Blog 
El cofre de mis tesoros
RSS - Blog de  Aparici

El autor

Blog El cofre de mis tesoros -  Aparici

Aparici

Escritor entusiasta de las causas más desfavorecidas de nuestra sociedad.


Archivo

  • 17
    Marzo
    2018

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    SOCIEDAD Alicante

    DESTINO ENFURRUÑADO

    Queridos lectores, vuelvo a reincidir en nuevo artículo versado en la condición humana en su parte más débil o condición más desprotegida, tocada de tristeza y supino abandono, a la par que en forma de incesantes manifestaciones repartidas por todo el país nos muestran su arrojo. Sí, escribo de nuestros mayores en su enojo y empecinado descontento a la desfachatez de modos y desdén, que este Mariano Rajoy Brey escenifica para con ellos, dignos y merecedores de percibir una pensión que no se les quede escasa, para llegar a fin de mes o para seguir ayudando a sus menesterosos y oprimidos familiares acuciados por el galopante desempleo o empobrecidos por estos trabajos malolientes y raquíticos que las políticas impropias laborales del Gobierno Rajoy desprenden. Basta Sr. Rajoy, puede que el destino enfurruñado de nuestros pensionistas no le afecte ni un ápice, pero nunca lo olvide: son nuestros abuelos/as o padres/madres que protestan por su cansina dejadez en ese maltrato que desde su Gobierno se les infiere. Un poco de respeto Sr. Rajoy.
    Los jubilados están en las calles, no ofrecen aromas nuevos, ya se manifestaron cuando eran jóvenes y salieron a las calles expresando sus quejas contra el Régimen del dictador. Tanto entonces como en la actualidad, son muy dignos de encomio y de que se les preste la debida atención en vez de obviarles, del silencio distinguido del presidente Rajoy que tanto daño nos causa, y de que una maldita vez se legisle como corresponde en tantos temas cruciales, y este lo es por su categoría y tanto dolor como engendra, y se cuide, se reestructure el tema de las pensiones aportando tranquilidad dentro de una total normalidad. Rajoy ni quiere ni siente por nuestros mayores, y cuando habla sobre el tema lanza un viento precursor del miedo que fomente la empresa privada, y en su mordacidad nada conciliadora para quienes salen a las calles en la inclemencia del tiempo y alzan su voz en protesta en vez del esgrimir el callado deseo que a Rajoy le gustaría, les considera abueletes alegres y pusilánimes.
    ¿Cuál es la culpa que sostienen los mayores? ¿Deben sentirse culpables por cobrar en su pensión un montante superior al salario que cobran sus nietos? Señores orondos políticos del Gobierno, basta de esta tempestad de imágenes confusas. Nuestros mayores trabajaron toda su vida desde temprana edad, justo es que cuando por la longevidad sus fuerzas decaen, y si la salud les permite el disfrute de la vida en aquello que desean y ahora pueden hacer, que ustedes que nos gobiernan legislen para tranquilidad y bienestar de todos nosotros, leyes y pensiones justas y dignas. No les arrastren a mendigar empleos en vez de tomar el sol, vinitos y las partidas de mus o dominó.
    Rajoy deja de imitar a la Merkel y procura para nuestros mayores, caras despreocupadas de que con su pensión van a poder llegar a fin de mes. ¡Qué malo eres Rajoy, y todavía muchos te votan!

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook