Un colegio de Benidorm cierra un aula por tener el techo de amianto

El centro clausura el gimnasio hasta que el Consell les remita un informe afirmando que no hay riesgo para la salud

07.05.2016 | 01:57
Techo de uralita del colegio Vasco Núñez de Balboa de Benidorm, ayer.

Los padres amenazan con no llevar a sus hijos a la escuela en septiembre.

El colegio público Vasco Núñez de Balboa de Benidorm deja de dar clases en el gimnasio del centro. El motivo no es otro que la falta de soluciones próximas para sustituir el techado de uralita roto que cubre estas instalaciones, según detallaron fuentes de la dirección del colegio. La fecha de reapertura está sujeta a que el Consell les remita un informe en el que constaten que no es peligroso para la salud de los usuarios, tanto para alumnos como profesores.

La alerta está basada en que estos techos contienen amianto, cuyas partículas pueden ser nocivas para los que las respiran, situación que puede ocurrir sobre todo en aquellos techos que están rotos, como es el caso.

La decisión de clausurar el aula la han tomado después de que la Asociación de Madres y Padres de Alumnos se lo pidiera por escrito al director. Éstos se reunieron el jueves con el subdirector territorial de Educación en Alicante para poner en común las necesidades y soluciones de la escuela. Cabe recordar que a finales de año fuentes de la Conselleria indicaron a este diario que eliminarían el amianto del gimnasio y el comedor.

Sin fecha para la sustitución
Según explicaron diferentes testimonios presentes en el encuentro, desde Conselleria no concretaron la fecha para iniciar las reparaciones de las grietas de las aulas y la sustitución del techo roto de amianto. Esto último es lo que no llegan a comprender los padres consultados por este diario. Por ello, piden que en el parón veraniego cambien la cubierta para no prolongarlo más en el tiempo. Si no, amenazan con no llevar a sus hijos al colegio en el inicio del próximo curso.

A su vez, fuentes del centro indicaron que el cierre de estas instalaciones no suponen un problema para el transcurso normal de las clases. «Tenemos cuatro pistas en el exterior donde se puede practicar cualquier tipo de deporte. Podemos prescindir de él», comentaron estas mismas fuentes. Asimismo, en estas instalaciones también se realizan clases extraescolares.

Desde que Ciudadanos (C's) denunciara el estado en el que se encontraba el centro, muchos han sido los pasos dados, pero ninguna han sido las respuestas. El concejal de Educación y alcalde de Benidorm, Toni Pérez, aseguró que desde el Ayuntamiento ya informaron de las necesidades del centro, que pasaba también por mejorar las instalaciones llenas de grietas.

Unas obras que al parecer, Conselleria estaría valorando en 300.000 euros, tal y como afirman testigos del encuentro mantenido el jueves. No obstante, el primer edil admitió que no había sido informado de nada y que no le constaba que la Generalitat estuviera pensando en tomar medidas en la escuela. Para comprobar esto mismo, este diario trató de ponerse en contacto sin éxito con los responsables de Educación en el Consell.

Daños en el edificio
Desde que se inició el curso, el colegio mantiene cerradas cuatro aulas por las grietas: dos de cuarto de Primaria y otras dos de sexto. Una medida que tomaron para evitar riesgos por los desperfectos en las paredes que dejan al descubierto incluso los ladrillos. No obstante, un estudio realizado por Conselleria confirmó que no había daños estructurales. Por el momento, siguen en la misma situación, con los niños realojados en otras aulas del colegio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine