Una trama de 20 empresarios defraudó 6,3 millones con facturas falsas a Terra Mítica

La Audiencia de Valencia condena a dos exdirectivos y a 20 propietarios de mercantiles a 305 años de cárcel

28.04.2016 | 07:49
Una trama de 20 empresarios defraudó 6,3 millones con facturas falsas a Terra Mítica

Exculpan al parque temático porque se le considera «perjudicado». La condena incluye el pago de 71 millones en multas por la red de recibos ficticios.

El primer gran caso de corrupción que estalló durante los veinte años de gobierno del Partido Popular, a finales de la década de los 90, acabó ayer con la condena a dos exdirectivos del parque temático Terra Mítica y a 20 empresarios que participaron en su construcción, algunos de forma ficticia. La sentencia llega tras once años de instrucción, dos archivos y una reapertura. La sección quinta de la Audiencia de Valencia considera probado que existió una trama organizada de veinte empresarios, con la connivencia de dos exdirectivos del parque temático que, a través de una compleja red de facturas falsas, estafaron 6,3 millones de euros a la Hacienda Pública y causaron un perjuicio de 1,3 millones de euros a Terra Mítica durante su construcción.

Un fraude millonario que ha supuesto condenas cuantiosas, impuestas por los magistrados Begoña Solaz Roldán, Isabel Sifres Solanes y José Luis Rubido de la Torre: 305 años de cárcel para los 22 condenados (de un total de 36 inculpados iniciales) y multas que alcanzan los 71,2 millones de euros. Una condena que no hubiera sido posible sin el ingente y minucioso trabajo realizado por las fiscales del caso, Carmen García Cerdá y Ángeles Martínez Marzal, cuya tarea ha quedado refrendada en la sentencia de la que ha sido ponente la magistrada Begoña Solaz.

Los únicos criterios de la Fiscalía que no han sido atendidos son la condena a los dos altos exdirectivos del parque absueltos, Luis Esteban y Miguel Navarro, porque la sala considera que desconocían la trama organizada de facturación falsa. Y Terra Mítica como empresa, defendida por la letrada de Garrigues Teresa Fernández Mateos, a la que se considera «perjudicada en la causa, porque no puede considerársele responsable de un delito que se ha generado sin intervención alguna por su parte». Terra Mítica pagó 1.344.046,95 de euros (IVA incluido) «en facturas que han resultado ser falsas» con total desconocimiento de la trama urdida por parte de los altos directivos, según el fallo de la sección quinta de la Audiencia.

Por el contrario, los magistrados cargan las tintas en los dos directivos condenados: Justo Valverde y Antonio Rincón, de los que admite, no obstante, que «no ha quedado acreditado que hubiera enriquecimiento». Sobre Valverde –ex cuñado de Zaplana–, licenciado en Derecho y coronel del Ejército del Aire, que fue director de contratación y financiero de Terra Mítica, la sentencia considera que consintió contratos «verbales» y dio el visto bueno al pago de las facturas. Sin su participación, «nunca se hubieran pagado dichas facturas ficticias», por lo que se le condena a 5 años y 10 meses por un delito continuado de estafa. Del ingeniero de caminos, Antonio Rincón, contratado entonces como director técnico de Terra Mítica para «jalear» a las constructoras, la Audiencia considera que «realizó múltiples propuestas de gastos millonarios a favor de las empresas de la trama (...) Era él el quien, maliciosamente, proponía el gasto y daba el visto bueno a las mendaces facturas», por lo que también se le condena a 5 años y 10 meses por un delito de estafa.

Aunque el grueso de las penas recae en los empresarios que componían la trama de facturas falsas, liderada por Vicente Conesa (condenado a 23 años y 10 meses de prisión) –a quien el Ayuntamiento de Benidorm contrató en 1994 los polémicos mapas verde y sonoro del municipio–, Antonio Vicente Moreno Carpio (que afronta una pena de 46 años y 10 meses de cárcel) y José Luis Rubio Sánchez (41 años y 9 meses de pena), además del pago de multas multimillonarias. A Conesa, condenado junto a su mujer Matilde Ripoll (a la que se le ha impuesto una pena de 23 años y 4 meses), los magistrados lo consideran «una suerte de factótum» que hacía y deshacía desde la inexistente «Gerencia de Jardinería» «con la incalculable ayuda de su «mano derecha», el ingeniero de C-3 Jesús Vicente Pascual Moreno (condenado a 15 años y que sufrió un mareo que obligó a interrumpir la lectura del fallo). De Antonio Moreno Carpio y José Luis Sánchez el auto de la sección considera que «formaban una suerte de grupo empresarial» que orquestó la trama de facturas falsas a través de un entramado de empresas con «tres niveles de facturación».

Cárcel desestimada
La Fiscalía solicitó ayer el ingreso en prisión, debido al elevado riesgo de fuga, de los seis acusados con mayores penas y responsabilidad en la trama: Justo Valverde, Antonio Rincón, Vicente Conesa, Matilde Ripoll, Vicente Moreno Carpio y José Luis Rubio. Pero la sala desestimó la petición. Sólo les impide salir del territorio nacional y les obliga, además, a comparecer una vez al mes en los juzgados.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine