Blog 
Los días laborables
RSS - Blog de Luis Mira Aznar

Sobre este blog de Sociedad

Un breve y desafinado canto a la vida.


Archivo

  • 28
    Noviembre
    2016

    Esto es sólo para decirte que

    Existen pensamientos brevísimos que apenas necesitan palabras. Pensamientos que no puedes dejar escapar porque, si no los atrapas en el momento adecuado, se marchan y ya nunca más vuelven. Renunciar a ellos es una leve forma de suicido.

    Hoy ha ocurrido. He pensado —por ejemplo— en si este montón de palabras que estoy ordenando aquí y ahora recordarán algún día que estuvieron juntas y que formaron un pequeño texto que hablaba de ti.

    Quien quiere tanto

    como piensa

    Quien piensa tanto

    como vive


  • 14
    Noviembre
    2016

    Ziro y un puzle

    Asía y yo queríamos un crío. Un día en la comida se lo dejé caer a mi madre que me soltó una hostia por puro acto reflejo como uno de esos mecanismos de defensa que las madres llevan siempre incorporados. De allí salí sino cambiado, confuso. Así se lo hice saber a mi chica y tomamos la decisión de adoptar un perro que es una de las ideas más inteligentes que alguien ha tenido nunca por mí.

    Recorrimos el pueblo observando toda esa publicidad olvidada y romántica que son los carteles en tablo...


  • 07
    Noviembre
    2016

    Ni siquiera el gordo ese

    El miércoles estuve practicando un poco de fútbol control que en mi caso significa llevar el tiempo para ir cambiando de portero mientras le choco los cinco al que mete los goles. Conduciendo de vuelta a casa me cayó la nostalgia encima y me puse a pensar en lo duro que era saber que me quedaban menos partidos de los que ya había jugado.

    Y cuando volví atrás, cuando tiré de mí para recordarme, no recuperé más que aquella frase que me soltó mi padre cuando jugaba al fútbol como si aquello se tratase de ...


  • 31
    Octubre
    2016

    No habrá sino recuerdo

    Hay golpes que necesitan hielo y golpes que necesitan tiempo. En una semana en la que celebramos por los que ya no están hablemos sobre las despedidas.

    A despedirse nadie aprende. Llega el momento y tienes que hacerlo. Hay también en la vida otros momentos que no se aprenden. A morir, por ejemplo. Pero eso es otro tema. Sería gracioso por otro lado aprender a morir.

    La despedida es más triste (y dolorosa) si cabe porque eres consciente y sabes que en alguna parte del mundo esa persona está caminando hacia el trabajo, haciendo cola en el s&uacut...


  • 24
    Octubre
    2016

    El día más feliz de mi vida

    Al cuarto cabezazo el jefe me mandó a probadores que es un sitio interesantísimo en el que nunca pasaba nada. Llevaba 45 minutos de penitencia cuando salí con voz de mando a demostrar que no tenía ni la menor idea de lo que estaba haciendo.

    — Oye, aquí estoy solo yo o qué pasa.

    — Pues no sé, mira la hoja.

    — ¿Qué hoja?

    — Tú llevabas aquí un par de meses ya, ¿no?

    No importaba. Yo aquí había venido a humillarme, que diría Jabois. Localic...


  • 17
    Octubre
    2016

    ¿Qué haces?

    David Foster Wallace consumió, entre otras cosas, mucha televisión. Cuando el periodista David Lipsky en "The End of the Tour" le pregunta por qué no tiene televisor en casa Wallace confiesa que no escribiría si tuviese.

    — Es así de fácil. Lo mejor que sé hacer, aquello para lo que creo estar destinado, queda relegado a un segundo plano cuando enciendo el televisor.

    Antes de finalizar la conversación Wallace hace una última y brillante confesión; internet y la realidad virtual hará que pronto pref...


  • 10
    Octubre
    2016

    Un dandy

    Total que una noche de verano del 2013 saqué del local a una niña morena de ojos verdes que era el catálogo con el que trabajaba por aquella época. Nos dejó la calle en la playa de San Juan donde acabamos mordiéndonos los labios jugando como cachorros. La cosa no pasó de allí así que la dejé en su puerta donde me despedí jurándole amor eterno y familia numerosa casi al borde de las lágrimas. Tiré calle abajo mientras ella me veía flipando desde su puerta.

    Al llegar de nuevo a la pl...