03 de septiembre de 2015
03.09.2015

El Princesa de Asturias premia a los religiosos que luchan contra el ébola

La orden San Juan de Dios, que perdió a dos sacerdotes españoles por el virus, recibe el premio de la Concordia

03.09.2015 | 16:01
El Princesa de Asturias premia a los religiosos que luchan contra el ébola

La Orden Hospitalaria de San Juan de Dios, una de las mayores organizaciones internacionales de cooperación del mundo, obtuvo ayer el Premio Princesa de Asturias de la Concordia en reconocimiento a una «ejemplar labor asistencial desarrollada a lo largo de cinco siglos», muy visible en casos como la crisis del ébola.

El fallo, que se dio a conocer ayer en Oviedo, destaca que esta hermandad católica que está presente en más de 50 países «se centra, en los difíciles momentos que hoy vive el mundo, en cuestiones tan sensibles como la epidemia de ébola, las crisis migratorias y, en general, la protección de las personas más desfavorecidas y en riesgo de exclusión».

A esta institución que cada año presta atención sanitaria o asistencial a más de 27 millones de personas, pertenecían también los dos religiosos españoles muertos el pasado año a causa del ébola, una crisis sanitaria ante la que esta institución secular tuvo un papel asistencial muy activo y que ha estado muy presente en el jurado a la hora de conceder el galardón.

De hecho, el presidente de la Fundación Juan Ciudad, Miguel Ángel Varona, reconoce que «las circunstancias de la muerte de los misioneros Miguel Pajares y Manuel García Viejo a causa del ébola en 2014 han estado muy presentes en la concesión del premio».

A ellos, a todos sus pacientes y a la sociedad, por su apoyo, dedicó este premio que, en su opinión, va a servir también para «llamar la atención sobre la labor que, en general, hace esta ONG en los 330 centros de asistencia sociosanitaria que tiene repartidos por todo el mundo», especialmente América y África, donde han asistido a más de 30 millones de personas cada año.

Para el director de la ONG Juan Ciudad, José María Viadero, el Premio Princesa de Asturias supone un «reconocimiento» y demuestra que a la sociedad «le sigue interesando» la labor que realizan y que es «sensible» a estos temas. Al igual que Varona, Viadero cree que la experiencia vivida el año pasado a causa del ébola tiene «mucho que ver» en la concesión del premio.

La orden San Juan de Dios
Fundada en Granada en 1593 por Juan Ciudad, la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios está integrada actualmente por 1.142 hermanos, alrededor de 50.000 colaboradores profesionales con una vinculación laboral y más de 7.000 voluntarios.

En España, la Orden gestiona alrededor de 20 hospitales médico-quirúrgicos que suman más de 7.300 camas y cerca de 2.000 trabajadores, y dispone de la Fundación Juan Ciudad.

Más de 300.000 benefactores-donantes prestan su ayuda económica a través de donaciones particulares, periódicas o puntuales, y en forma de legados y herencias a esta institución que, en los últimos años, han ayudado a las víctimas del terremoto en Perú (2007), del tifón Yolanda en Filipinas (2013) y a las más vulnerables de la crisis económica en España.

Asimismo, desarrolló un papel importante durante la epidemia del ébola del pasado año con la puesta en marcha de la campaña «Paremos el ébola en África del Oeste» solicitando donaciones para sus hospitales en Lunsar (Sierra Leona) y Monrovia (Liberia), en los que trabajaban los dos misioneros españoles y otros 18 colaboradores que también fallecieron.

A la lucha contra esta enfermedad, previsiblemente, se dedicarán los 50.000 euros con los que está dotado este galardón, según destacó Varona, que se mostró convencido también de que la Orden también va a colaborar ante la crisis migratoria que actualmente se vive en Europa.

La Orden Hospitalaria de San Juan se impuso en la última votación por amplia mayoría a la Federación de Donantes de Sangre, la otra candidatura finalista entre las 27 que en esta ocasión optaban a este galardón.

Tras hacerse público el fallo, varios de ellos han destacado la importancia de reconocer el trabajo y labor solidarios promovido desde Europa ante conflictos bélicos o crisis como la del ébola.

Éste ha sido el último premio en fallarse de los ocho que anualmente concede la Fundación.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine