13 de julio de 2017
13.07.2017

La Policía de Benidorm está sin furgón de atestados en plena temporada alta

El vehículo lleva dos meses averiado y el servicio se presta en un coche patrulla sin el material necesario - El SPPLB exige una solución urgente

14.07.2017 | 01:11
Dos agentes locales con el vehículo de atestados, en una imagen de archivo.

La Policía Local de Benidorm ha iniciado la temporada alta en la ciudad con algunos servicios que hacen aguas. Así lo denunciaron ayer fuentes sindicales, que se quejaron de las carencias de material y de personal que arrastra desde hace años el cuerpo y pusieron como ejemplo la situación que vive la unidad de Atestados desde hace alrededor de dos meses.

Representantes del Sindicato Profesional de Policías Locales y Bomberos (SPPLB) han explicado que el furgón que utiliza el equipo de Atestados lleva todo ese tiempo averiado y aparcado en un taller, sin que el Ayuntamiento tenga, por el momento, intención de repararlo ni de sustituirlo por uno nuevo. La imposibilidad de utilizar este vehículo hace que los agentes se vayan a ver obligados a afrontar la campaña estival, y su consiguiente incremento de turistas, vehículos y, con ellos, de pequeños accidentes de circulación urbanos, sin disponer de un transporte especial para las necesidades que requiere el desempeño de su trabajo, entre ellas, que esté habilitado como una oficina itinerante donde poder formular denuncias, realizar pruebas de alcoholemia a conductores implicados en siniestros o realizar informes sobre los mismos.

Por contra, desde que se averió la furgoneta, los policías que están en el grupo de Atestados están teniendo que recurrir para sus desplazamientos a un coche patrulla al uso, que no está habilitado con el material necesario. «Eso hace, por un lado, que haya un vehículo menos de servicio en la calle», dado que el grupo de Atestados sale para servicios puntuales o cuando hay un accidente, manifestaron desde el sindicato SPPLB. En segundo lugar, las mismas fuentes explicaron que, además, «los policías tienen que estar moviendo continuamente el alcoholímetro de un lado a otro; si acuden a un accidente no pueden atender a los implicados en las mejores condiciones ni con la intimidad de la furgoneta, donde puedes sentar a la persona dentro si está nerviosa, si has de hacerle pruebas de alcoholemia,... ».

Según aseguran, entre las justificaciones aportadas por el Consistorio para no reparar la furgoneta está el hecho de que «ya tiene sus años y casi cuesta más la reparación que comprar una nueva», una explicación que no convence del todo al SPPLB. Por eso, su secretario general, Francisco Ángel González, exigió ayer que el gobierno local dé «una solución urgente a esta situación y dote a todas las unidades de los medios necesarios para realizar su trabajo».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Enlaces recomendados: Premios Cine