Blog 
El cofre de mis tesoros
RSS - Blog de Moisés Aparici

El autor

Blog El cofre de mis tesoros - Moisés Aparici

Moisés Aparici

Escritor entusiasta de las causas más desfavorecidas de nuestra sociedad.


Archivo

  • 22
    Noviembre
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea


    SOCIEDAD
    Alicante

    EN EL CIELO

    En su naturalidad pasmosa y positividad estallante y verdadera como lo es todo en su persona, siento, vivo, lamento mucho muchísimo las sentidas y sinceras lágrimas de mi amigo frente a la pérdida de su fiel camarada, de su bien querido “hijo” Rosco. La aurora apunta en el firmamento y el aire matutino le infunde fuerza suficiente para darle sepultura, con todo su amor, dolor y cumplido respeto. Su perro enfermó y ha muerto pero mi amigo Juan, y de ello doy fe, acudió hasta la clínica donde su compañero pasaba sus últimas horas y no dudó ni un instante en identificarse como el padre de Rosco.
    Es lo que tienen nuestras mascotas (perros) que, además de expresarnos su fidelidad no dejan de ofrecernos sus mejores momentos para que nunca nos sintamos solos. En cierta manera nuestros perros nos acompañan siempre al igual que lo hacen las flores en nuestro sepelio, dándonos lo mejor de ellas hasta el marchitado final para que no estemos solos. Juan ha permanecido al lado de su perro hasta el último segundo de vida.
    Aquel que tiene un perro que quiere y cuida, nunca olvida que un día llega este triste final, pero ¿quién puede frenar la pléyade de sanos sentimientos cuando el mismo día en que Iniesta nos dio la alegría del siglo con su inolvidable gol, naciera Rosco? “Era una bolita que se enrollaba como un Rosco, procedía de una granja de caballos y lo trajo mi hija a casa como regalo de su Comunión.” Florece el silencio y nadie como su amigo del alma se acurrucará a su lado para sacarle una sonrisa cuando llega estresado o triste a casa. En el aire resuenan ecos de nana, son ladridos de Rosco que siguen imperturbables en la cabeza de mi amigo Juan. Un fuerte abrazo querido amigo, querer es lo que tiene, que alguna vez implica sufrir. No le olvides, él no lo haría.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook