Blog 
El cofre de mis tesoros
RSS - Blog de Moisés Aparici

El autor

Blog El cofre de mis tesoros - Moisés Aparici

Moisés Aparici

Escritor entusiasta de las causas más desfavorecidas de nuestra sociedad.


Archivo

  • 11
    Octubre
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    SOCIEDAD Alicante

    QUERIDO MIGUEL

    Es lo que tiene cuando después de dos años visitas a un amigo, que te pones al día en minutos. La calma distante no dura más allá del primer saludo y tan pronto uno de los dos abre la boca un reflejo luminoso hace que nuestras palabras ganen impulso, e intercambiamos miradas y opiniones sobre la terrible actualidad que vive España: un posible nuevo Gobierno de este PP inserto en casos de corrupción. Le cuento mi firme intención de bajarme de la nave socialista caso ofrezca su abstención propiciando con ello otro insufrible nuevo Gobierno de Rajoy.
    Pero lo mío no era hablar de política, si no regalarle un ejemplar de mi anterior libro de relatos cortos. Y lo he hecho y se ha emocionado por mi gesto, aunque ya le he dicho que no es para tanto. De pronto la simpatía de su semblante y la gracia en su voz se ha apagado. Miguel luce perlas traslúcidas que descienden por su rostro. Ha tenido una reciente pérdida que le ha desgarrado el alma. Su querido cachorrito que ha estado bajo sus cuidados en los tres últimos meses ha muerto. Y es que cuando una persona pierde aquello que quiere, ama o valora, la pérdida siempre acarrea duelo y, en su caso dejes de preocupación: profunda tristeza que le sume en el llanto.
    Querido Miguel, hazme caso y acude a un experto que pueda ayudarte antes que tu dolor te pueda provocar mucho más dolor. Déjate ayudar por un profesional que te ayude a serpentear el tiempo de lógico dolor y tristeza. La tristeza tiene eso, que te atrapa con su siniestra sombra dejando en el aire restos de la persona que hasta hace poco eras. Cuídate, no dejes que tu tristeza se transmute en calidad de culpa. Poco a poco la vida nos imbuye en ella y los malos recuerdos se desvanecen. Ánimo Miguel, la tristeza crece desmesurada pero la alegría puede con ella.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook