Blog 
Ojo crítico
RSS - Blog de Jorge Cremades Sena

El autor

Blog Ojo crítico - Jorge Cremades Sena

Jorge Cremades Sena

Nací en Aspe (Alicante) en 1948. Acabé estudios de bachillerato superior en Andújar (Jaén); magisterio en la escuela normal de Alicante; y me licencié en Geografía e Historia en la Universidad de Alicante. Tras participar en los movimientos estudiantiles de la época, me afilié a UGT y al PSOE en 197...

Sobre este blog de Nacional

El blog pretende hacer un análisis crítico de la situación política y social, especialmente de aquellas normas, comportamientos y actitudes públicas que, diariamente, conforman el proyecto de futuro para salir de la crisis en que estamos inmersos.


Archivo

  • 02
    Septiembre
    2017

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Alicante Nacional

    DEMAGOGIA E IRRESPONSABILIDAD PELIGROSAS


                            En plena efervescencia del demagógico e ilegal “procés” soberanista, las dudas sin resolver de la investigación de los atentados de Barcelona y Cambrils evidencian que determinadas demagogias e irresponsabilidades políticas pueden ser muy peligrosas y, por tanto, hay que despejarlas y erradicarlas cuanto antes para que los ciudadanos sepan qué nos estamos jugando y obren en consecuencia. En efecto, mientras Gilles de Kerchove, coordinador antiterrorista de la UE, manifiesta que “lo de Barcelona volverá a pasar, hay 50.000 radicales en Europa”, avisando además de que “en menos de cinco años habrá ciberataques a presas, centrales nucleares y espacio aéreo”, añadiendo que “los bolardos son necesarios porque hay un efecto claro de imitación en el terrorismo” e informando de que “usamos big data para detectar los cambios de personalidad de los yihadistas, pero no basta”, (todo ello pone de relieve el peligro y la dimensión del problema), resulta que el Govern de Catalunya mintió, demagógica e irresponsablemente, para ocultar que la alerta llegó a los Mossos, pues, tras negarlo categóricamente, ahora el Conseller de Interior y el Mayor de los Mossos admiten que el aviso de la CIA les llegó en mayo. Antes, mientras condecoraban precipitadamente a los Mossos por su actuación tras los atentados (la Policía Nacional y la Guardia Civil, con un exquisito historial de lucha antiterrorista, quedaban excluidas de las condecoraciones), el Govern mintió descaradamente negando varias veces cualquier contacto con la CIA por boca del mismísimo Puigdemont (“ya nos gustaría tener relación con la CIA, pero evidentemente eso no ha ocurrido”), del Conseller Forn (“no tenemos relación con la CIA, nos encantaría, por lo tanto no hemos recibido información directa”) y de Trapero, jefe de los Mossos (“es mentira, no es competencia de los Mossos la relación con los servicios de Inteligencia”). Hoy, tras arremeter contra el periódico que publicó la existencia de dichos avisos, la Generalitat admite que tuvo información, aunque, como ya nos tiene acostumbrados, arremete y culpa al Estado, pues, según el mentiroso consejero de Interior, que finalmente admite que recibió una alerta de atentado, precisamente en La Rambla, “el Estado dijo que el aviso no tenía relación con el ataque”, mientras Antiterrorismo confirma que los servicios de inteligencia de EEUU avisaron a los Mossos casi tres meses antes del atentado y el Govern, ante la evidencia, reconoce que conocía la notificación pero que no le dio “credibilidad”. Se conoce además que sí hay una fluida relación de los Mossos con la CIA ya que reciben cursos en la central de Virginia, donde se les formó para valorar las alertas de atentado en la central de Langley. Razones más que suficientes para que Moncloa hoy reproche a Puigdemont que ocultara la alerta de la CIA, ya que “debe explicar por qué negó” el aviso de EEUU (además de los avisos desde Bélgica) sobre un atentado “específicamente en La Rambla”, mientras la Generalitat, con el cinismo que la caracteriza, intenta sacar ventaja de su propio fiasco diciendo que se intenta culpar a los Mossos de la matanza, cuando, en todo caso, los responsables son ellos y no la policía autónoma catalana que simplemente se limita, como la Guardia Civil o la Policía Nacional, a cumplir con su trabajo, bajo las directrices recibidas por los mandos, nombrados por los pertinentes gobiernos. El gravísimo problema es que... (sigue leyendo en Blog Mi punto de vista, http://jorgecremades.blogspot.com.es/)

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook