Blog 
El cofre de mis tesoros
RSS - Blog de Moisés Aparici

El autor

Blog El cofre de mis tesoros - Moisés Aparici

Moisés Aparici

Escritor entusiasta de las causas más desfavorecidas de nuestra sociedad.


Archivo

  • 18
    Abril
    2017

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    SOCIEDAD Alicante

    SURCOS DE LLANTOS

    He llegado a casa y he escuchado el titular: “Rajoy deberá declarar como testigo en el juicio del caso Gürtel”, al parecer los jueces quienes tenían que deliberar sobre el tema han decidido convocar al actual presidente del Gobierno de España para preguntarle acerca de si existió alguna caja B en el PP durante su permanencia como secretario general. Y con él van unos cuantos testigos, tantos como trescientos. Lo que no quita que millones de españoles sigamos con nuestros surcos de llanto por la frustración de tantos sueños no realizados frente a quienes acudían, al parecer, “dopados” a las elecciones.
    Nosotros, españolitos de a pie o parias de la tierra, mirábamos con ilusión al firmamento aunque en él no veíamos la luna, debiéndonos conformar con contemplar las estrellas. Los años pasan y las causas de corrupción avanzan despacio, tanto que nos vuelve a sacudir el desánimo y escasa fe en la Justicia así como el desencanto porque creemos que todos estos tipos que transitaron por caminos equivocados sembrados de oropel, no creemos vuelvan a convertirse en ríos de agua limpia.
    Las nieblas de tristeza ocuparon nuestros corazones en tanto sufríamos decepción y oprobio y ellos engordaban sus cuentas y divagaban su distorsionada imagen apuntalándola en ese voto democrático que previamente adulteraban en algunos comicios. No me enorgullezco de ver a Rajoy en tan triste y penosa situación, ante la Justicia, pero la pesada cortina de la desvergüenza de la corrupción ya pesaba demasiado en esta España que sólo quiere vivir en paz y con igualdad de oportunidades para todos los ciudadanos. Espero ver a Rajoy cantando ante la Justicia del Tribunal y, por una vez, decir la verdad. Su don Tancredo ya no le sirve de nada. Quedan muchos surcos de llanto por acallar.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook