Blog 
En el Fondo
RSS - Blog de Mariano Miguel Soriano Sañudo

El autor

Blog En el Fondo - Mariano Miguel Soriano Sañudo

Mariano Miguel Soriano Sañudo

Nadie me vio, no pueden demostrarlo, ya estaba así cuando llegué.

Sobre este blog de Deportes

No existe la verdad, lo que existen son distintas versiones.


Archivo

  • 05
    Abril
    2017

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Alicante Hércules Deportes IVF Hacienda

    Snatch, cerdos y diamantes o cómo atropellar a un tren

     

    Casi al final de Snatch, el Turco hace una reflexión. “¿Alguna vez has mirado en la dirección incorrecta al cruzar la calle? Y paf, casi tienes un coche encima. ¿Que haces? Algo muy estúpido, te quedas paralizado y tu vida no pasa ante tus ojos porque tienes tanto miedo que no puedes pensar. Pero el gitano (Brat Pitt como Mickey O'Neil) no lo ha hecho, ¿por qué? Porque el ya planeaba atropellar al coche.”

    Al final, parece que se llegará a un acuerdo con Hacienda, la Agencia Tributaria, el IVF y el susum corda del que hablaban algunos hace meses, casi años. Al final, todo pasa por hacer una especie de “operación acordeón” como la que se intentó allá por junio de 2015.

    Si es que todo es tan sencillo como sentarse a hablar y negociar, no hay más. Vamos por partes. Hay un dato a la vista de todo el mundo que debería servir para algo. Hoy por hoy, Juan Carlos Ramírez no es accionista del Hércules. ¿Tiene voz y voto en el club? Sí, o eso parece. ¿Se ofreció a poner pasta? Pues también. Chico, y le abrieron la puerta. Vamos, que no tienen despacho porque no lo querrá.

    Esto significa una cosa. Que cualquiera que hubiese pasado por aquí ofreciéndose a colaborar hubiese tenido sitio. Fuese inglés, singapurense, chino, Falagán o el Araña. El que fuese. Y si no se tiene parné pues seguro que hay otras formas de colaborar. Jovenes expertos los hay por arrobas.

    Pero no, aquí había que lucirse. Lanzarse a la carretera sin mirar, o a las vías del tren. Prometer, y creerse, en campaña electoral lo de “sacar a Ortiz” por encima de “salvar al Hércules”. Prioridades de cada cual. Aquí, quienes han querido trabajar y sacar esto adelante, independientemente de cómo hemos llegado a esta, han seguido una linea clara. Se negocia con quien se tiene que negociar. Y punto. Se hacen reuniones, se habla, se negocia, se presiona cada uno con su estrategia y se llegan a acuerdos. En el fondo, lo que importa a estas alturas no es cómo hemos caído sino cómo nos levantaremos.

    Después de muchos años vendiendo el argumento de que “Ortiz no es el dueño” hubo quien entró en pánico cuando el mismo Ortiz compró el argumento. Sencillo, si no es el dueño no paga. Porque en el mundo real las deudas de una empresa las pagan los dueños, no quienes las generan. Las cosas son como son y no como deberían ser. Y luego, hay quien se sorprende cuando se llega a un acuerdo. Vaya por Dios, que cosas pasan.

    Vamos a ser serios. Hace poco hubo una subasta, ¿quien acudió? Solo dos postores. Si hacemos una sencilla resta, ¿quien acudirá cuando el IVF subaste acciones y estadio? No hace falta tener información privilegiada para aventurar una respuesta. Por tanto, todos, han optado por la opción más lógica. Echávarri ha mediado, Hacienda ha escuchado, Carlos Parodi ha negociado, y el IVF ha pensado que mejor quitarse el muerto de encima. Cada uno ha hecho lo que tenía que hacer y al final todos ganamos. Bendita la suerte de tener a tantos actores implicados.

    Es más, si hay que poner medallas, insignias de oro y brillantes del club,la más grande y lustrosa debería ser para el sr. Echávarri. En serio. Se la merece. ¿Dónde hay que firmar para pedirla? Después de la legislatura que lleva, lo de Ikea, el túnel, El Corte Inglés abriendo los domingos y muchas cosas más, una de las pocas posibilidades de redención pasan por el Hércules y su salvación institucional. Y sin él mediando ante la Generalidad nada de esto hubiese pasado. Gracias gabi, contigo empezó todo.

    Seguro, pero al 100%, que si cualquier inversor, exjugador, plataforma de aficionados o fondo de inversión calabrés, se hubiese puesto en contacto con las instituciones correspondientes se les hubiese escuchado. Pero no, la seriedad de otras opciones comienza poniéndose en contacto con aficionados de a pie. La fiel infantería. Y así no vamos, sinceramente. Por mucho que esos simples aficionados sean reyes de facebook o tíos muy populares.

    Al final volvemos a la casilla de salida pero con nuevas cartas. Ahora, cuando se consume todo, nadie podrá decir a Ortiz aquello de que no es el dueño. Seguro que si alguien se anima a colaborar económicamente le abren la puerta, alfombra roja y fanfarria. Tampoco es el momento ahora para hablar del tiempo que hemos perdido porque, vamos a reconocerlo, ha sido muy divertido.

    Prefiero tener a Blofeld que al dr. Maligno, prefiero tener de mi lado a Don Carlos Parodi negociando con Hacienda que a cualquiera incapaz de llegar a un acuerdo con una concejalía. Prefiero tener a alguien dispuesto a atropellar al tren que a otro que se quede paralizado en las vías viendo como le van a pasar por encima. Un detallito a tener en cuenta es que al final, la mayoría de los clubes que acabaron por desaparecer lo hicieron después de caer en manos de inversores foraneos, de esos que recogen y se van sin dejar rastro.

    Y mientras tanto seguimos con opciones de llegar a la promoción. Difícil, pero también era complicado lo de esta semana y al final hemos respirado. Aún la liamos.

     

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook