Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN y de otros artículos. Pero uno también le da a otros géneros y al humor gráfico desde mis tiempos en La Codorniz

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura, lo cotidiano y la creatividad. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la ternura, la acidez y la transposición de ideas en unas cuantas pinceladas


Archivo

  • 25
    Septiembre
    2017

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Cultura

    Tres, dos, uno...

    No hay vuelta atrás. Es demasiado tarde y no existe ninguna solución. Solo queda cruzarse de brazos. No se puede hacer otra cosa. Nadie puede hacer nada para resolver el problema. Lo ha dicho todo el mundo y la conclusión es la misma.

    Atrás se dejan tantas historias, realidades y huellas… Hechos mejores y peores. Así que quédense con lo mejor. Y recen si lo desean. Despídanse de sus familiares y amigos. Cuesta creerlo y pensar que nada pueda haberse realizado para evitar lo que ahora ya es inevitable.

    Tres, dos, uno...

    Señoras, señoras, esta representación se acaba. Se hará el oscuro y caerá el telón. La función va a terminar y nada ni nadie puede remediarlo. Todos hemos sido responsables de alguna manera. Pero no terminábamos de creerlo. No. No es una broma. ¡Ojalá lo fuese! Es la pura y simple realidad.

    Ahora vienen los arrepentimientos, lo que podría haber sido y no fue… Es inútil. Como digo, es demasiado tarde y no existe ninguna solución. Ya saben. No hay vuelta atrás por si algún despistado no se entera aún. No. No es una equivocación. Ni una farsa.

    Tres, dos, uno...

    Vuelvo a repetir que lo ha dicho todo el mundo y no hay error posible. Porque, según todas las declaraciones, el fin del mundo se producirá dentro de media hora. No habrá tiempo de prórroga. Media hora. Cada vez falta menos. Me callo…

    Diez, nueve, ocho, siete, seis, cinco, cuatro, tres, dos, uno… Han pasado treinta minutos. Y comprobarán que no ha ocurrido nada. Quizá haya algún motivo para la esperanza. No sé. Al menos de momento, seguimos aquí. Aquí seguimos. ¡Suerte!    

    Pinchen este enlace de cine  https://youtu.be/nhCmDbJAPDg  

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook