Blog 
Libertas
RSS - Blog de Santiago de Munck Loyola

El autor

Blog Libertas - Santiago de Munck Loyola

Santiago de Munck Loyola

Funcionario. Licenciado en Derecho y en Ciencias Políticas y Sociología. Residente en Alicante.

Sobre este blog de Nacional

Reflexiones sobre temas de la actualidad política y social.


Archivo

  • 05
    Octubre
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea


    Alicante
    Nacional

    Y, a pesar de todo, terceras elecciones.

    Tras el entretenido y vergonzoso espectáculo que los socialistas han ofrecido este fin de semana a los españoles y a pesar de los cambios surgidos del mismo en el seno del PSOE, el fantasma de unas terceras elecciones generales no ha desaparecido del horizonte. Es evidente que la radicalidad de Pedro Sánchez y de su equipo solo llevaban a una alternativa: o gobierno del “cambio”, es decir, gobierno socialista con el populismo e independentistas o terceras elecciones, es decir, la constatación del fracaso de una clase política egoísta y sectaria a más no poder. Pero no sería justo achacar en exclusiva al defenestrado líder socialista la responsabilidad de esa posición imposible porque se trata de una responsabilidad compartida por el conjunto de una organización que desde hace tiempo ha ido alejándose del centro político y de la moderación para instalarse en los campos de la radicalidad. Un PSOE podemizado, tal y como acaba de declarar el presidente de la nueva gestora socialista, para el que todo valía y de la mano de quien fuera con tal de arrebatar cuotas de poder local o autonómico.

     

    La organización socialista, como la popular cuando tocaba, ha evitado exigir responsabilidades políticas a su dirección y solo a última hora algunos han echado mano de ello para recordar que un político que ha cosechado seis derrotas electorales durante su corto mandato y que elección tras elección va empeorando los resultados electorales de su partido debería haber asumido responsabilidades y haber presentado su dimisión. Tarde se han atrevido a decir en voz alta lo que en cualquier democracia consolidada es una norma básica y ello, como es lógico, ha sido interpretado por muchos ciudadanos como una simple excusa. Es, cuando menos llamativo, que hasta el mismo día en que Felipe González no cargó contra Pedro Sánchez no se desató la tormenta que ha acabado con Pedro Sánchez y su equipo. Felipe González ha evitado, entre otras cosas, que el Rey se viera abocado a proponer a Pedro Sánchez como candidato a la Presidencia con un acuerdo bajo el brazo suscrito con Podemos que defiende el derecho a la autodeterminación y los independentistas. Menudo papelón habría tenido que asumir el Rey.

     

    La nueva dirección socialista sigue transmitiendo un mensaje imposible, un mensaje que por mucho que pretendan no cuadra: NO a la investidura de Rajoy + NO a terceras elecciones + NO a un gobierno apoyado por independentistas. Las tres posiciones a la vez no son posibles, son incompatibles y lo saben. Es verdad que modificar el primer NO requiere tiempo, pero el principal problema es que eso es precisamente lo que no hay, tiempo. Y el segundo NO está íntimamente ligado a que se sustituya el primer NO por una abstención en la investidura del candidato popular.

     

    Por su parte, en el Partido Popular conscientes de que el PSOE, dividido y sin candidato,  no puede permitirse ahora ir a unas terceras elecciones están dispuestos a subir el listón. Ya no quieren una simple abstención socialista, ahora reclaman cierta estabilidad para poder aprobar los próximos presupuestos y ciertas leyes. Se han hartado a decir que lo último que querían era unas terceras elecciones, que esas elecciones nos expondrían al ridículo internacional, etc. Y ahora, visto como está el PSOE y con un ojo puesto en algunas encuestas, parece que ya no les desagrada tanto esa posibilidad. No cabe la menor duda de que cambiarán el discurso como están cambiando la Ley Electoral. Dirán con toda seguridad que lo que en agosto les parecía de perlas, la abstención del PSOE, ahora es insuficiente porque no les garantiza la gobernabilidad, echarán mano de la imprescindible estabilidad y nos llevarán a esas terceras elecciones generales que, se supone, nunca han querido.

     

    Deberían tener en cuenta, antes de aventurarse a ello, que las elecciones las carga el diablo y que, a la luz de las encuestas, podrán arañar diez escaños más si es que el calvario judicial que les toca no lo impide, pero con toda seguridad conseguirán que la oposición esté encabezada por un crecido Pablo Iglesias, cada vez más engreído y prepotente, que tras haberse comido y digerido a Izquierda Unida se comerá otra buena porción de voto socialista. ¿Es eso lo que le conviene a España? Como se dice ahora, si el PP fuerza esas terceras elecciones, si cree que es bueno para España hacerlo debería hacérselo mirar.

     

    Santiago de Munck Loyola

    https://santiagodemunck.blogspot.com.es

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook