Blog 
Atrévete a saber
RSS - Blog de Antonio

El autor

Blog Atrévete a saber - Antonio

Antonio


Archivo

  • 22
    Febrero
    2018

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Cultura Alicante

    Forges, como intelectual comprometido

    Esta mañana la radio me ha despertado con la noticia de la muerte de Forges. Supongo que él traduciría irónicamente a viñetas los elogios fúnebres que se le rindieran. Pero yo no puedo evitar recordar cómo nos ha acompañado cada día desde hace muchos años. Siempre ha aportado luz en los momentos en que uno no entiende nada. Mariano y Concha, Romerales y los funcionarios, los Blasillos, los del búnker, la “Historia de aquí”... Todas sus publicaciones constituyen hoy un relato sentimental de los últimos años del franquismo, de la transición y de todo el periodo democrático.

    Sin incurrir en un panegírico propio del “día de las alabanzas”, considero a Forges un intelectual comprometido.

    El intelectual no es un simple cronista. El cronista narra lo que ocurre en el “chronos”, el tiempo del reloj y el calendario. Y es de agradecer que el narrador sea fiel y honesto al contar lo que ocurre. Pero el cronista no es necesariamente un intelectual, aunque puede serlo si supera ese límite sutil que separa al simple narrador del intelectual. Estoy pensando en Galdós, Baroja, Jorge M. Reverte y Pérez Reverte.

    El intelectual comprometido tampoco se limita a exponer una teoría maravillosa válida en la eternidad “sub specie aeternitatis, “eis tòn aiôna”, “per saecula saeculorum”, como nos decían en la misa cuando éramos niños los de mi edad, pero sin establecer una relación con lo que Ortega denominaba “circunstancias”. Podríamos señalar como ejemplo algunas obras de Hegel: la Lógica o la Fenomenología del espíritu entre otras.

    Sin necesidad de ser el "intelectual orgánico" de Gramsci, intelectual comprometido es quien tiene la inteligencia para descubrir lo esencial de un problema en el momento oportuno, lo que los griegos llamaban “kairós”, la ocasión que pintan calva, el dios con un gran mechón de pelo en la frente y calvo por detrás, al cual no se puede atrapar cuando ya ha pasado. El auténtico intelectual sabe descubrir y aprovechar ese momento y lugar único e irrepetible que no es presente sino que para la mayoría “siempre está por llegar y siempre ya ha pasado” (Deleuze). Y esto es lo que día tras día ha ido haciendo Forges, analizando en sus viñetas lo esencial de cada problema comprometiéndose con todas las causas dignas, como la democracia, la lucha contra la miseria de los salarios, el no a la guerra, la protección del medio ambiente, la igualdad de los ciudadanos o “no te olvides de Haití”.

    Hasta siempre, Forges.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook