Carta de despedida del quiosco de La Cala de La Vila Joiosa

"Ahora me cierran, desapareceré en un vertedero cercano. Dicen que no es personal, dicen que tiene que ser así"

07.04.2016 | 01:12
Gaspar, propietario del quiosco de La Cala de La Vila

Hola, probablemente me conozcas, soy el kiosko de la Cala de Villajoyosa, en el que seguramente hayas parado alguna vez.

Me recordarás por esforzarme en servirte la cerveza más fresquita del verano, o por los helados que piden los niños, siempre a la hora de comer y padres intentando evitar ese dulce deseo de niñez, y entonces mis dueños consiguen servir al niño su capricho y arrancar sonrisas a sus padres que, entre bebidas, repetirán cada vez que pasen, y entre charla y charla se irá forjando una amistad que durará para siempre, convirtiendo este humilde kiosko en punto de encuentro imprescindible para los que allí vivimos y los que pasan aquí unos días.

De todas partes de España, de todas partes del mundo, gentes de toda condición, clase, ideologías, formas de ser, conviven, discuten, opinan, charlan y siempre brindan por la amistad. Un ejemplo que muchos deberían aplicarse.

Gentes de todos los rincones agradecen ese trato que va más allá de lo humano, antes de que necesites ayuda ya te la han dado, y con esa humildad sincera te regalan su corazón.

Dieciséis años de interminables horas de trabajo, con frío o calor, con viento o sin él, mis dueños sonríen pendiente de que no falte de nada, haciendo dudar a los niños de si quieren el refresco de "bote o lata".

Habéis reído, habéis llorado, contado penas y alegrías, hemos discutido de fútbol, de política, hemos arreglado el mundo y siempre con esa sonrisa de unas personas que son el monumento a la nobleza y al sacrificio por su familia y amigos, que en eso sí que sois ricos.

He visto crecer a sus hijos, a los de mis clientes, sus primeros pasos, codo a codo esta familia remando contra el viento y con sacrificio, juntos construyen este pequeño trocito de cielo, gracias familia.

He visto cómo se hacían las calles, edificios, los negocios cercanos€ Ahora me cierran, desapareceré en un vertedero cercano. Dicen que no es personal, dicen que tiene que ser así€ dicen y dicen pero no escuchan el llanto de un corazón roto por intereses desconsiderados.

No cierran un kiosko, matan una vida, una familia, un pequeño paraíso para todos aquellos que hemos tenido el privilegio de contar con vosotros.

Mari y Gaspar, os echaré de menos

Firmado:
El Kiosko de la Cala de Villajoyosa.

--------------------------------------------------------------

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Enlaces recomendados: Premios Cine