Blog 
El cofre de mis tesoros
RSS - Blog de Moisés Aparici

El autor

Blog El cofre de mis tesoros - Moisés Aparici

Moisés Aparici

Escritor entusiasta de las causas más desfavorecidas de nuestra sociedad.


Archivo

  • 25
    Noviembre
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea


    SOCIEDAD
    Alicante

    SATISFACCIÓN

    Había que verme la cara en esas ocasiones en que otros expresan un halago por alguno de mis libros o cartitas en prensa. Hace días, con motivo de la publicación de algunas de ellas, hubo quien se avino a contactar conmigo para mostrarme su congratulación más sentida y sincera. Recuerdo los términos precioso y sublime, también aquel de “tienes un corazón que no te cabe en el pecho; no cambies nunca”. Y eso surge cuando el corazón de los demás contiene sentimientos afines de auténtica amistad. Mi alma desgarrada ante la incertidumbre de seguir escribiendo o no proseguir en esto, se nutre, se enorgullece del alimento de vida que son los halagos que ocasionalmente me muestran quienes me quieren o aprecian.
    Es satisfacción en mi vida aunque el resto del tiempo, mi entusiasmo por escribir resulte armonía desgarrada. Uno alcanza edad como para no andar jugando con esto de escribir. El paso de los años nos resta brío que no capacidad de proseguir escribiendo cosas nuevas. Tenemos piel atezada, curtida o más bien madura. La sonrisa baila en nuestros labios aunque nos sintamos caer perdidos en un inmenso silencio que en torno a nosotros va asentándose como el polvo sobre el mobiliario.
    Cuando uno quiere salir de la negra incertidumbre aunque siga con ojos amustiados, ha de proseguir su caminar confiado a la par que debe percibir la fragancia de su alma, pues no es extraño que a otros les agrade aquello de bueno que de nosotros se desprende en tanto nosotros mismos lo despreciemos. La fuerza de la determinación, constancia y el prurito son valores positivos que no señal de victoria. Ser almas creativas también entraña sufrir un poco. No todo son pasos sigilosos, también disfrutamos la satisfacción por lo que hacemos o por los halagos que recibimos. Gracias por ellos.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook