Hallan una tortuga boba muerta a media milla de la isla de Benidorm

Un grupo de buceadores localiza al animal sin vida, al parecer, por el golpe de una embarcación

09.08.2016 | 01:32
Hallan una tortuga boba muerta a media milla de la isla de Benidorm

Un grupo de buceadores halló en la tarde de ayer un ejemplar de tortuga boba muerta a poca distancia de la isla de Benidorm. El animal, que está en peligro de extinción en el Mediterráneo, podría haber muerto por la colisión con alguna embarcación días atrás, tal como explicaron desde el Centro de Buceo Daving Stones, profesionales que localizaron al reptil marino.

Los buceadores dieron la alarma de inmediato al Puerto y avisaron, además, al guardia del parque natural Serra Gelada, ya que la bahía de Benidorm, donde se encontró a la tortuga pertenece a esta reserva protegida. Hasta el lugar acudieron agentes de la Policía Local que se encargaron de capturara y retirar de las aguas a la tortuga, tal como confirmaron fuentes municipales.

El director técnico del Centro de Buceo, Sergio Palacios, que intervino en el suceso, informó de que la tortuga podría pesar entre 80 y 100 kilos y que, probablemente, no llevaría más de dos días muerta, dado que no se percibía un avanzado estado de descomposición. Palacios especificó que se podía ver como el animal había sufrido un golpe en uno de los laterales y que probablemente se haya debido a una colisión con una embarcación.

«En esta zona, que está protegida al pertenecer al parque natural, la velocidad máxima es de 12 nudos, aunque, tal como hemos denunciado en muchas oportunidades, esta norma no se suele cumplir y entonces pasan cosas como esta», lamentó Palacios. El responsable del Centro de Buceo afirmó que «es un día triste, como submarinistas estamos preocupados por el medio ambiente y no tiene sentido que recientemente se lleve a cabo una suelta de ejemplares de esta especie en l'Albir cuando después no las protegemos», reflexionó.

Un camión de la concesionaria de la basura retiró a la tortuga boba del Puerto de la ciudad. Tal como indicaron fuentes municipales, se trata del procedimiento habitual en estos casos, dado que el animal llevaba varios días fallecido y no se le puede practicar la necropsia. «El Oceanigrafic se encarga de aquellos animales marinos que se quedan varados y están vivos, mientras que el Instituto Cabanilles se responsabiliza de las especies marinas que mueren y las analiza a través de la necropsia pero para ello deben haber pasado horas tras el deceso», detallaron las citadas fuentes.

Esta es la segunda tortuga boba muerta que aparece en las aguas de la provincia. Unas semanas atrás se localizó otro ejemplar en la playa del Postiguet de Alicante.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine