Blog 
El cofre de mis tesoros
RSS - Blog de Moisés Aparici

El autor

Blog El cofre de mis tesoros - Moisés Aparici

Moisés Aparici

Escritor entusiasta de las causas más desfavorecidas de nuestra sociedad.


Archivo

  • 01
    Abril
    2017

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    SOCIEDAD Alicante

    TRABAJO DURO (BALÓN DE ORO).

    No es que en los bares se hable mucho de este hombre que cuando toca se viste de corto pese a que ha superado la treintena. Pero una cosa es cierta, merece el dichoso Balón de Oro, por derecho y sobretodo, por JUSTICIA. Me refiero a lo que expresa esta frase para el recuerdo y reflexión: “Trabaja duro y en silencio y deja que tú éxito haga el ruido” (TQ). Y esto lo encarna este prudente y buenísimo jugador de Fútbol en el F.C. Barcelona, a Andrés Iniesta.
    Que semejante portento de deportista inteligente, estilista, agradable de ver desde el juego que distribuye y las buenas jugadas que entrelaza en cada partido de fútbol. Que alguien como él que sostiene la creatividad del juego y ese envidiado imán que permite que la balón permanezca adosado a sus botas todavía no haya merecido el honor de ser considerado Balón de Oro, se me antoja todo un despropósito, una omisión digamos que imperdonable. Pero está claro que además de buena persona, buen deportista y todos los calificativos favorables que podamos otorgarle a Andrés Iniesta, no atesora las famosas tabletas de chocolate ni la condición de atleta que al parecer pesa tanto en los gerifaltes que reparten o conceden este galardón.
    Ambos deportistas superan los treinta años de edad, pero el uno crea juego, permite buenas jugadas y termina quedando en segundo puesto, en tanto que el atleta además de cuerpo esbelto y fibroso marca goles y, eso parece que decanta el que le premien. Bueno, por lo menos Iniesta siempre será para muchos españoles el deportista mágico e increíble que un día nos llenó de alegría desbordada e ilusión con su gol mundialista. Iniesta, con o sin Balón siempre será nuestro ídolo muy querido. Bien por el trabajo duro aunque incompresiblemente no obtenga la recompensa que merece.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook