Blog 
El cofre de mis tesoros
RSS - Blog de Moisés Aparici

El autor

Blog El cofre de mis tesoros - Moisés Aparici

Moisés Aparici

Escritor entusiasta de las causas más desfavorecidas de nuestra sociedad.


Archivo

  • 19
    Abril
    2017

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    SOCIEDAD Alicante

    EXILIADO DE FELICIDAD

    Por mucho que de cuando en tanto me acuerde de la sentencia impuesta a Iñaki Urdangarín, su contenido no cicatriza mis heridas morales, fluye magia de complicidad, y todavía no queda claro si el ciudadano emparentado con la realeza asentará sus reales posaderas en prisión. El sol ilumina mi tristeza, el duque campa a sus anchas por doquier pasando periodos de asueto entre nosotros cual viandante desenfadado. Ignoro si al final de este proceso judicial dará con sus huesos en prisión, en tanto se dirime el dilema, Urdangarín vive feliz como exiliado especial.
    ¿Por qué en más oportunidades de las que quisiéramos la Justicia nos roba incluso los sueños de que se imparte para todos por igual? Mientras somos niños observamos con curiosidad y respeto las acciones de todos esas personas togadas que imparten sentencia a los malos. Al crecer no sólo en centímetros si no en inteligencia, percibimos sentencias que nos descolocan, y en ocasiones nos sacan los colores. Está claro que la figura de Urdangarín destila como poco alegría, pues igual incluso sus irregularidades no darán suficiente peso específico para su ingreso en la cárcel.
    Hoy casi nadie comenta el caso, muchos dan por sentado se librará de prisión, pues existen vehementes esfuerzos en su favor. La realeza española no puede verse señalada más por el caso, pero frente a tanto esfuerzo, persiste nuestro asombro e indignación. Creímos que se le impartiría ejemplar Justicia, pero seguirán sirviéndole platos a su medida. Que este hombre sea tratado de modo diferente a otros sentenciados me parece una injusticia apabullante que me provoca hilarante malestar. En fin, Urdangarín sigue exiliado y casi feliz. Disfruta del cielo al aire libre, a fin de cuentas sus sueños siempre han subido alto.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook