El sacerdote Francisco Bernabé abre la Semana Santa de Altea

El párroco destacó en su pregón el futuro de los jóvenes y la experiencia de los más mayores como actos de pasión

23.02.2016 | 00:48
El sacerdote, Francisco Bernabé, durante el pregón.

El cura párroco de la iglesia de Nuestra Señora de las Nieves de Calp, Francisco Bernabé i Alfonso, ofreció el pasado sábado en Altea el pregón de la Semana Santa de este municipio en un acto que se celebró en el templo parroquial de Nuestra Señora del Consuelo donde también hubo una actuación del cuarteto de cuerda «Odessa» que interpretaron obras de Haëndel, Mozart, Bach, Shubert y Albinoni entre otros compositores.

Entre 1979 y 1984 Francisco Bernabé fue vicario parroquial de Altea y posteriormente fue durante muchos años consiliario de la Junta Mayor de Hermandades y Cofradías de Alicante y párroco del Monasterio de la Santa Faz hasta su traslado a Calpe en septiembre de 2008. Músico y compositor por el Conservatorio Superior de Murcia, con su «Misa al Santísimo Cristo del Sagrario» para piano y canto coral demuestra su vinculación a Altea.

En el pregón, Bernabé (Monóvar, 1948) recordó sus vivencias como vicario junto a los párrocos ya fallecidos Antonio Escrivá y Jesús Ortuño, y sus anécdotas al lado del sacristán Quico «el Bollo», así como los momentos en que formó parte como músico de la renacida Orquesta Azul. Francisco Bernabé se refirió a estas vivencias como «coincidencias que nada son casuales» pues el encuentro, la relación y la amistad con tantas personas alteanas «que yo no podía prever, estaban en la mente de Dios, que sí lo tenía previsto. Saber esto, saber que nuestras vidas están en su mente, en su corazón, da paz, conforta, serena, alegra», afirmó. De la gente joven dijo que «necesita mucha fe, no solo ilusión o entusiasmo, porque su presente está preñado de futuro», mientras que de los viejos afirmó que «tenemos la 'ventaja' de extraer de nuestro pasado un montón de datos y vivencias que, bien interpretadas, nos suministran elementos que nos ayudan a ver con cierta paz el futuro de superación, de resurrección, de esta vida que pasa». Bernabé aseveró que «aquí está el meollo de la Semana Santa, que no solo es Semana de Pasión en el sentido de 'padecer pasivo', sino en el 'apasionamiento activo' de entregar mi vida y ofrecerla con todas las consecuencias».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine