La alta velocidad llegó a Alicante en 2013

El Consell autoriza las lanzaderas entre el AVE y Benidorm tres años después

La Generalitat da permiso a la concesionaria de la línea regular entre ambas ciudades para ofertar el servicio

17.05.2016 | 00:31
Los pasajeros podrán coger las lanzaderas hasta Benidorm desde la estación de Adif.

Renfe debe crear ahora un billete combinado tren-autobús para evitar que clientes sin otra conexión de transporte hagan uso del mismo.

Casi tres años después de que la alta velocidad recalara en Alicante y tras muchos tiras y aflojas, por fin, la Generalitat ha autorizado la implantación de un servicio lanzadera para unir, de forma directa y regular, el AVE con Benidorm. Así las cosas, la Dirección General de Obras Públicas, Transporte y Movilidad Urbana ha decidido modificar la concesión CV-403 Alicante-Valencia con el fin de ofrecer esta conexión, como se expone en el documento de aprobación relativo a este cambio al que ha tenido acceso este diario.

Cabe recordar que desde que se anunciara la llegada del AVE a Alicante, el municipio turístico de Benidorm reclamó tener también una conexión directa con la alta velocidad. Una petición que tomó fuerza a partir de junio de 2013 cuando la nueva línea comenzó a operar. Sin embargo, la rotunda negativa del Ayuntamiento de Alicante, entonces dirigido por Sonia Castedo, impidió que el principal destino vacacional de la provincia se beneficiará de las ventajas de la nueva infraestructura ferroviaria.

Así las cosas, los viajeros que llegaban a Benidorm a través del AVE tenían varias opciones para llegar hasta la ciudad de los rascacielos. O bien se trasladaban hasta la estación de autobuses de Alicante para, después de cerca de 45 minutos, arribar a su destino o podían optar por la alternativa del TRAM. La parada está a unos metros del tren pero el tiempo de ruta hasta la capital de la Costa Blanca supera la hora. Con el taxi había que acordar una tarifa, ya que era la forma más cómoda y a la vez más cara para llegar a Benidorm.

Ante este panorama, la capital de la Costa Blanca seguía reclamando la implantación del servicio lanzadera desde el AVE. Y Alicante seguía negándose. Incluso se intentó acabar con la carencia al habilitar autobuses directos entre la estación de Villena y Benidorm. La solución no cuajó y la escasa demanda obligó a suprimir esta alternativa.

Parecía que todo estaba perdido pero el cambio de gobierno tanto en tanto en los ayuntamientos de Benidorm y Alicante, como en la Generalitat dieron un nuevo impulso a las lanzaderas, que ahora ha autorizado el Consell. El nuevo ejecutivo alicantino mostró su buena disposición a poner en marcha el servicio y el gobierno local benidormense hizo lo propio remitiendo una alegación al Reglamento de Ordenación de los Transportes Terrestes de la Comunidad, en agosto del pasado año.

Pero lo decisivo fue la petición de la empresa concesionaria de la línea regular entre Alicante y Benidorm realizada en noviembre de 2015 para ofrecer el servicio lanzadera. El incremento de la demanda de servicios de transporte por carretera hacia la capital de la Costa Blanca fue el argumento esgrimido por la mercantil Alsa, titular de la línea, para lograr la modificación de la concesión y, de esta forma, realizar el nuevo servicio, según el documento emitido por el Consell.

Funcionamiento
En la autorización de la Generalitat se concreta que «aprovechando los servicios de autobús entre Alicante-Benidorm, que la concesionaria presta a través de sus líneas 2.a, 2.b, 3, 4, 7.a y 8, desplazara los vehículos hasta la parada en la estación del AVE en dichas líneas cuando coincidan con los horarios de llegada de los servicios de Renfe desde Madrid». Así las cosas, el Consell abre la puerta a la creación de una nueva parada en el servicio regular, después de que hace unas semanas Adif diera el visto bueno a esta cuestión. Por tanto, las lanzaderas no estacionarán en la vía pública sino en el recinto ferroviario, evitando así el temido colapso de tráfico en los aledaños a la estación de Alicante. Además, el gobierno autonómico recalca en su escrito que la modificación propuesta «supone una mejora en la prestación del servicio público» y que no afecta a otros al no existir transportes «coincidentes».

Flecos pendientes
Con todo, todavía quedan flecos pendientes para que el servicio sea una realidad. Ahora, será Renfe quien deba crear un billete combinado tren-autobús para la puesta en marcha de las lanzaderas. «Esta autorización se otorga condicionada a que la intermodalidad se resuelva sobre la base de un billete combinado entre Renfe y la concesionaria de modo que la estación de tren no pueda convertirse nunca en una parada ordinaria del servicio donde clientes sin otra conexión de transporte hagan uso de estos servicios», se aclara en el documento. Según fuentes consultadas por este diario, los trabajos para crear el billete combinado avanzan a buen ritmo.

«Antes del verano»
El portavoz del equipo de gobierno de Benidorm, el popular José Ramón González de Zárate, valoró de forma positiva el anuncio y lamentó que, pese a las reclamaciones del anterior ejecutivo local sobre las lanzaderas, nunca se llegara a presentar una alegación a la normativa, como sí lo hizo su equipo en agosto del pasado año. «Es una gran iniciativa para la ciudad y un adelanto importante. No vamos a poner ninguna pega, pero es necesario concretar detalles, como las frecuencias o los puntos de recogida y llegada en Benidorm», explicó el concejal del PP, quien manifestó su voluntad de iniciar ya todas las actuaciones necesarias para que las lanzaderas lleguen «antes de este mismo verano».

Por su parte, el concejal de Movilidad de Alicante, el socialista Fernando Marcos, consideró que «es un comienzo para normalizar la situación turística y mejorar las comunicaciones para la gente que viene a visitarnos».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Enlaces recomendados: Premios Cine