Blog 
Libertas
RSS - Blog de Santiago de Munck Loyola

El autor

Blog Libertas - Santiago de Munck Loyola

Santiago de Munck Loyola

Funcionario. Licenciado en Derecho y en Ciencias Políticas y Sociología. Residente en Alicante.

Sobre este blog de Nacional

Reflexiones sobre temas de la actualidad política y social.


Archivo

  • 03
    Noviembre
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea


    Alicante
    Nacional

    Empieza lo más difícil.

    Ha costado, pero al final se ha logrado. España vuelve a tener un gobierno y no en funciones, más de un año después de que se disolvieran las Cortes el 26 de octubre de 2015. Tras un fin de semana intenso, aderezado con vergonzosos espectáculos en el Congreso de los Diputados durante la sesión de investidura y con alguna que otra sorprendente entrevista televisiva, hoy jueves 3 de noviembre Mariano Rajoy ha anunciado su nuevo equipo de Gobierno.

    Habrá quien piense que el mecanismo constitucional no ha funcionado bien y que un año sin gobierno es una evidencia de su fracaso. Pero conviene echar la vista atrás, repasar la historia y, en especial, la génesis de nuestra Constitución. Es evidente que la Constitución del 78 no es perfecta y que abrió vías muy peligrosas sobre todo en lo referente a la estructura del Estado que afectan a la unidad de los españoles. Pero, con todo, ha sido un modelo que ha funcionado razonablemente bien y que nos ha dotado de una estabilidad política extraordinaria. La Constitución del 78 supuso sobre todo un enorme esfuerzo de reconciliación entre las dos Españas, la izquierda y la derecha. Este esfuerzo se plasmó en un texto con concesiones ideológicas por ambas partes y, como es lógico, con quizás demasiadas indefiniciones. Los políticos de entonces, ahora denostados por algunos, fueron capaces de realizar enormes cesiones, de dialogar y de buscar acuerdos para que la norma fundamental del Estado fuera capaz de garantizar la estabilidad y la alternancia política. Personas provenientes del más puro franquismo y sus adversarios políticos, incluso enemigos de la guerra civil, hablaron, dialogaron y pactaron. Y esta fórmula, el consenso en aspectos esenciales, ha sido clave en la arquitectura constitucional. Sin embargo, el camino escogido para sellar la reconciliación entre las otras dos Españas, la del centro y la periferia, ha fracasado. El paso de un Estado centralista a un estado autonómico, descentralización administrativa y política, no sólo no ha servido para acabar con la tensión centro-periferia, sino que a la luz de los resultados no ha hecho más agravarla.

    La responsabilidad de que España haya estado sin gobierno durante más de un año quizás hay que buscarla en las actitudes y los valores de gran parte de la actual clase política que no comulga con los sentimientos políticos que animaron a los constituyentes a superar los odios y enfrentamientos del pasado para buscar puntos de encuentro, lugares comunes sobre los que cimentar la convivencia de los españoles. Las líneas rojas, los cordones sanitarios, los vetos personales han primado más durante el último año que la búsqueda de consensos básicos y esenciales para que España pudiera ser gobernada. Y es, cuando menos curioso, que son algunos de los nuevos y más jóvenes políticos los que encarnan ese desprecio al consenso y al diálogo. Son precisamente buena parte de quienes se han criado a la luz de la Constitución del 78 los que más desprecian sus valores más sólidos para construir una política de diálogo y de pacto. Y para romper el círculo vicioso en que se había convertido la investidura de un Presidente del Gobierno han tenido que intervenir algunos de los protagonistas del 78.

    El fin de semana nos deparó el espectáculo poco edificante del diputado Rufián, un personaje cuyo partido solo quiere romper España, intentando insultar y descalificar a todos, especialmente a los socialistas a base de frases tuiteras y latiguillos inconexos, pero absolutamente incapaz de construir un discurso constructivo e intelectualmente comprensible. O el espectáculo del Sr. Iglesias que todavía no sabe bien si su sitio está dentro o fuera del Congreso, que se suma a la manifestación "Rodea el Congreso" promovida por Bildu, que no condena las agresiones a Diputadas de Ciudadanos, pero que no tiene inconveniente moral alguno en aplaudir, junto con sus compañeros, a la gente más indigna que ha pisado ese hemiciclo como son los de Bildu. El Sr. Iglesias, ahí lo tiene claro, nada de líneas rojas con los representantes políticos de la banda asesina etarra. Y también pudimos escuchar las confesiones del defenestrado Pedro Sánchez, más cerca de los podemitas que de los constitucionalistas y más cerca de los que quieren romper España que de quienes defienden su unidad. Ha evidenciado que le daba igual el mandato de su Comité Federal, que creía que podía construir una alternativa de gobierno de la mano de los podemitas, de los independentistas y, si hubiera hecho falta, de los bilduetarras. Curiosamente, de la mano de todos aquellos para quienes, por unas u otras razones, la Constitución del 78 es papel mojado.

    Tenemos Gobierno y ya es algo, pero estamos lejos de reconstruir un espacio de convivencia y un espectro político que vuelva a garantizar progreso y estabilidad. Son necesarias muchas reformas empezando por todas aquellas que impliquen una sustancial mejora en la calidad democrática de los partidos constitucionalistas. Hay que volver a revitalizar los principios de dieron paso a nuestra Constitución y atraer a la inmensa mayoría de los ciudadanos hacia ellos. Regenerar no es tarea fácil, pero es imprescindible. Nos jugamos demasiado.

    Santiago de Munck Loyola

    https://santiagodemunck.blogspot.com.es

     

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook