04 de septiembre de 2015
04.09.2015
ÚLTIMA HORA
Desalojado el aeropuerto de Schiphol tras disparar la Policía a un individuo

«La historia de la viuda de Larsson es una novela»

04.09.2015 | 00:35

Stieg Larsson habría cumplido el pasado 15 de agosto 61 años, pero falleció hace ya casi once, en noviembre de 2004, víctima de un ataque al corazón, y sin saber que su obra Millennium se iba a convertir en un fenómeno planetario. Su pareja durante 30 años, Eva Gabrielsson, no ha visto ni un duro en derechos de autor.

Son los herederos de Larsson quienes han autorizado esta cuarta entrega y han elegido al escritor. ¿Pero quiénes son estos herederos? ¿Su viuda?

Stieg Larsson vivió más de 30 años con Eva Gabrielsson, ella era su pareja. Pero no estaban casados y no tenían ningún documento que los atestiguara como pareja de hecho. Ella se queda con las manos vacías al morir Stieg. No hay ningún papel o documento que la haga heredera... Es incomprensible que algo así suceda en una sociedad tan avanzada como la sueca. Legalmente el padre y el hermano son los herederos. A Eva Gabrielsson la conocí en Madrid en unas jornadas que se dedicaron a Stieg Larsson. Ella no quiere saber nada de los derechos de autor. Quiere o todo o nada y hay un resquemor con la familia porque ella sostiene que Stieg no se llevaba bien con su familia... Y además está la polémica con la cuarta parte de la saga.

Porque Larsson dejó medio escrita una cuarta parte pero no tiene nada que ver con la que sale ahora publicada...

Eso es. La cuarta parte que dejó medio escrita Larsson está en un ordenador portátil que tiene Eva, su mujer, pero ese ordenador pertenece a la revista donde él trabajaba. Ese ordenador no es suyo.

Ya, pero los archivos personales o propios que hay dentro...

No. Es de la revista.

¿Pero está en casa de Eva?

Supuestamente, dicen.

Pero ella puede copiar ese archivo.

Ya, pero si lo saca se mete en un buen lío.

¡Esto da para una novela!

Es una novela, sí, la historia de Eva es una novela. Si saca la cuarta parte del libro la van a crujir. Pero yo lo haría. A ver qué pasa. Dicen que en esa novela Mikael y Lisbeth se van a Canadá y que hay escritas unas 200 páginas.

Más o menos una tercera parte de lo habitual en Larsson ¿no?

El primero creo que tiene unas 600 y el tercero casi 800. Los tres suman 2.313 páginas. El último tiene unas 600 páginas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine