Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN y de otros artículos. Pero uno también le da a otros géneros y al humor gráfico desde mis tiempos en La Codorniz

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura, lo cotidiano y la creatividad. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la ternura, la acidez y la transposición de ideas en unas cuantas pinceladas


Archivo

  • 21
    Febrero
    2018

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Cultura

    ¡Olé, olé!

    Gracias, Padre, Hijo y Espíritu Santo por inspirarme de esta forma. Por haberme lanzado ese soplo celestial que ha encendido mi bombilla y me ha dado la lucidez necesaria para escribir la letra y dar moral al patriotismo de hojalata. El himno en versión musical de una servidora, mucho española, española por los cuatro costados.

    Estoy inflada de orgullo y profundamente abrumada por las muestras de afecto recibidas. Quiera el cielo que mi letra pueda ser la oficial de nuestro emblemático himno por la gracia de Dios. Nunca imaginé este fulgurante éxito, pero lo intuía y lo necesitaba para reverdecer los laureles como novia de España. Amén.

    ¡Olé, olé!

    Mi genial y oportunista idea no ha pasado desapercibida… Estaba yo en la cama soñando, y la divina providencia me lanzó un flash. Toqué el piano en plan melódico, a mí manera, y escribí hipnotizada, bajo el glorioso influjo de las altas cumbres. He ahí la prueba de cuanto os digo. La letra compuesta por una servidora, mucho española, española por los cuatro costados, que huye del “chunda, chunda” ¡Olé, olé!

    Dice más o menos que vuelvo a mi casa, vuelvo a mi hogar. Que tengo el corazón contento, lleno de alegría, y que hoy canto a España con lágrimas y un Kleenes. Resistí en Miami como contribuyente y seguiré resistiendo donde esté. Resistiré, resistiré. Para no quedarme sin trabajo y seguir cantando una, grande… Sin pedir disculpas, envuelta en la bandera y con el inmenso honor de sentir un rayo de sol en mi cara.

     Â¡Olé, olé!

    Y los que no experimenten estas sensaciones, “que se jodan”. Que disfruten con su precariedad y se vayan a freír espárragos, o que se chupen el índice. ¡Gracias, gracias! De verdad. Muchísimas gracias, mucho españoles, y que sigáis aplaudiéndome como merecen los huecos, grandilocuentes y sentimentaloides suspiros de esta emigrante novia de España. Vuestra chica yeyé con permiso de doña Concha.     

    Pinchen este enlace de música  https://youtu.be/EMstryf6po8   

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook