Blog 
La captura de Cerbero
RSS - Blog de Juan Carlos Delrieu

El autor

Blog La captura de Cerbero - Juan Carlos Delrieu

Juan Carlos Delrieu

Alicantino, economista, con capacidad más analítica que intuitiva, una educada visión estratégica del mundo que nos rodea, aficionado al fútbol y, pese a todo, irracionalmente apasionado del Hércules!

Sobre este blog de Deportes

La más difícil tarea de Hércules era capturar a Cerbero en las puertas del Infierno. Se tuvo que sumergir en el inframundo, cruzándose con almas oscuras y mentes inaccesibles. No pudieron con él.


Archivo

  • 03
    Abril
    2017

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Alicante Deportes

    El Hércules: un acertijo sin solución

    Esta nota es homenaje a un equipo que, como la propia vida resulta ser un acertijo sin solución. Así ha sido durante más de 90 años nuestro equipo, el Hércules de Alicante, y así seguirá siéndolo hasta sus últimos días, sean estos cuando sean. No, no es un trabajo bien hecho, pero ... es nuestro equipo.

     

    Arranca el partido. Tras unos primeros minutos, que se hacen eternos, se mima la pelota, se mide el terreno y el entorno; se pone en práctica lo que tanto nos costó aprender. Llega el momento de crecer, de buscar ese acercamiento que sintonice con nuestros sueños. Las oportunidades emergen y la ilusión se irradia, se crea un vínculo afectivo entre el equipo y la afición. Emerge la pasión y el enamoramiento, la perfecta comunión, abrazados entre el azul del mar y la blanca luminosidad de Alicante, pero la línea que separa la felicidad de lo imprevisto siempre es muy delgada. Lo que parecía fácil se hierra y, con ello, surgen las primeras decepciones. Nos miramos los unos a los otros. Nadie puede creerse que no se haya logrado el objetivo. Lo que parece un sólido equipo, apiñado, se comienza a desvanecer a la vista de las dificultades.

    Los minutos se aceleran, el tiempo vuela, la vida pasa y los resultados que tanto anhelamos siguen sin alcanzarse.  Transcurre el tiempo y todo se ve negro, nos acercamos al inicio del fin. Como los vagones de la  montaña rusa que adornaban los alrededores del Rico Pérez en las fiestas de Navidad, nuestros sentimientos se desploman. Es un paraje desolador en el que nuestros sentimientos se empeñan en proteger a un equipo que, como un fantasma, languidece.

    Hasta ahora, cuando todo parecía perdido, cuando nos sentíamos descarriados, en el momento menos esperado, siempre emergía una figura que, con una actitud temeraria y burlona, acababa ofreciendo una asistencia deportiva o económica, lo que propiciaba una renovada ilusión que parecía responder  a las obsesionadas plegarias y súplicas que los vacilantes seguidores íbamosdesplegando. Hace mucho años fue el denostado Ortíz y ayer lo fueron Nieto y Javi Flores.

    Sin embargo, hoy por hoy, el amor, el cariño y la abnegación chocan contra la decepción, el sufrimiento y el agotamiento; fuerzas dispares que se unen, imprimiendo en un pergamino imaginario las bases para un nuevo ciclo vital que formará parte de su historia, el activo de mayor valor de este equipo. El Hércules siempre ha generado un contraste de emociones y sentimientos. Reímos y lloramos. Saltamos de alegría y, al caer, nos desmoronamos. El partido se acerca a su fin.

    Así es la vida. Así es el fútbol. Un acertijo sin solución. Así ha sido durante más de 90 años nuestro equipo, el Hércules de Alicante, y así seguirá siéndolo hasta sus últimos días, sean estos cuando sean.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook