Blog 
Libertad y orden
RSS - Blog de Pedro Luis Sánchez Gil

El autor

Blog Libertad y orden - Pedro Luis Sánchez Gil

Pedro Luis Sánchez Gil

Soy Pedro Luis Sánchez Gil y actualmente dirijo el Servicio Común de los Juzgados de Alicante (registro y reparto de asuntos y actos de comunicación y ejecución en la calle). Soy licenciado en Derecho y Letrado de la Administración de Justicia. Escribo artículos de opinión fundamentalmente en el dia...

Sobre este blog de Sociedad

Análisis político y de actualida social.


Archivo

  • 08
    Abril
    2017

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    SOCIEDAD Alicante

    LA FINANCIACIÓN COMO CUESTIÓN ELECTORAL

    Bien, como cuestión electoral, esa expresión es algo que puede predicarse de casi todo, y distinguir el grado en que en cada decisión participan unos u otros intereses no es tarea fácil. Es el interés. Unos dirán que el suyo es el legítimo, y el de los demás, no es que lo sea o no , sino que en realidad les importa bastante poco. A veces, nada.

    El que suscribe, basándose en lo que recurrentemente se ha venido afirmando desde hace años, se ha expresado hace ya mucho tiempo, cuando el PP gobernaba, y no solo en los últimos tiemos del referido gobierno, sino desde mucho antes, que la Comunidad Valenciana estaba infrafinanciada en relación con la media.

    También defendió quien suscribe que la incidencia de la crisis en la Comunidad fue especialmente cruenta por razón de la importancia la construcción en este territorio y por razón qeneral de la crisis financiera internacional. Por añadidura,  la financiación por parte del Estado era manifiestamente mejorable. Pero hubo un tiempo en que se callaba ostensiblemente dicha circunstancia porque lo que con era achacar a venía ala corrupción económica  la responsabildad  de la crisis, el origen y la causa de todos los males que afectaban a los ciudadanos. 

    Qué narices, quien suscribe no defiende que nadie se apropie de los caudales públicos, pero nunca me pareció que ese fuese el motivo principal de la crisis económica, ni en esta Comunida Autónoma ni en el resto de la existentes en España. El montante de las comisiones y de las distintas variantes del pillaje de algunos, en relación con los presupuestos públicos es pequeño, lo que en ningún caso los justifica. ¡ Por supuesto que no!

    No voy a traer aquí a colación los artículos que tengo escritos en este diario y en algún otro, pero ahí están publicados. Hace muchos años...muchos años que advertí sobre las tentaciones económicas de los que detentan el poder, el exámen de conciencia e intenciones del que eran deudores y que no hicieron, y si lo hicieron se lo pasaron por el forro. Y lo denuncié públicamente, sin ponerme medallas y sin buscar la obtención de  beneficio alguno de ello, a lo más la satisfacción de compensar en tan pequeña medida los muchos defectos que tengo.

    En estos presupuestos parece ser que la Comunidad Valenciana podía haber quedado mejor parada. Y si es así me parece lógico y razonable protestar por ello y exigir que cuanto antes pueda haber la debida compensación.

    Leo estos días los euros de menos con que se financia a la Comunidad Valenciana en relación con el número de habitantes. No cabe duda de que este es uno de los elementos a tener en cuenta, pero es obvio que no es el único.

    Algunos aprovecharán para arrimar el ascua a su sardina  hasta términos que resultarán ridículos. El Gobierno de España es quien tiene la potestad de proponer los presupuestos, que  después serán o no aprobados por el Congreso. A cada una de las Comunidades Autónomas les podrá parecer más o menos favorables para su territorio y sin duda tendrán derecho sus gobernantes y ciudadanos a denunciarlo en los ámbitos que tengan por conveniente. Y los distintos partidos políticos podrán proclamar que si ellos gobiernan harán una distribución u otra del dinero con que cuenta el Estado. Pero lo que nunca pueden poner en solfa es que quien propone y aprueba los presupuestos es quien tiene legalmente las facultades pqara hacerlo. así que órdagos a la grande en relación con la anterior afirmación, caben pocos. Y menos todavía hablar de si se rompe o se deja de romper España. Lo único que pone en riesgo España son los nacionalismos ultramontanos y los demagogos de distinto pelaje que pululan por los distintos territorios de nuestra nación, de nuestras comunidades autónomas, de nuestras provincias y de nuestros pueblos.

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook