Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN y de otros artículos. Pero uno también le da a otros géneros y al humor gráfico desde mis tiempos en La Codorniz

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura, lo cotidiano y la creatividad. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la ternura, la acidez y la transposición de ideas en unas cuantas pinceladas


Archivo

  • 02
    Enero
    2018

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Cultura

    El 'tonto' de la Navidad (5)

    No sé por qué regalamos, hace siglos, oro, incienso y mirra a la criatura en lugar de pañales, polvos de talco y una manta con el fresco que hacía en el pesebre… Como somos Magos, seguimos con nuestros dromedarios recorriendo las casas para dejar obsequios. Esto cansa mucho, pero es nuestro oficio y no debemos fallar nunca. 

    A los niños que se han portado bien les obsequiamos pelotas o tirachinas para que jueguen en el salón y lo rompan todo. A los niños que se han portado mal ya no les regalamos carbón, porque organizaban incendios en las habitaciones y se portaban peor aún. Ahora les dejamos dulces en las zapatillas para que se vuelvan buenos, aunque da igual. Siguen incendiando las habitaciones en cuanto sus papás se descuidan. 

    El 'tonto' de la Navidad (5)

    Los niños buenos nos dejan lechugas bien aliñadas en las casas. Se las comen siempre los dromedarios. Y los niños malos nos dejan botellas de anís para que nos emborrachemos y nos pongan multas por circular bebidos. 

    Nos gusta desfilar en las cabalgatas. No es fácil. Hay muchas, y es difícil estar en todas. Menos mal que somos Reyes Magos de Oriente… También nos gusta tirar caramelos a las madres, cacahuetes al personal y roscones a los mendigos para que puedan llevarse un roscón a la boca.   

    El 'tonto' de la Navidad (5)

    Yo acabo de llevar a mi dromedario al taller de reparar dromedarios porque se le ha pinchado una pata y debe andar perfectamente. No obstante, llevaré una de repuesto. Ya nos gustaría a nosotros que los Reyes fuesen los padres con tal de quitarnos este follón de encima.    

    Pinchen este enlace de vídeo  https://youtu.be/I8oDCBDzgGQ    

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook