Blog 
La captura de Cerbero
RSS - Blog de Juan Carlos Delrieu

El autor

Blog La captura de Cerbero - Juan Carlos Delrieu

Juan Carlos Delrieu

Alicantino, economista, con capacidad más analítica que intuitiva, una educada visión estratégica del mundo que nos rodea, aficionado al fútbol y, pese a todo, irracionalmente apasionado del Hércules!

Sobre este blog de Deportes

La más difícil tarea de Hércules era capturar a Cerbero en las puertas del Infierno. Se tuvo que sumergir en el inframundo, cruzándose con almas oscuras y mentes inaccesibles. No pudieron con él.


Archivo

  • 30
    Septiembre
    2017

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Alicante Deportes

    CONFUSIONES INTERESADAS

    Estamos en un momento en el que vuelve a ser muy difícil descifrar quien es el culpable de que el Hércules vuelva a desmembrarse institucionalmente

    No obstante, para mí, en la distancia que marcan esos 400 kilómetros entre Madrid y Alicante, reducidos virtualmente a un click que me lleva al Diario Información y a un par de whatssapp’s  con algunos amigos, el drama que está viviendo nuestro equipo sigue siendo el mismo que expuse en “Comportamientos Irracionales” el 28 de julio de 2017: al IVF le interesa deshacerse del Hércules, de la misma manera que a Ramírez y Ortiz les interesa pagar lo menos posible; incluso si existe alguna fórmula razonable, lo lógico sería hacerse con la propiedad pero sin comprometerse con las deudas.

    Si la balanza de la confusión se definiera de la manera expuesta anteriormente, la teoría de juegos sugiere que la verdadera razón de este embrollo se inclina hacia el argumento de que lo razonable es hacerse con el equipo pagando lo menos posible. Solo así se explica que el Hércules vuelva a vivir un vacío institucional tras la retirada de Ramírez de los derechos que le daban la propiedad accionarial del equipo.

    Son varias razones las que este dúo directivo han mostrado para señalar que no están dispuestos a invertir demasiado en este activo llamado Hércules, lo que puede resultar sensato porque el valor financiero del equipo es cero (aunque el valor intangible es más relevante: las puertas que abre ser presidente de un equipo como el Hércules, la influencia que proporciona y, sobre todo, su masa social cercana a los 6.000 seguidores tiene un valor significativo muy por encima de cero). La primera de esas razones se basa en la oportunidad desperdiciada en el mercado de invierno en la temporada anterior. La segunda, porque se demoró la construcción del equipo este año, pues se ha preferido jugar al gato y al ratón con el IVF (y también a la inversa, me temo) que diseñar un equipo robusto y competitivo. Finalmente, porque tanto Ramírez como Ortíz, han podido demostrar que no hay nadie más con el interés de hacerse con el equipo, lo que les hace la única opción viable para la supervivencia del Hércules y esto les confiere una posición de fuerza extraordinaria en cualquier futura negociación. Por todo lo anterior, a pesar de haber pujado en la segunda subasta, tengo la impresión de que realmente no se quiere realizar una inversión que da acceso a la presidencia y propiedad de una institución, todavía potente, pero que también exige el compromiso de sus pasivos. De ahí, que se hayan roto las negociaciones y se vuelva a poner en rego la viabilidad del equipo.

    Por el contrario, tengo la sensación de que la evidente animadversión de Illueca sobre Ramírez y Ortiz, no justifica que se ponga en peligro la desaparición del equipo o el cobro de las deudas. Demasiado riesgo (incluso penal) por un tema marcado por meros sentimentalismos. 

    Mientras tanto, podríamos hablar de lo mal que ha arrancado el Hércules la Liga en esta cuarta temporada en Segunda B, pero no hace falta porque si alguien confecciona un equipo con los mismos mimbres, con las mismas virtudes (aunque esas virtudes lleven un año más a sus espaldas y, por tanto, muestren algo menos de chispa), con los mismos defectos de diseño y sin tratar de apostarle con una inversión significativa al ascenso, pues tenemos lo que ya hemos visto en años anteriores. Un equipo famélico que, además, transmite el mismo vigor que su entrenador, que si tiene culpa de algo, es de no ser más enérgico. Aunque Siviero se ha ganado a pulso las críticas con sustituciones muy discutibles y planteamientos rácanos, es difícil culparlo de los malos resultados pues hace lo que puede con los recursos que dispone.

    Este equipo no funciona. No funciona por un mal diseño deportivo, pues adolece de las mismas debilidades que en años anteriores.

    Lo triste de todo esto es que me da la impresión de que todo se va a precipitar. Ojalá me equivoque y el sentido común de Ortiz (es decir, la necesidad de seguir conectado con la Alcaldía de Alicante para mantener vivos sus negocios empresariales), les haga recomponer la situación y se resuelvan todos los malentendidos y, con ellos, el Hércules pueda volver a ilusionar a sus aficionados.

    Macho Hércules!

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook