Benidorm

El partido que creó Bernabeu acuerda su expulsión y que renuncie al acta de concejal

Los ediles de Ciudadanos por Benidorm Arturo Cabrillo y Francisca Ripoll pactan que su portavoz abandone el grupo municipal

01.03.2016 | 12:31
Play
El partido que creó Bernabeu acuerda su expulsión y que renuncie al acta de concejal

La decisión la atribuyen a los últimos asuntos judiciales en los que ha estado envuelto y a un último hecho que podría comprometerles.

La comisión ejecutiva de Ciudadanos por Benidorm (CBM) ha acordado la expulsión de su líder y fundador Leopoldo Bernabeu, así como solicitarle que renuncie a su acta de concejal. Así lo anunció, en un receso de la sesión plenaria de ayer, Arturo Cabrillo, uno de los dos ediles que, junto a Bernabeu, representan a CBM en la corporación benidomense. Tanto él como la concejal Francisca Ripoll han decidido que abandone el grupo municipal que los tres integran. De momento, ayer, Leopoldo Bernabeu, optó por dejar su asiento vacío durante la sesión plenaria.

Las razones que han motivado esta decisión, según el concejal Arturo Cabrillo, tienen que ver con los últimos episodios judiciales en los que ha estado envuelto Leopoldo Bernabeu. Cabe recordar que hace solo un par de semanas la UDEF procedió a su detención por un presunto delito relacionado con unas grabaciones donde se desvelaba que Bernabeu, al parecer, había ofrecido a empresarios información privilegiada en función de su cargo municipal a cambio de publicidad para una televisión local que dirigió.

Los mismos ediles de Ciudanos por Benidorm –formación que no tiene nada que ver con la de Albert Rivera– que ayer defendían su expulsión lo apoyaron, un día después del arresto, en una rueda de prensa en la que trató de justificarlo y restarle importancia, y en la que atacó a otros miembros de la corporación. Cabrillo argumentó que hasta el momento han tratado de confiar en él, «pero la semana pasada tuvimos conocimiento de algo que ha sido la gota que ha colmado el vaso», apuntó. Fuentes cercanas al partido detallaron que este último hecho podría comprometer a estos dos concejales.

Arturo Cabrillo no quiso dar más datos al respecto y aseguró que primero pretenden darles las explicaciones pertinentes a los miembros del partido en una junta extraordinaria, que tienen previsto convocar próximamente. «Lo que hemos hecho es iniciar un expediente de expulsión y le hemos dado hasta mañana por la mañana –por hoy– para que tome una decisión al respecto». Las opciones que le dejan Leopoldo Bernabeu, según este mismo edil, no pasan por volver a Ciudadanos por Benidorm, ni a nivel político ni municipal. Al parecer, están más relacionadas con su renuncia al acta de concejal para dejar paso a otro miembro de la lista que presentó CBM a las elecciones del pasado mes de mayo. En el caso de que no acceda, quedaría como concejal no adscrito. Arturo Cabrillo ejerció ayer, durante el pleno, el papel de portavoz, «aunque la persona que definitivamente asuma este rol lo decidirá la ejecutiva», especificó.

A tenor de estos hechos, miembros de los grupos municipales de Liberales y el PSOE elevaron una moción, por urgencia, solicitando que el hasta ahora líder de Ciudadanos por Benidorm renuncie a su acta. La propuesta salió adelante con votos de los socialistas, C's, Liberales y Compromís-Los Verdes. Se abstuvo el PP y CBM. Cabrillo justificó esta posición calificando la moción de «oportunista».

Facturas con «típex»
Por otro lado, el grupo municipal socialista consiguió ayer que se quedaran sobre la mesa dos facturas de 2009 y 2011 con Fomento de Construcciones y Contratas (FCC), empresa consesionaria del servicio de Limpieza en Benidorm, por valor de 35.306,85 euros y 4.886,23 euros, que se encontraban en una relación de pagos pendientes. Al PSOE le parecía sospechoso que «sean de hace más de 6 años y que aparezca la firma del edil José Ramón González de Zárate borrada con "típex". También nos hace dudar que la de más cuantía sea de agosto de 2009, cuando aún era edil de Limpieza González de Zárate.». Este concejal del PP explicó que esos «tachados» tienen que ver con que en enero le pasaron una relación de facturas para firmar y «se transpapelaron estas dos. Al ver las fechas, me di cuenta que no me correspondía a mí la firma. Por eso creí conveniente que las borraran. El que da la conformidad, en estos casos, es el técnico y no el político».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine