Diario Informacion » Blogs »

Vega Baja

  • Vega Baja

  • Blog de
    08
    Marzo
    2016
     Ocurrió un hecho insólito. Fue cuando a la llamada de Manolo, el patriarca del triunvirato de «Los Cabesotes», se congregaron unas quince perso...
  • Blog de
    15
    Diciembre
    2015
     Al volante por Torrevieja escuché el otro día a Mariano Rajoy en campaña. Peroraba en Orihuela, cuyo alcalde Bascuñana le había elevad...
  • Blog de
    02
    Diciembre
    2015
      Un cementerio. Esa ha sido la impresión general de la imagen ofrecida por Torrevieja desde mediados del pasado mes de octubre hasta la fecha. Es de esperar que con fiestas patronales y oropeles del periodo navideño cambie esta triste estampa. En tales circunstancias son de agradecer las iniciativas de colectivos locales como comerciantes y hosteleros con el fin de sacarse de la manga eventos para ofrecer alicientes a los habitantes de esta ciudad y su entorno. Si como punto de partida aceptamos el final de la crisis económica, llegamos a una conclusión: A partir de ahora no nos quedará más remedio que aceptar la pérdida irrecuperable del poder adquisitivo, y todo un rosario de mejoras sociales ninguneadas. Si añadimos vivir en una Torrevieja sobredimensionada durante los años de pujanza económica a base de pelotazos, ladrillazos y dinero fácil, se puede llegar a la conclusión de que sobran establecimientos por doquier. Las salinas y la pesca dejaron de ser el motor económico de los torrevejenses y ahora sólo nos quedan los servicios. Con un agravante, por cierto, fomentado con mimo por más de 25 años de gobierno del PP en el Ayuntamiento: Las subvenciones municipales para organizar cualquier campaña. En realidad digo PP porque sus componentes han sido quienes durante tanto tiempo nos han gobernado, porque mirando fuera del término torrevejense ha ocurrido lo mismo en municipios regidos por partidos políticos de distinto signo. Una de las veces que oí hablar al profesor de Geografía e Historia, Fernando Vera Rebollo, a poco de dar comienzo la crisis, vino a decir que esta sería larga y además cambiaría los hábitos a la hora de cosechar subvenciones. En definitiva, organismos y entidades deberían empezar a valerse, principalmente, de sus medios para sacar adelante iniciativas. Cambiar de actitud y mentalidad, para que cada palo aguante su vela, en un pueblo tan acostumbrado a las dádivas va a ser difícil, como lo es pasar de vivir muy bien a vivir menos bien. Al pentapartido gobernante en estos lares le va a acarrear muchos problemas (posiblemente también votos, aunque en un principio parezca que les dé igual), el articular las subvenciones,  otorgadas meses atrás hasta para cuando meaba mariquita. Los recortes en este capítulo, donde se pedía y la respuesta solía ser «lo que haga falta y que no os falte de ná», ya se vienen haciendo patentes en algunos colectivos que sin estar estructurados, ni tan siquiera como asociaciones, recibían anualmente alguna que otra ayudica o ayuda grande de las arcas municipales, justificadas como dicen que justificaba las cuentas el Gran Capitán. El exalcalde Pedro Ángel Hernández Mateo argumentaba siempre que para cualquier cosa «hacia falta máquina», es decir dinero. Está muy bien, como siempre se ha dicho, el ayudar a levantar una carga. Otra cosa es seguir dando dinero para que quienes lo reciben lo gestionen a su manera con el fin de que el peso lo lleven otros, todos los vecinos, y ellos colgarse medallas con menos valor que los marchamos de embutido barato. Como dicen que decía mi compadre Rafael El Gallo «hay gente pa tó». ...
  • Blog de
    24
    Noviembre
    2015
    Cogí un trapo viejo. Mientras lo trajinaba con fuerza para hacerle los dos nudos de rigor pronuncié en voz alta las palabras del conjuro: «San Cucufato, San Cucufato los cojones te los ato, si no nos devuelves el belén no te los desato». Mano de santo. Las 250 figuras del belén municipal de Torrevieja, con sus múltiples alegorías locales incluidas, aparecieron por arte de magia. El tal Cucufato, (la consulta en glooble que es muy remediá) cuenta que gracias a la intervención divina sobrevivió a todo tipo de tormentos, torturas y canalladas a manos de los romanos, hasta conseguir de su buen dios que permitiera por fin que le cortaran la cabeza y convertirse en mártir. Aún así, el santo en el cielo por lo visto no soporta tener anudados los huevos. Por lo general el personal suele creer en soluciones santeras, y se tragan con pasmosa facilidad de comulgantes las ruedas de molino. Por eso se creenlas justificaciones sobre el «secuestro» del nacimiento por parte de quienes lo habían tenido «custodiado» ¿A iniciativa propia? Afortunadamente, por aquello de que «El diablo sabe más por viejo que por diablo», con la sapiencia de los años, recurro a la sabiduría tradicional a la hora de resolver mis incordios de variadas calañas. Por ejemplo, echo mano de la raíz de caña y el pelo de pachocha para endilgarme un bebedizo destinado al correcto funcionamiento de los riñones. También recurro para curar heridas y mitigar el dolor de los golpes al ungüento de piel de lagartos machos cogidos en los cruces de cuatro caminos la noche de San Juan, macerados en hojas del Paraguay. Acudo a Doña Fabia para que me mida el estómago cuando me duele, aunque, a veces, ella vea más conveniente darme un sobo en la barriga a base de aceite de oliva virgen. Para el dolor de sesera nada mejor que te saquen el sol de la cabeza. La pena es que desafortunadamente falleció el «Tío Gorrión», sin transmitir su inmensa sabiduría a la hora soldar fracturas óseas o arreglar dislocamientos a tirón limpio. No entiendo por qué estos ancestrales remedios terapéuticos de reconocida eficacia no se aplican hoy en día. Si se utilizaran más gozaríamos de una mente sana en un cuerpo sano, y no la «cagaríamos» cada vez que abrimos la boca. Para empezar no hablaríamos por encargo, como la hacen esa caterva de políticos de un signo u otro en estos lares, quienes hasta cuando dicen buenos días dan la impresión de tener acumulado el sol en la cabeza o encontrarse desubicados. Me refiero por ejemplo a la historia del tan llevado y traído belén. Al pretender que al pentapartido le crezcan los enanos –que le crecen sin necesidad de mucho impulso– empezaron a divulgar que este año «los rojos» quitarían el nacimiento, con sus reyes magos incluidos. Parece mentira, pero personas que han  demostrado a nivel personal estar sumamente preparadas, ser eficaces y trabajadoras, por los lógicos avatares de la política, no busquen con afán remedios para sus males y se encuentren ahora a la intemperie, buscando un «reoso» para resguardarse del frio. Y pasa lo que pasa: se achaca sibilinamente el cierre de un prestigioso comercio local a lo que llaman nula política de apoyo del gobierno del pentapartido en este sector. Todo un insulto de mala idea e inaceptable para una firma que ya tenía previsto cerrar su actividad desde el pasado abril. Algo parecido viene ocurriendo, aunque con más frecuencia, con el tema de la palmeras atacadas por el picudo en la Plaza de la Constitución, cuando estos ejemplares los habían venido cuidando como a la niña de sus ojos cuando estaban gobernando. Al pentapartido se le puede y se le debe criticar, como a cualquier gobierno, para eso está la oposición, pero hay que mojarse y eso es difícil hacerlo sin resultar el opositor «encapillaó», como quien escupe al cielo. De ahí que, a mi juicio, sólo se dediquen cacarear lo superficial. Un día de estos facilitaré, a quienes me lo pidan, una mis fórmulas magistrales, para que dejen de hacer el ridículo.   ...
  • Blog de
    18
    Noviembre
    2015
    «Es Joaquín Chapaprieta Ilustrísimo Talento, defensor de la corona y nacido en Torrevieja...Que por sabio digno y justo lo ha ungido el mismo Rey con el título de ministro...». De este romance oído en mi niñez, sólo recuerdo estas estrofas. Me vienen al hilo porque de no sufrir el PP el 20 de diciembre un naufragio electoral mayor del esperando, los torrevejenses contaremos con un paisano sentado en las Cortes Generales. Será pues, Joaquín Albaladejo (PP) el segundo político local, tras el mencionado Joaquín Chapaprieta (1871- 1951), quien ocupe un escaño en la Carrera de San Jerónimo. Algunos biógrafos de Chapaprieta coinciden al afirmar que este político local, precursor de la hacienda moderna en España, y presidente del Consejo de Ministros en 1935, fue un hombre utilizado en su época por los diversos mandatarios de turno. No llego ni a lego en materia histórica de aquella época tan convulsa en este país. Desde mi confesada ignorancia me inclino por creer que si bien el «Ilustrísimo Talento» fue llevado y traído por unos y por otros, asumió libremente esa circunstancia. Poseía aquel polifacético político conocimientos y arrestos para aportarlos al bien común desde las distintas tareas de gobierno que le fueron encomendadas en cada momento. Uno de de los viales está dedicado a Chapaprieta, pero los de mi generación, tardamos muchos años en saber quién era dicho prócer.  Con un con qué: En el edificio de la escuela pública «Las Graduadas», hoy Biblioteca Municipal recibieron enseñanzas miles de alumnos desde la década de los años 30 del pasado siglo hasta los años ochenta. Hubo que esperar a la restauración democrática para conocer el por qué aquella escuela se llamaba así. En contraste, sí se contaba la historia sobre las andanzas del abuelo y el padre de Chapaprieta, calificados ambos como los mayores contrabandistas de su época, una actividad vista con buenos ojos en aquellos tiempos.  Mis mejores recuerdos de aquel centro educativo son cuando bajaba sus escaleras haciendo el «pino» cual fonambulista o deslizando todo mi cuerpo por encima de sus barandillas. Con el tiempo descubrí las características este edificio, casa solariega de los padres de Chapaprieta, cedida por él a iniciativa propia para escuelas. Durante decenas de años estuvo oculta, la placa en mármol gris, apaisada y de grandes dimensiones reconociendo la donación. Apareció con la democracia. La fachada de las Graduadas, sigue desafiando al tiempo –parece un milagro que a Pedro Ángel Hernández Mateo se le ocurriera acondicionar el edificio y dedicarlo a Biblioteca Pública–. Conserva intactas sus alegorías, e incluso en su frontispicio campea resaltando la Corona Ducal, la republicana. Va a tener difícil, el nuevo Joaquín, en este caso Albaladejo, el emular a su lejano paisano en la Carrera de San Jerónimo. Se comprende que por su paso en el Ayuntamiento torrevejense ejerciendo de hombre malo, de escudero, del exalcalde Eduardo Dolón, le haya acarreado antipatías además de enemigos políticos dentro y fuera de su partido. También han sido reconocidos sus valores por un sector de su pueblo y en las alturas de su partido.  Considero a Albaladejo un animal político. Por ello, no entiendo que ahora, a un paso de afrontar otras responsabilidades, continue mostrándose tan arisco como opositor al pentapartido municipal. Aún así se le debe reconocer un merito: No suele mearse fuera del tiesto. Para eso se bastan y sobran el resto de miembros locales de la oposición popular. Dan la impresión de estar posesos de un histerismo convulsivo. Coda: La Marsellesa. Fue hace muchos años.Tras cenar y beber junto al mar nos dio por cantar. Por cantar cantamos hasta La Internacional. Luego cuando entonamos La Marsellesa. Dos agentes del orden, que nos vigilaban discretamente, se acercaron y dijeron que esa «copla» estaba prohibida. El himno de la revolución Francesa, el de la libertad, se ha cantado estos días con el corazón en todo el mundo, a raíz de la barbarie de los atentados en Paris. Los caídos nos son cercanos, son de los nuestros. Otros muertos se contabilizan para engrosar estadísticas. Mientras que la educación y la sangre no sean sagradas, para todos, no tendremos arreglo.  ...
  • Blog de
    27
    Octubre
    2015
      Aquella mujer se ganaba la vida amasando y vendiendo rollicos de anis. Con su cesta de mimbre pregonaba por las calles de Torrevieja su dulce mercancía.A pleno pulmón avisaba al vecindario gritando «rollicos socialistas, rollicos republicanos». Llegó el levantamiento militar y la guerra. En la larga paz de los cementerios, nuestra vendedora ambulante siguió voceando, aún con más ahínco, las excelencia de su producto con un nuevo mensaje: «Rollicos de la Purisímica Concepción». El negocio siempre será el negocio. Viuda y con cuatro hijos menores de edad, se sintió acosada no sólo por la miseria. Las andanzas de sus jóvenes vástagos le estaban acarreando demasiados problemas. Los chicones cuando se iba la luz, por las restricciones de energía eléctrica, tan frecuentes en aquella época, se encaramaban en los tejaos y robaban los escuálidos cables del tendido eléctrico. Aquella mujer rodeada de un ambiente hostil y de las murmuraciones, sin otro horizonte para su familia numerosa que vivir del trapicheo, se lió la manta a la cabeza y se fue a Barcelona con toda su prole. Pasó el tiempo y esta familia de emigrantes se abrió paso en todos los sentidos alcanzando una situación bastante digna y honrada. Barcelona siempre ha sido un referente para vecinos de este pueblo. Cuentan que ante aquella viuda, ya con medios económicos y generosa, paraban los tranvías por si quería subir. Siempre, según decían, cuando algún paisano torrevejense le preguntaba si pensaba volver a su pueblo, aunque sólo fuera de visita respondía lo mismo: Torrevieja, a las piedras vaya. Le recordaban que en su cementerio estaba enterrado su marido y ella respondía «Allí, allí está bien».De muy niño lo oí contar. Años más tarde, lo leí en el semanario municipal Vista Alegre. La historia narraba el único viaje que como chico de barco (grumete) realizó aquel Joven en su adolescencia. Navegó a bordo de un velero desde Torrevieja a Málaga, patroneado por un tío suyo el cual  años después murió de frio (creo que de vergüenza tras perder el pailebote a su cargo) en una playa de San Carlos de la Rápita, frente a los Alfaques. Los chicos de los barcos se encargaban de quitar las piedras que venían mezclada con el arroz, entre  otras tareas. Todavía no me explico el por qué de tanta piedra en el arroz durante la posguerra. El caso lo originó un marinero cuando masticando el guiso sus muelas dieron con una piedra. Tras soltar las blasfemias correspondientes mandó llamar al chico ordenándole poner su mano derecha sobre la toldilla de cubierta. Cogió la piedra y girando con fuerza el dedo gordo de su manopla la incrustó en el reverso de la del grumete, el cual al llegar a puerto todavía con la mano dolorida, dijo adiós al barco. No hace tantos años la cruel anécdota también me la contó el fallecido Tomás Boj Andreu uno de los hombres más ha amado el teatro en este puebloTomás añadió algo al relato. Dijo que mi padre, el protagonista de aquello, volvió andando desde Málaga hasta Torrevieja, vestido de gitana para no ser localizado en su larga caminata. Pudo ser así o no.    ...
  • Blog de
    21
    Octubre
    2015
      Deberían salir a la calle las dos bandas de música de Torrevieja. Si sale sólo una de ellas, la otra se mosquea. También merecería la pena la celebración de un Tedeum, una misa de acción de gracias, cantada por el Orfeón Ricardo Lafuente en el Templo Arciprestal de La Inmaculada. Tal fasto, aunque controlando el gasto, debería ser organizado por José Manuel Dolón García, no como alcalde de Torrevieja. El alboroque lo haría en su condición de Patrón y presidente del Patronato José María López Dols, (José María «El Fundas»), que en gloria esté. Dolón García, ha conseguido tras quince años de gestiones despejar todos los obstáculos para poder edificar en lo que fue la vivienda del creador de la fundación, edificio protegido por el Ayuntamiento y desde hace tiempo declarado en ruina técnica. La casa en cuestión, de planta baja y una altura, objeto del deseo de promotores inmobiliarios y especuladores, se encuentra situada en la mejor esquina de la ciudad, en la confluencia de las calles Azorín y Ramón Gallud. Un emplazamiento privilegiado. De concretarse la oferta realizada por la Fundación, el Ayuntamiento de Torrevieja se beneficiaría de la planta baja y tres de sus alturas, todas ellas diáfanas con más de ciento setenta metros cuadrados a levante y mediodía, la mejor orientación local. Para la dualidad alcalde Fundación, la propuesta planteada implicaría que el edificio pasara a ser propiedad municipal a cambio del coste de las obras, y mediante un acuerdo ceder a la Fundación el uso de una planta y un ático.   El hecho de tener carácter municipal y protegido –paradójicamente esa protección es la que ha intentado eludir la Fundación desde el principio– facilitaría la posibilidad de acceder a ayudas y subvenciones del Ministerio de Fomento y de la Unión Europea. La casa del creador de la fundación, con él dentro, la he conocido siempre en estado ruinoso, pues en vida, aquel hombre tuvo entre sus obsesiones pagar lo imprescindible, sobre todo, a la Hacienda Pública. Cuando el PGOU de 1987, los propietarios de las escasas edificaciones localales con algún valor arquitectónico se dieron a las manos para evitar que fueran declaradas como edificios protegidos. Lo consiguieron. Se protegieron entonces, entre otras edificaciones, dos barracas valencianas. Ambas desaparecieron tras un incendio más que sospechoso. Actualmente perduran bajo esta denominación la llamada casa de Los Balcones, en ruinas y apuntalada; la Posada del Parejo, la Fábrica del Hielo (otro enclave privilegiado cuyos dueño han puesto a la venta y buscan la declaración de ruina). Ahora ha aparecido otra casa protegida, la antigua sede de la Asociación  de Jubilados y Pensionistas, también en la calle Azorín, que para sorpresa de todos es propiedad municipal. Este hallazgo podría complicar la oferta de la fundación. Personalmente prefiero que el Ayuntamiento aumente su patrimonio inmobiliario antes de que lo haga un particular.  Dolón de una forma u otra, haga lo que haga, tiene una patata caliente en las manos. Servidumbres del tener y poder.    ...
  • Blog de
    15
    Octubre
    2015
      Me gustan las calles. Los espacios abiertos. El contacto con las personas. Mis sentimientos van más allá del término de municipal de Torrevieja, donde nací, y generalmente, he sobrevivido, hasta ahora con alegrías y penas.Al acercarme de  vez en cuando a cualquier acto celebrado al aire libre lo saboreo, lo disfruto. En el puente del Pilar me dí un par de borneos, ambos por la «Glorieta», hoy Plaza de la Constitución, antes del Generalísimo Franco y mañana, Dios dirá. Acudí a ese punto de encuentro, primero para asistir al sencillo acto organizado por el Ayuntamiento con motivo del Día de la Comunidad Valenciana, denominada así oficialmente por consenso tras la dictadura. En aquel tiempo, la derecha defendía lo del Reino de Valencia, y la izquierda País Valencià. Se tomó el camino de enmedio. Si el Día de la Comunidad congregó el mismo público de siempre, es decir, los cuatro gatos de siempre, porque los habitantes de este pueblo proceden de cien mil realeas; la celebración de la Virgen del Pilar, Patrona de la Guardia Civil se vio arropada, también como siempre, por numerosos vecinos, muchos de ellos henchidos de fervor patriótico Es bueno ir a lugares donde confluyen muchas personas. Por lo general oyes hablar y te enteras de lo que dice el personal sobre diversos hechos desde distintos puntos de vista. Por ejemplo: se decía allí  que debido a las aportaciones de los fieles el Templo de la Inmaculada Concepción se asemeja una fábrica de hacer billetes de curso legal. Vamos, que no saben dónde meter el dinero. La otra parroquia de referencia en la ciudad es la del Sagrado Corazón de Jesús, aunque siguen llamándola «La Ermita», pero a raíz de la operación urbanística realizada por el exalcalde Pedro Ángel Hernández Mateo, rebautizó  con el ampuloso «Catedral de La Punta». Dicen que cuando tomó posesión el nuevo y actual sacerdote de la «Catedral» se quedó alucinado por la generosidad de sus fieles a la hora de llenar los cepillos...Con tiento, con prudencia y buen tino, el cura ha invertido en torno a ciento treinta mil euros en adquirir un local para destinarlo a la sede de Cáritas con el fin de auxiliar a sus feligreses más necesitados. Ocurre que algunos piadosos vecinos de La Punta, ponen reparos, no terminan de ver con buenos ojos esta iniciativa social. Aseguran que se puede dar el caso de la presencia en el barrio de más de un indeseable. Vamos, lo mismo que dice respecto a la tragedia de los refugiados todo un obispo o arzobispo de Valencia, y cardenal para más INRI, apellidado Cañizares. Me entero de que a petición de la Guardia Civil el Orfeón Ricardo Lafuente, dirigido por Mario Bustillo, cantaba la solemne misa oficiada en honor a la Virgen del Pilar. Al salir de la iglesia coinciden más de un votante del PP en decirme que el Orfeón no tiene nada de municipal. Lo creo el exalcalde Pedro Ángel Hernández a su estilo, «de aquella manera». Ahora resulta que quien fue su director titular, el músico y compositor cubano,  Mario Bustillo ha dejado de estar contratado como asesor del alcalde. Que era su puesto en anteriores mandatos. Mientras tanto, de una tacada las seleccionadas voces cantoras del orfeón han visto cómo de la noche a la mañana han perdido lo que nunca han tenido:su condición de municipal. Una pena, me dicen. Pedro se lo trajo de Rusia asegurándole un futuro. Hay que salvar al orfeón y a Bustillo, aseguran. En Torrevieja, bote pronto, contabilizo, al menos otras ocho colares más. Ensayan y cultivan su afición a la música coral y actúan cuando son requeridas para ello. Ignoro si sus respectivos directores reciben alguna cantidad económica en compensación, aunque solo sea testimonial. El Ayuntamiento concede a todas ellas una subvención anual pero su montante no da para nóminas. Ni mucho menos. Amén.    ...
  • Blog de
    12
    Octubre
    2015
      La palabra «trincar» cuenta con varias acepciones. El lector puede quedarse con cualquiera de ellas. Entre las gentes de Torrevieja se utiliza, en términos marineros a la hora de definir, lo seguro, fuerte y sujeto que está el amarre de una persona, institución u objeto.Por lo leído y oído estos últimos días he llegado a una conclusión: La pregonada fe ciega de las huestes del PP local de perpetuarse al frente del Ayuntamiento, no debió ser compartida por los empresarios con intereses económicos en la ciudad.Ante la desconfianza en la continuidad de los populares en la casa consistorial, el empresariado «azocó», es decir apretó bien los nudos y ligaduras para lograr dejar fuertemente atados y bien atados todos los asuntos que pudieron.Ahora resulta que los componentes de la junta directiva de la asociación del destartalado polígono industrial Casagrande (parque industrial insisten en llamarlo), pese a sus reconocidos esfuerzos de los por mejorar su imagen y sus servicios -han logrado algunas cosas-, se enteran por la prensa (como cualquier vecino) de dos proyectos muy avanzados y en fase de culminación a instalar en sendas parcelas de la única superficie industrial de Torrevieja. Ni más ni menos que el de un tanatorio y una planta de transferencia de basuras. Dos actividades largamente gestionadas por su promotores, de las que no se había dicho ni pio hasta ahora, y por supuesto ni consultadas a nadie. En el mejor de los casos, las varias reuniones mantenidas entre autoridades municipales y responsables del polígono tendentes a solucionar problemas en unas instalaciones que han ido configurándose a trompicones pueden haber dado algún fruto, aunque es incuestionable la tomadura de pelo sufrida por los industriales.Resulta curioso, por no decir que puede inducir a la sospecha, que la vía libre para edificar el tanatorio fuese aprobada con el anterior equipo de gobierno en funciones, sólo una semana antes de tener que abandonar el cargo.No voy a entrar en tema de la idoneidad de mezclar tanatorio, planta de transferencia de basuras, discotecas, futuro emplazamiento del mercadillo semanal de los viernes, y otro tipo de comercios.Cada vela a aguantar su palo. Quienes en política municipal no pintan nada, por ahora, andan últimamente sobreocupados en recolocarse para seguir viviendo del erario público. En estas circunstancias es muy meritorio oirlos pontificar sobre la trasparencia, con la boca llena, como si estuvieran comiendo polvorones navideños. Cualquier día de estos en uno de sus numerosos descuidos se van a atragantar. En la reciente historia del Ayuntamiento, me refiero a los últimos 25 años, nunca se habían conocido los acuerdos de la Junta de Gobierno. Se debía esperar a la redacción y publicación de las actas de las reuniones, a veces meses y luego esperar si algún grupo de la oposición tenía ganas de trabajar para destriparlas. Actualmente la oposición tiene conocimiento de ellos en directo pues cuentan con un representante en este organismo. Mientras tanto en la calle, gentes de a pie, que a lo mejor ni les va ni les viene. opinan sobre lo que oyen. Afirman que antes de hablar de transparencia deberían esconderse bajo la cama. P.D.: Ya sabemos de muchos años que Torrevieja siempre debe ser lo más de lo mejor. Por eso, y para estar a la altura de Bilbao, Donostia o Barcelona, el viernes montamos, unos y otros, nuestra singular y ridícula guerra de las banderitas. ...
  • Blog de
    05
    Octubre
    2015
      El «Caballo Blanco» ha llegado este año con antelación a Torrevieja. En esta tierra, ignoro por qué, las gentes del mar a los episodios meteorológicos adversos para su actividad, al igual que a los periodos de escasez, los califican y engloban con esa corta frase. Con mal tiempo los pesqueros de cerco no pueden salir a faenar. Y en esta ocasión han dejado de hacerlo casi toda la semana. No han podido calar sus redes al impedirlo la mar de fondo reinante en los caladeros torrevejenses. Por estos pagos, ya se sabe, si no se pesca no se cobra. Y además los pescadores se endeudan. Se les desquita la cuota correspondiente a la seguridad social cuando el barco ingrese dinero por la venta de futuras capturas. La mar de norte, esa que arroja de tres en tres las olas contra rocas y playas, ha lavado y centrifugado a fondo las arenas de todas las de Torrevieja. El azul del mar estos días ha adquirido la tonalidad del color de los ojos de María José, dependienta del estanco más antiguo de la ciudad, el número uno. Lucia, una de sus regentas ya se ha puesto uno de sus escharpes al bajar las temperaturas. El patriarca de la casa, Ramón contempla desde su asiento pasar la vida y los clientes. Su trayectoria en los tajos salineros y en el sindicato -cuando en las salinas los sindicatos pintaban algo-, quedaron atrás. De la Playa de Los Locos han desaparecido los últimos paseantes madrugadores, y con ellos un grupo de castellano - manchegos que se han pasado todo el verano despotricando, porque según ellos, desde aquí les estamos robando el agua. Cuando sol comienza a despuntar en el horizonte marino, sobre las ocho de la mañana se han vuelto a oir los gritos guturales realizados a pleno pulmón por un hombre grandullón increpando a los edificios de la cercana fachada marítima. Lleva años así. Debe de ser inofensivo. Quienes ya no se ven desde hace muchos años caminando por las arenas durante los primeros temporales tras pasar el verano son los antiguos buscadores de oro. Recuerdo al más reputado de todos ellos: «El Morralla». Cuando la resaca del mar dejaba, (ahora también) a fl0r de arena los objetos enterrados en ella, aquel hombre cejijunto, con una vista digna de admirar, localizaba sortijas, cadenas, medallas, todo los que fuera oro, plata o brillase. En la actualidad, a aquel -que también con ganchos y un mirafondos casero, a bordo de un bote de remos limpiaba de chatarra los fondos marinos- le costaría trabajo encontrar algo de valor en las playas. A la legión de los modernos buscadores de oro con los detectores de metales en ristre, se añaden las máquinas limpiaplayas, que criban y orean las arenas casi diariamente. P.D.: Tic -Tac. Tic- Tac. Tiempo psicológico. Si el equipo de tus amores va perdiendo los cinco minutos finales a la espera del empate o la victoria se pasan volando. Si por el contrario defiende una ventaja mínima, se te hacen eternos. ¿Qué tipo de estas dos angustias habrá movido a los del PP local que andan contando los segundos? ...