.

«Me han dicho que tenéis un alcalde muy bueno ahora que quiere solucionar estos problemas de manera humana, responsable y usando el dinero de forma inteligente. Aplaudo a ese alcalde», ha señalado tras recordar los «malos» tiempos de Rudolf Giuliani en Nueva York, donde se desarrolla la (poca) trama de Invisibles.

La vista de Gere a Madrid ha causado un gran revuelo mediático debido, entre otras cosas, a su actual noviazgo con la empresaria española Alejandra Silva, con quien acudió anoche al preestreno de la película, que llegará a las salas el día 18 de diciembre.

Un grupo de 70 indigentes, invitados por la Fundación Rais, acudieron también al evento. «Ellos no son críticos y rara vez espectadores, pero lo que nos dijeron después de la proyección fue: esto es la cruda realidad», señaló Vidal al presentar a Gere.

Filmada con planos generales, a menudo alejados del protagonista o desde detrás de cristales, Invisibles se recrea en los tiempos muertos, la frustración y la impotencia que muchas de estas personas sienten cuando tratan de integrarse en el sistema.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine