Blog 
Libertas
RSS - Blog de Santiago de Munck Loyola

El autor

Blog Libertas - Santiago de Munck Loyola

Santiago de Munck Loyola

Funcionario. Licenciado en Derecho y en Ciencias Políticas y Sociología. Residente en Alicante.

Sobre este blog de Nacional

Reflexiones sobre temas de la actualidad política y social.


Archivo

  • 18
    Noviembre
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea


    Alicante
    Nacional

    40 años de una votación histórica.

    Hoy se cumplen 40 años de la celebración de un histórico pleno de las Cortes Generales, de las Cortes franquistas, en el que se aprobó la última de las ocho Leyes Fundamentales del Reino, la Ley para la Reforma Política que sería ratificada en referéndum el 15 de diciembre posterior y que sería la que abriría paso a la democracia y a la Constitución de 1978. Hay que recordar que el régimen español no contaba entonces con una Constitución formal, sino con un conjunto de Leyes que tenían el carácter de constitucional y que habían ido siendo promulgadas entre 1938 y 1967. La última Ley fundamental, la octava, sería la Ley para la Reforma Política y en la práctica serviría, mediante la convocatoria de elecciones generales para unas nuevas Cortes compuestas por un Congreso y un Senado, para liquidar todo el entramado constitucional franquista y para sustituirlo por una nueva legalidad basada en una nueva Constitución.

    Las Leyes Fundamentales del Reino eran el Fuero del Trabajo, la Ley Constitutiva de las Cortes, el Fuero de los Españoles, la Ley del Referéndum Nacional, la Ley de Sucesión en la Jefatura del Estado, la Ley de Principios del Movimiento Nacional, la Ley Orgánica del Estado y finalmente la Ley para la Reforma Política.

    Algo que muchos desconocen es que también se acaban de cumplir 40 años de la fundación el 9 de octubre de 1976 de un nuevo partido político llamado Alianza Popular que más tarde se convertiría en el Partido Popular. Alianza Popular nació de la fusión de siete asociaciones políticas creadas al amparo de la Ley de Asociaciones aprobada por Arias Navarro: Reforma Democrática de Manuel Fraga, Democracia Social de Licinio de la Fuente, Acción Democrática Española de Federico Silva Muñoz, Acción Regional de Laureano López Rodó, Unión Nacional Española de Gonzalo Fernández de la Mora, Unión Social Popular de Enrique Thomas de Carranza y Unión del Pueblo Español de Cruz Martínez Esteruelas, formación que, por cierto había sido presidida por Adolfo Suárez hasta diciembre de 1975. Y este recordatorio viene al caso porque buena parte de los procuradores (los diputados) que habrían de votar en las Cortes el proyecto de Ley para la Reforma Política se constituyeron en el Grupo Parlamentario mayoritario, el Grupo de Alianza Popular. Este Grupo, demasiado confiado en sus expectativas electorales, fue el responsable en los trámites parlamentarios de forzar al Gobierno a introducir en el proyecto el criterio electoral mayoritario. Sorprende que nadie en el Partido Popular, heredero directo de aquella Alianza Popular que tan decisiva fue para contribuir al advenimiento de la democracia, haya recordado estos días que hace 40 años se fundó el partido. Pueden más los complejos y la amnesia selectiva que la una realidad de la que no deberían sentirse avergonzados. Todo lo contrario.

    El proyecto de Ley fue redactado por Torcuato Fernández Miranda, firme defensor de pasar de la Ley a la Ley, de respetar la legalidad para usándola sustituirla por otra. Tras pasar el filtro de instituciones como el Consejo del Reino y el Consejo Nacional del Movimiento, fue presentado al Pleno de las Cortes por el procurador Miguel Primo de Rivera y el defensor de la Ponencia fue el Ministro Fernando Suárez, político poco valorado e injustamente tratado después en Alianza Popular, quien realizó una brillantísima defensa del texto que se sometía a votación.

    Tras un intenso debate que se movió entre las proclamas nostálgicas e inmovilistas y las apelaciones a la concordia y al futuro, la Ley fue aprobada por las Cortes generales por 425 votos a favor, 59 votos en contra y 13 abstenciones. Con ello, las Cortes franquistas aprobaban su propio suicidio y abrían las puertas a la participación política partidista y a la democracia inorgánica.

    El 15 de diciembre de 1976 se celebró el referéndum nacional en el que la inmensa mayoría de los españoles dio el sí a esta trascendental Ley acudiendo a votar el 77,8 % del censo, a pesar de que buena parte de la oposición encabezada por el PSOE y el PCE hicieron campaña a favor de la abstención.

    El hecho cierto es que hoy se cumplen 40 años de una votación histórica que supuso el cambio de régimen gracias a una generación de políticos que fuese por sentido de la supervivencia o por responsabilidad y patriotismo supo estar a la altura del momento histórico y apostó por la concordia y la reconciliación nacional siendo conscientes la mayoría de ellos que con ello renunciaban de paso a sus propias aspiraciones y ambiciones políticas. Qué gran diferencia con algunas actitudes políticas tan extendidas ahora.

    Santiago de Munck Loyola

    https://santiagodemunck.blogspot.com.es

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook